CENTRAL DE TRANSPORTE TERRESTRE

Pueden acogerse a la Ley de Fomento al Turismo, tanto personas naturales como jurídicas, pudiendo calificarse como beneficiarias las empresas relacionadas con (Artículo 3): 1. Servicios de la industria turística (hoteles, complejos turísticos, time share, entre otros); 2. Infraestructuras conexas habilitadoras de turismo (Centro de convenciones, recintos de cruceros, terminales terrestres de transporte, campos de golf, parques temáticos, entre otros); 3. Inversiones puntuales en turismo (Reservas biológicas, parques nacionales, monumentos de interés turístico, entre otros); 4. Actividades turísticas conexas (Filmación de películas turístico/cultural, eventos artísticos, eventos deportivos, entre otros); 5. Servicios de oferta turística (Operadores de turismo receptivo); y, 6. Servicios turísticos de transporte (aéreo, acuático, terrestre). Las empresas que sean calificadas como beneficiarias de la Ley de Fomento al Turismo por el Instituto Hondureño de Turismo (IHT), gozarán de incentivos fiscales como la exoneración del pago de: ● Impuesto Sobre la Renta, Impuesto al Activo Neto, y Aportación Solidaria y conexos, por un período de quince (15) años. ● Las retenciones del Impuesto Sobre la Renta sobre los pagos de servicios u honorarios contratados con personas naturales o jurídicas nacionales y extranjeras, indispensables para los estudios, instalación, construcción y monitoreo del proyecto hasta por un periodo de cinco (5) años. ● Impuesto Sobre Ventas en las compras locales de bienes y servicios ligados directamente con la construcción, renovación o restauración, nueva infraestructura, inversiones complementarias o nuevas inversiones en la actividad turística por un período de diez (10) años. ● Asimismo, los proyectos gozan de beneficios fiscales en las importaciones de maquinaria y equipos necesarios para la construcción y mantenimiento del proyecto. Dentro de estos beneficios, comprende la exoneración del pago de los Derechos Aduaneros de Importación (DAI), Impuesto Selectivo al Consumo y demás tributos aduaneros en la importación de los insumos, bienes, materiales, equipos directamente relacionados con el proyecto turístico por un periodo de diez (10) años. Como principio general, los beneficios de la Ley de Fomento al Turismo van orientados a las personas naturales o jurídicas que se dediquen a servicios y actividades turísticas. Sin embargo, la ley también crea beneficios para inversionistas. Es decir, personas naturales o jurídicas, que no se dedican al rubro del turismo pero que deciden canalizar recursos al mismo (artículo 7, artículo 10). Asimismo, la Ley de Fomento al Turismo es aplicable para inversiones turísticas nuevas o aquellas inversiones turísticas ya realizadas que hayan sido posteriores al 21 de diciembre del año 2013 (vigencia del Decreto No. 278-2013) o que se trate de mejoras, ampliaciones, renovaciones, u otras por un monto igual o mayor al 35% del valor de la inversión inicial del proyecto turístico. Una vez reconocida la calificación como beneficiario por parte del Instituto Hondureño de Turismo, los beneficiarios de la Ley de Fomento al Turismo deben tramitar las exoneraciones ante la Secretaría de Finanzas, conforme a lo establecido en el artículo 21 del Código Tributario. También se encuentran otras leyes que impulsa y beneficia a los inversionistas entre ellas podemos mencionar: ● Ley de Beneficios para proyectos de construcción de viviendas sociales. ● Ley para la promoción y protección de inversiones. ● Ley especial de la reactivación económica mediante el apoyo a micro. Pequeña y mediana empresa. ● Ley de Simplificación de la Administración Tributaria. ● Ley para la Generación de Empleo, fomento a la iniciativa empresarial, formalización de negocios y protección a los derechos de los inversionistas. ● Ley de Promoción de Alianza Público-Privadas, para la formulación de Mercado Terminales en Honduras. ● Reglamento del Sistema Nacional de Evaluación de Impacto Ambiental (SINEIA). El Reglamento del Sistema Nacional de Evaluación de Impacto Ambiental (SINEIA), que tiene como objetivos: a) organizar, coordinar y regular el SINEIA, estableciendo los nexos entre la Secretaría de MIAMBIENTE y las entidades de los sectores público, privado nacionales e internacionales; b) asegurar que los planes, políticas, programas y proyectos, instalaciones industriales o cualquier otra actividad pública o privada susceptibles de contaminar o degradar el ambiente, sean sometidos a una evaluación de impacto ambiental a fin de evitar daños significativos, reversibles e irreversibles al ambiente; c) identificar y desarrollar los procedimientos y mecanismos por los cuales el SINEIA y las otras Leyes Sectoriales y Reglamentos en materia ambiental se complementan; d) promover, gestionar y coordinar los procesos para la incorporación del público, organizaciones no

9

Made with FlippingBook Online newsletter