Diccionario enciclopédico de psicoanálisis de la API

Volver a la tabla de contenido

transferenciales del paciente en “el nexo entre el tratamiento y su historia” (ibíd., p.108) lo libera de la tendencia a recrear dichas situaciones. Este reconocimiento es necesario para disolver las fijaciones tempranas, puesto que “nadie puede ser vencido in absentia o in effigie ” (ibíd., p.108). Aquí el paso de la “resistencia a la transferencia” a la “interpretación de la transferencia” es un elemento central e implícito de la técnica psicoanalítica. Pero el concepto se hizo explícito con la “neurosis de transferencia”, cuya elaboración técnica apareció en “Recuerdo, repetición y elaboración” (Freud, 1914). Este trabajo también es significativo, porque explica que “repetir en lugar de recordar” es un recurso potencial para acceder a la historia infantil, y porque menciona por primera vez la “compulsión de repetición” transferencial, cuya teoría desarrollaría en profundidad en “Más allá del principio de placer” (Freud, 1920), un texto transicional entre la primera y la segunda topografía/teoría topográfica y estructural. En “Observaciones sobre el amor de transferencia” (Freud, 1915), Freud presenta un estudio más exhaustivo de las dificultades técnicas que puede desencadenar la transferencia positiva. No fue hasta el final de su carrera, que Freud retomó este tema en “Análisis terminable e interminable” (Freud, 1937a). Si bien el psicoanálisis descubre y señala la transferencia desde el principio, no la crea, sino que la utiliza para interpretar la configuración del aparato libidinal que se repite “en el cuerpo” del paciente en el contexto de la relación analítica. Hacia 1917, Freud ya afirma que la transferencia – junto con su manifestación de “resistencia” en la situación analítica – es el aspecto “más importante” de la terapia psicoanalítica (Freud, 1917b, p.316). De hecho, haciéndose eco de un artículo suyo anterior, “Introducción del Narcisismo” (Freud, 1914b), Freud plantea que la elaboración de la transferencia es una condición del éxito de la terapia analítica (Freud, 1917a, p.447), como también concluye en su “Conferencia sobre la transferencia” (ibíd., pp.431-447), ahora en Conferencias sobre psicoanálisis , donde resume con elocuencia todos sus avances en materia de transferencia hasta 1917. Durante este período, Freud también señala una paradoja sobre la transferencia, y es que ésta es una carga para el analista, pero, a la vez, su mejor herramienta, porque la transferencia es la transportadora de la dimensión más alejada de la conciencia. La transferencia, en ocasiones, es facilitadora, pero en otras puede convertirse en un gran obstáculo para poder recordar el material reprimido: el impulso inconsciente relacionado con la pulsión busca su satisfacción, al mismo tiempo que bloquea el acceso a cualquier realización o recuerdo durante el tratamiento. En estos casos, la transferencia se alía con la resistencia. Aquí radica, según Freud, la paradoja del amor de transferencia: sin ella, el tratamiento no llega a ninguna parte, pero de ella surge la forma más persistente de resistencia. “La transferencia se convierte entonces en el campo de batalla en el que están destinadas a encontrarse todas las fuerzas que se combaten entre sí.” (Freud, 1917a, p.454)

572

Made with FlippingBook - Online magazine maker