BOLETIN INDUSTRIAL enero 2022

BOLETIN INDUSTRIAL 21

Worcester Bosch probó la red 5G para mejorar la producción de fábrica, explorando el mantenimiento preventivo utilizando sensores de Internet de las Cosas IoT (por sus siglas en inglés) y análisis de datos para predecir fallas; QinetiQ analizó el diseño de seguridad en redes y aplicaciones 5G; mientras que Yamakazi Mazak exploró cómo la tecnología podría usarse para solucionar problemas de aplicaciones, permitiendo a los ingenieros superiores guiar a los ingenieros en el sitio a través del mantenimiento remoto de la máquina. Por otra parte, el fabricante aeroespacial, AE Aerospace, también ha estado desarrollando su concepto de “fábrica de vidrio”, analizando cómo se puede utilizar la instalación de una red 5G privada para planificar la producción, recopilar y monitorear datos de rendimiento en tiempo real para optimizar la producción y crear una nuevo modelo de “disponibilidad de capacidad”; cómo se pueden usar los sensores para ubicar y asegurar que los medidores estén correctamente calibrados; y el uso de Inteligencia Artificial (IA) para mejorar los procesos de inspección y calidad. Todos estos casos de uso han contribuido al trabajo fundamental como parte del programa 5GTT, que identificó que las redes 5G pueden permitir ahorros de productividad del 2% en la fabricación. Aunque muchos creen que se trata de una estimación conservadora, estos son sólo un puñado de ejemplos que destacan diversas formas en que la 5G permitirá una fabricación más inteligente y conectada. ¿Cómo se pueden involucrar los fabricantes? La falta de conocimiento de los beneficios en la vida real, la identificación de casos de uso, la identificación de recursos para probar ideas y crear casos comerciales, el trabajo con equipos heredados, las preocupaciones de seguridad cibernética, los conocimientos técnicos, la financiación y el acceso a las redes 5G son sólo algunas de las barreras actuales. impidiendo que los fabricantes se preparen para la cuarta revolución industrial. Sin embargo, se están logrando avances. Una encuesta realizada en 2017 sugirió que sólo el 20% de las pymes manufactureras habían comenzado a prepararse para la Industria 4.0, pero, para 2020, el 80% de los encuestados informaron que estarían listos para el 2025. El impacto de la pandemia del Covid-19 puede afectar ligeramente esa línea de tiempo, pero, con las redes y los sistemas de soporte cada vez más implementados para ayudar a los fabricantes de todos los tamaños a explorar el potencial de 5G, los fabricantes deberían estar listos para liderar la carga hacia esta nueva era inteligente. Si bien habrá algunos casos de uso individuales que requieran redes 5G por sus propios fines, la instalación de las redes 5G estarán mejor justificadas cuando varias aplicaciones que operan juntas requieran los beneficios que ofrece la 5G. Estos beneficios van desde una mayor capacidad de ancho de banda, tiempos de descarga más

rápidos, menor latencia y una mayor capacidad para conectar varios dispositivos en un entorno flexible.

En la planta de producción, esto podría traducirse en la capacidad de monitorear y adaptar los programas de producción en tiempo real, almacenando y procesando imágenes de inspección muy detalladas para inspecciones realizadas por inteligencia artificial o ubicando herramientas y moviéndolas por la fábrica. Es probable que muchas aplicaciones surjan de los programas de mejora continua existentes y, como tal, la preparación para la industria 4.0 bien puede estar dirigida por una combinación de equipos de Investigación científica (IC) y de Desarrollo tecnológico (I+D). La acumulación de ganancias marginales, respaldadas por redes 5G, es lo que probablemente generará los mayores retornos. Las ganancias de productividad de las mejoras en el proceso, el control de calidad, la salud, la seguridad, la experiencia del cliente y una agenda más ecológica son alcanzables y pueden amplificarse aún más mediante la colaboración entre los equipos de proyectos, los departamentos internos, los sitios de fabricación e incluso las empresas y clientes de la cadena de suministro. Fundamentalmente, una mayor colaboración conlleva riesgos de seguridad y aquí es donde el acceso a los bancos de pruebas 5G públicos y privados entra en juego, lo que permite que las características de seguridad como el control de acceso a la red de múltiples sitios, la autenticación mutua sólida y el cifrado se prueben e incorporen en los programas desde el principio, garantizando que los fabricantes puedan beneficiarse de IIOT en un entorno cibernético seguro y mantenerse a la vanguardia de los desarrollos de seguridad a través del acceso a expertos y productos en seguridad. En general, el potencial que ofrece la 5G para impulsar la fabricación inteligente y conectada es emocionante, pero saber por dónde empezar puede ser abrumador, sobre todo cuando se trata de hacer malabares con los desafíos de ejecutar las operaciones diarias. Pero el ecosistema se está desarrollando rápidamente. Los gobiernos alrededor del mundo están invirtiendo en redes y ensayos para impulsar la adopción dentro de sus propios sectores de fabricación y asegurarse de que están bien situados para aprovechar los beneficios que ofrece la Industria 4.0. Con una variedad de flujos de financiamiento que ahora también están en línea, nunca ha habido un mejor momento para conectarse con expertos en 5G e identificar la oportunidad de IIoT adecuada para su negocio.

Made with FlippingBook Online newsletter maker