Diccionario enciclopédico de psicoanálisis de la API

Volver a la tabla de contenido

tesis de Lacan del “(otro) real traumático” – el cuidador – al reino de lo intersubjetivo. Defendió que la sexualidad inconsciente (del cuidador adulto), debido a su cercanía con el cuerpo del niño, “contamina” los intercambios íntimos con el niño en forma de mensajes enigmáticos . Otros sacan este concepto del ámbito del intercambio clínico y la contratransferencia, para aplicarlo a la “actividad de la representación” y a la “denominación aplazada de los afectos”, a través de la cual el niño/paciente “constituye su Yo” (Auglanier, 1975/2001, p. 97); y también a la capacidad del padre/analista de mantenerse a una distancia óptima, que facilite la simbolización y la representación “necesarias para la formación del pensamiento” (Green, 1975, p. 14). Desde el punto de vista clínico, esto se traduce en una “escucha” atenta de las formas de intercambio y transmisiones inconscientes de las emociones a través de palabras y conductas entre el paciente y el analista, como la “ participación compartida de los afectos ” (Parat, 1995) y la “ posición de contratransferencia ” que se toma en la escucha clínica descentrada (Faimberg, 1993).

III. INFLUENCIAS INTERNACIONALES Y USO CONTEMPORÁNEO DEL CONCEPTO

III. A. La teoría freudiana y la teoría de las relaciones objetales en la actualidad La psicología del Yo y la teoría del conflicto de Lasky (2002), seguidor de Arlow (1997) y Abend (1986) en América del Norte, se centra en las sutilezas de los estados y procesos interiores del analista mientras trabaja. Este teórico hace una distinción entre la empatía, el instrumento analítico, y la contratransferencia. Blum (1991), desde el paradigma del conflicto intrapsíquico, se centró en las complejidades de la comunicación afectiva en el campo de la transferencia-contratransferencia bidireccional del proceso analítico y en los problemas específicos que surgían durante el análisis de los pacientes con dificultades relacionadas con el reconocimiento, la experiencia, la comunicación y la regulación del afecto (Ellman, Grand, Silvan & Ellman, 1998). Kernberg (1983), en su descripción del análisis del carácter de los pacientes con personalidad límite leve, hizo una distinción entre la contratransferencia crónica y la aguda. Al mismo tiempo que reconoce la influencia de Heimann (1960), Kernberg escribe: “… el impasse crónico puede ser decisivo para el diagnostico de las distorsiones contratransferenciales crónicas (más penetrantes aunque menos intrusivas que el desarrollo agudo de la contratransferencia) y de las transferencias sutiles pero poderosas del acting out , que de otro modo pasarían desapercibidas al elaborar el diagnostico. En este sentido, el análisis de la reacción emocional del analista es una “segunda vía” de aproximación, cuando la primera vía de aproximación a la exploración de la transferencia directa resulta insuficiente…” (pp.

102

Made with FlippingBook - Online magazine maker