Boletín No. 18

3-2017(18) COMEGO Boletín

3-2017(18) COMEGO Boletín

CONTENIDO

Consejo Directivo 2017 - 2018

Dr. Eduardo Sirahuén Neri Ruz Presidente Dra. Josefina Lira Plascencia Vicepresidente Dr. Ranferi Gaona Arreola Primer Secretario Propietario Dra. Esperanza Yáñez Maldonado Segunda Secretario Propietario Dr. René Jaime Toro Calzada Tesorero Dr. Víctor Saúl Vital Reyes Primer Secretario Suplente Dr. Juan Carlos López Jurado Segundo Secretario Suplente Dra. Dalila Adriana Mendoza Ríos Protesorera Dr. Serafín Romero Hernández Vocal de Educación e Investigación Dra. Rosario Valenzuela Tortolero Vocal de Proyección Comunitaria Editor Dr. Raúl Rodíguez Ballesteros Comité Editorial Dr. Mario Martínez Rosique Dr. Octavio Alejandro Hernández Monge Dr. Leonel Alfonso Pedraza González Dr. René Jaime Toro Calzada Director Médico Dr. Emilio Valerio Castro Vocal de Ejercicio Profesional

03 12 04 06 14

Editorial Dr. Raúl Rodríguez Ballesteros

Tema Principal Metas de desarrollo sostenible 2015-2030 Dr. Raúl Rodríguez Ballesteros Tema de interés

Nifedipino oral o labetalos intravenosos para el tratamiento de la emergencia hipertensiva obstetrica en el embarazo. Estudio aleatroizado y controlado Dr. Raúl Rodríguez Ballesteros

Tema de interés Tamizaje del cáncer cervicouterino Dr. Ángel Germán Heredia Caballareo

Primicias bibliográficas Dr. Mario J. Martínez Rosique

Dr. Jorge Arturo Pérez Fuentes Director Administrativo C.P. Eduardo Martínez Aguilar

Colegio Mexicano de Especialistas en Ginecología y Obstetricia, A.C. Torre WTC Montecito No. 38 | Piso 29 Oficina 19 Col. Nápoles México, D.F. 03810 | Tels.: 9000-3160 www.comego.org.mx informacion@comego.org.mx

Diseño Editorial Erick D. Rueda Martínez T. I. Victor J. Medina Aguilar

1

Taller Básico Habilidades laparoscópicas básicas en ginecología

24 y 25 de enero 21 y 22 de febrero 23 y 24 de mayo 22 y 23 de agosto 5 y 6 de diciembre

Cuotas

Colegiado Federado

$ 5,000 $ 5,500

No Federado $ 6,500 Residentes en GO $ 3,500

Taller Intermedio Laparoscopia ginecológica

Cuotas

7 y 8 de marzo 19 y 20 de septiembre

Colegiado Federado

$ 6,000 $ 6,500

No Federado $ 7,500 Residentes en GO $ 4,500

Taller Avanzado Laparoscopia en modelos biológicos 20 de abril 19 de octubre 9 de noviembre Colegiado Federado No Federado

Cuotas

$ 7,500 $ 8,500

$ 9,500 Residentes en GO $ 5,000

EDITORIAL

Incontinencia urinaria en la mujer

El escape involuntario de orina, es una condición muy frecuente en la mujer. La incidencia no es muy bien conocida, debido a que la tasa de reporte está influida por múltiples factores como edad, condición social, educación, acceso a sistemas de salud, y por la misma importancia que le dan las pacientes, llegando a considerarla incluso como una situación normal, sin embargo, la afección a la calidad de vida es muy importante. El interrogatorio completo es fundamental para un diagnóstico clínico con enfoque y para el adecuado protocolo de estudio. Es importante conocer la evolución del padecimiento, las situaciones asociadas o factores desencadenantes, el tipo de actividad física o de esfuerzo, la frecuencia de la incontinencia, la severidad de los cuadros, el uso de medicamentos, sin olvidar descartar procesos infecciosos en la vía urinaria. En cuanto a la clasificación, las hay asociadas a esfuerzo, a urgencia urinaria, o con escape continuo posterior a cirugía ginecológica u obstétrica. Además del interrogatorio, es fundamental la exploración física, la presencia o ausencia de reflejos perineales; la prueba de valsalva (tos) es muy simple y puede ser determinante en la clasificación de la incontinencia. En pacientes con prolapso de órganos pélvicos, el diagnóstico de incontinencia urinaria oculta permitirá la asociación de cirugía para la corrección del prolapso con cirugía correctora de la incontinencia en el mismo tiempo quirúrgico, y así, evitar la desagradable aparición de la incontinencia tras la cirugía correctora del prolapso, o bien la realización de cirugía profiláctica antiincontinencia en todas las pacientes. Una de las herramientas diagnósticas importantes es la realización de un diario miccional de tres días, que pone de manifiesto el hábito y volumen promedio de micción, tiempo transcurrido entre éstas. La ingesta y distribución de líquidos y los eventos asociados a los escapes de orina. El manejo de la incontinencia, estará enfocado al diagnóstico, puede ser médico o quirúrgico, pero hay medidas conservadoras que igual corresponden a todos los tipos; y se refieren a la ingesta distribuida de líquidos a lo largo del día, buenos hábito de micción, evitar ingesta de alimentos o bebidas irritantes para la vejiga, así como, modular la actividad física de esfuerzo, especialmente el levantar peso.

