El Abogado Amigo Febrero 2019

Accidentes De Auto T R I B U N E

Febrero 2019

Lo que significa ser un buen abogado LECCIONES DE DERECHO Y DE VIDA L a primera vez que conocí a un abogado, tenía 8 años de edad. Mi tío me llevó a conocer a su abogado,

abogado significaba ser mejor que ese tipo que mi tío contrató, podría hacerlo con los ojos cerrados. Durante años, he sabido sobre la importancia de proporcionar un buen servicio al cliente. Mientras estaba cursando la escuela secundaria, trabajé para una tienda local de autopartes. Cuando algunas cadenas más grandes comenzaron a mudarse al área, ofreciendo a los clientes precios mucho más bajos de lo que podíamos permitirnos, le pregunté a mi jefe si estaba preocupado. Me dijo que no, porque como lo expresó, “si cuidas bien de los clientes y les das un buen servicio en todo momento, nunca tendrás que preocuparte”. Él no podría tener esos precios bajos de la nueva competencia, pero siempre tendría un mejor posicionamiento en la comunidad, porque siempre ayudó a todos sus clientes. Después de la universidad, fui a la Escuela de Leyes John Marshall y, tan pronto como me gradué, abrí mi propia práctica. De inmediato, me di cuenta, que ser abogado iba a ser mucho mejor que trabajar en cualquier otro campo. Es gratificante estar allí cuando las personas necesitan ayuda. En 19 años de dirigir mi práctica, nuestro lema siempre ha sido brindar un servicio al cliente bueno y honesto. –Ramiro Rodriguez, Jr.

porque necesitaba un traductor para hablar sobre su situación de inmigración. Recuerdo lo estresante que fue esa reunión para mi tío. El abogado no le dio ninguna información y quería $ 2500 en efectivo ese mismo día. Mi tío se fue de la oficina sintiéndose más preocupado que cuando había entrado. Más tarde, le dijo a mi madre que no estaba seguro de si debería haberle dado a ese abogado algo. Afortunadamente, todo salió bien, pero la forma en que mi tío se veía hablando con ese abogado, permaneció grabado en mi memoria. Se sentía impotente y asustado, y este tipo que se suponía que debía ayudarlo, solo lo hacía sentir peor. No decidí convertirme en un mejor abogado en ese momento. Fui a la escuela de leyes porque no podía permitirme comenzar mi propio negocio. Pero nunca olvidé cómo un abogado podría hacer para que alguien se sintiera si no hacía un buen trabajo Vengo de un entorno muy pobre y crecí viendo a mis padres trabajar de 50 a 60 horas por semana. Trabajaron duro para mantener a nuestra familia, pero fue apenas suficiente. Cada vez que se les quitaba la posibilidad de trabajar tiempo extra, ponía a la familia en crisis. No quería pasar el resto de mi vida en esa situación, y aprendí desde muy joven que, si

quería mantenerme, el trabajo por cuenta propia era el mejor camino.

Como ya sabrá, comenzar un negocio cuesta dinero, lo que resultó ser un desafío. Mis padres no pudieron darme nada, y los bancos se negaron a prestarme. Solo pude obtener préstamos estudiantiles, así que decidí que podría ir a la universidad. Fue en Texas A&M donde conocí a un abogado con quien pude hablar sobre mi situación. “Podrías ser abogado y dirigir tu propia práctica”, sugirió. “Conozco a muchos abogados exitosos que provinieron desde muy abajo, y que no habían obtenido las mejores calificaciones en la escuela secundaria. Solo necesitas trabajar duro y ser un buen abogado.” Si ser un buen

El Abogado Ramiro (El Abogado Amigo) y su equipo hablan español

1

(770) 233-7400

gainjuryadvocates.com

Made with FlippingBook - professional solution for displaying marketing and sales documents online