Diccionario enciclopédico de psicoanálisis de la API

Volver a la tabla de contenido

TRANSFERENCIA

Entrada tri-regional Consultores interregionales: Marie-France Dispaux (Europa), Richard Gottlieb y Eva Papiasvili (América del Norte), Adriana Sorrentini (América Latina) Copresidente y coordinador interregional: Arne Jemstedt (Europa)

I.

INTRODUCCIÓN Y DEFINICIONES INTRODUCTORIAS

Hoy en día, la transferencia es un concepto shibboleth que emplean analistas de todo el mundo. El término alemán Übertragung ( transfert , en francés) significa traspaso (transmisión, delegación) de experiencias de un contexto a otro. No debe confundirse con los diferentes usos psicológicos de la palabra inglesa “ transfer ” que encontramos, por ejemplo, en teorías del aprendizaje experiencial. La palabra que emplea el psicoanálisis es transferencia. En su acepción más amplia, entendida como una característica de la vida mental, la transferencia constituye un fenómeno generalizado que forma parte de cualquier relación humana. Sin embargo, lo que la hace específica del psicoanálisis es que su elaboración es útil para entender esas relaciones, puesto que, aunque al principio la transferencia se presente como “el peor obstáculo que podemos enfrentar” en el tratamiento psicoanalítico (Freud, 1895, p.301), más tarde puede acabar convirtiéndose en una de las mejores herramientas de la cura. Desde su introducción en Estudios sobre la histeria (sobre todo en relación con la idea de la “falsa conexión”, es decir, con la transferencia de una carga afectiva de las representaciones patógenas sobre la persona del médico que resulta inaceptable para la conciencia), la noción de transferencia ha ido creciendo hasta convertirse en un proceso constitutivo del tratamiento psicoanalítico; un proceso en que los deseos inconscientes, los conflictos infantiles y las heridas traumáticas se reactualizan en el aquí y ahora de la relación con el analista – el lugar donde también se activa la resistencia a recordar. Esta modalidad del funcionamiento psíquico, que corresponde a una inserción en la vida psíquica de otra persona que opera como objeto movilizador de fantasías, deseos y conflictos, puede ser lo suficientemente evidente como para que también pueda visualizarse la transferencia del analista sobre el paciente, lo que desencadena la noción de contratransferencia (ver entrada correspondiente a la CONTRATRANSFERENCIA). En diccionarios y escritos contemporáneos de América del Norte (Auchincloss & Samberg, 2012), Europa (Laplancha and Pontalis, 1967/1988, Skelton, 2006) y América Latina (Borensztejn, 2014) encontramos una gran variedad de definiciones

569

Made with FlippingBook - Online magazine maker