MERCADO DE ARTESANÍAS

MERCADO DE ARTESANÍAS Los mercados de artesanía popular en Honduras tuvieron su origen en el año de 1973 con la creación del redondel de los artesanos, que funcionó en una plaza de la colonia Palmira de Tegucigalpa (Capital de Honduras). Este fue el inicio del programa con el cual el Instituto Hondureño de Turismo (IHT) inició en forma sistemática el fomento de artesanías populares. Actualmente, el mercado de artesanía en Tegucigalpa está bajo la dirección de dicho Instituto. Los artesanos que exponen en el mercado de artesanía pertenecen a la Asociación Nacional de Artesanos de Honduras (ANAH), institución autónoma creada en 1980, funciona con 900 miembros activos, que están distribuidos a nivel nacional. Su fundación está inspirada en apoyar a los artesanos en la comercialización de sus productos. El fin de la Asociación Nacional de Artesanos de Honduras ANAH es proporcionar un patrimonio directamente a los artesanos, pues ellos atienden y venden directamente sus productos en los pabellones artesanales ubicados en el barrio Guacerique en Comayagüela, Pabellón Valle de Ángeles, en Francisco Morazán y Pabellón Guamilito en San Pedro Sula; esta organización gremial constituye un apoyo al sector que a la fecha no ha tenido impacto para los productores de la zona occidental, no obstante es importante la representación de un gremio organizado a favor de sus derechos, en tanto nos referimos al marco legal que ampara la actividad artesanal. De acuerdo al Programa de Rescate y Promoción de la Producción Artesanal, Indígena y Tradicional de Honduras (PROPAITH), la legislación en Honduras carece de normas que regulen específicamente las actividades relacionadas con el sector artesanal, como un aspecto de la pequeña industria. En 1965 fue emitido el Artículo 39, estableciendo la Ley protectora de hondureños dedicados al comercio y a la industria en pequeña escala. Dicha Ley no define el campo artesanal con precisión y en aspectos relacionados con el sector. No obstante, este ordenamiento ha favorecido a artesanos a los que se les ha otorgado patentes, libre importación de materia prima y maquinaria para la pequeña industria, liberación de algunos pagos del impuesto sobre la renta. En cuanto a la Ley de fomento de la pequeña industria y la artesanía, contempla las artesanías como un todo y las define dándoles individualidad propia del conjunto de las ramas de la producción. Se considera esta ley como un fuerte impulso al movimiento productivo del campo artesanal a través de medidas de tipo financiero y desarrollo de políticas nacionales en función del bienestar económico, social y cultural de los artesanos y del desarrollo general del país. Honduras es un país que cuenta con los elementos necesarios para lograr un auge turístico, acuerpado por actividades como la producción de artesanías y que son importantes en el desarrollo socioeconómico de las comunidades de la subregión como para el país, ya que posee la infraestructura, estructura, políticas de incentivo turístico y sobre todo atractivos naturales de inigualable belleza, fundamentales para impulsar esta actividad. La subregión de Palmerola cuanta con pobladores dedicados a la artesanía como ser: Artesanos del barro en Siguatepeque, tallados en madera y artesanos del cuero en Comayagua y Villa de San Antonio, aunado a municipios también importantes que se encuentra fuera de la subregión, pero muy cercanos en distancia, que cuentan con pobladores dedicadas a la realización de artesanía y en el cual se encuentran artesanos del barro en Yarumela, artesanía Lenca en San José de Guajiquiro, La Paz y artesanía de pino en Lepaterique, Francisco Morazán, los cuales teniendo acceso a un área a inmediaciones del Aeropuerto Internacional de Palmerola, llamase Mercado de Artesanías podrán comercializar y promocionar sus productos. 5 Alcances del Proyecto: En la presente ficha se aborda el diseño y funcionamiento de un “MERCADO DE ARTESANÍAS”, su desarrollo comprende lo siguiente:

3

Made with FlippingBook Online newsletter