Tte. Cor. Med. Cir. César Santiago Arreortúa

3

Meta de desarrollo sostenible 2015-2030

Dr. Raúl Rodríguez Ballesteros Miembro Titular-Emérito, COMEGO

En nuestro país según el artículo 4to. de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos toda persona tiene derecho a la protección de la salud. La ley definirá las bases y modalidades para los accesos a los servicios de salud y establecerá la concurrencia de la federación y de las entidades federativas en materia de salubridad general … Se presentan 830 muertes diariamente por causas prevenibles relacionadas con el embarazo y el parto, 99% de ellas en los países en desarrollo, mucho más en las zonas rurales y comunidades pobres, las adolescentes son muy vulnerables. En África subsahariana el riesgo de morir de complicaciones previsibles y tratables relacionadas con el embarazo es de 1:36, comparado con 1:4980 en países desarrollados. Los niños que pierden a sus madres durante el embarazo tienen 2 veces más posibilidades de morir antes de los 5 años. Cada Muerte Materna o complicación a largo plazo, no solo es una tragedia para el esposo, los niños sobrevivientes sino una pérdida económica a la familia, comunidad y sociedad. Los Objetivos del Milenio (1990-2015) donde se pretendía una reducción del 5% anual de la Mortalidad Materna no se lograron. Disminuyó un 43%, lo que corresponde a 2.3% anual. En el año de 2015 se plantearon los objetivos del milenio 2015-2030, con el fin de acabar con las muertes evitables de mujeres, niños y adolescentes, crear un entorno en que estos grupos de población no solo sobrevivan, sino se desarrollen y transformen sus entornos, su salud y bienestar, el objetivo será reducir la muerte materna a 70x100000 nacidos vivos. En los anexos de esta iniciativa se citan las siguientes acciones que deberán ponerse en práctica en lo posible para logara los objetivos:

1.- Intervenciones previas al parto:

Información relacionada a consejo sobre salud reproductiva y sexual, incluyendo anticoncepción, y prevención, detección y tratamiento de enfermedades de transmisión sexual como el virus de la inmunodeficiencia humana y la sífilis. • Suplementar a las pacientes en edad reproductiva con hierro y ácido fólico. • Detección oportuna de cáncer de cérvix y de mama.

• Aborto seguro y cuidados post-aborto. • Prevención de la violencia de género.

• Determinación y manejo de factores de riesgo (nutrición, obesidad, tabaquismo, alcohol, salud mental, tóxicos ambientales y condiciones genéticas.

2.- Intervenciones durante el embarazo:

• Cuidado prenatal temprano y apropiado. • Detección adecuada de la edad gestacional. • Búsqueda de enfermedades maternas. • Búsqueda de hipertensión. • Suplementar con hierro y ácido fólico. • Inmunización antitetánica. • Consejería en planificación familiar. • Prevención de trasmisión del virus de la inmunodeficiencia humana de la madre al hijo. • Revisión y tratamiento de malaria. • Evitar tabaquismo. • Detección, prevención y manejo de enfermedades de transmisión sexual( sífilis, VIH, hepatitis B). • Identificación de violencia intrafamiliar. • Consejo dietético para buena nutrición. • Detección de factores de riesgo y manejo de condiciones genéticas.

4

• Manejo de enfermedades crónicas (hipertensión, diabetes mellitus). • Prevención, detección y manejo de diabetes gestacional. • Manejo adecuado de la preeclampsia y eclampsia. • Manejo de la complicación obstétrica. • Manejo de corticoides entre las semanas 24-34 cuando se deban usar. • Manejo de la mala presentación al término del embarazo.

4.- Postnatal:

• Cuidados en el hospital 24 horas después del parto. • Promoción, protección y soporte para la lactancia materna por lo menos 6 meses. • Manejo de la hemorragia post-parto. • Prevención y manejo de la eclampsia. • Prevención y tratamiento de la anemia. • Prevención y tratamiento de sepsis post-parto. • Planificación familiar. • Detección oportuna de cáncer de cérvix y mama. • Detección de VIH y, si es necesario, continuar con terapia antiretroviral. • Identificación de violencia intrafamiliar. • Detección temprana de morbilidad materna (fístulas). • Detección y manejo de depresión postparto. • Nutrición y estilo de vida y manejo del peso fuera del embarazo. • Contacto postnatal a los 3, 7 días y 6 semanas después del parto.

3.- Parto:

• Atención por un profesional de la salud. • Monitoreo continuo y partograma.

• Manejo activo del tercer periodo del trabajo de parto. • Manejo del parto prolongado y obstruido, incluyendo el parto instrumentado y la cesárea. • Cesárea por indicación materna y/o fetal. • Inducción del parto con indicación materna apropiada. • Manejo de la hemorragia obstétrica. • Prevención y manejo de la eclampsia. • Detección y manejo de factores de riesgo para infección (incluyendo antibióticos profilácticos para cesárea). • Detección del virus de la inmunodeficiencia humana y prevenir la transmisión madre-hijo.

http://www.who.int/life-course/partners/global-strategy/ ewec-globalstrategyreport-200915.pdf?ua=1

5

Nifedipina oral o labetalos intravenosos para el tratamiento de la emergencia hipertensiva obstetrica en el embarazo. Estudio aleatorizado y controlado.

Dr. Raúl Rodríguez Ballesteros Miembro Titular-Emérito, COMEGO

Shekhar S et al Obstet Gynecol 2013;122:1057-1063.

publicado en la literatura en inglés entre 1990 y 2013. Sólo se encontraros dos estudios aleatorizados que comparaban nifedipino oral contra labetalol intravenoso. Los trastornos hipertensivos del embarazo son comunes, afectando al 7-10% de las embarazadas en el mundo. Por lo que, cada año miles de pacientes requieren este tipo de medicamentos antihipertensivos para el tratamiento del evento agudo. Aún si la diferencia de un medicamento sobre otro es modesta, una gran cantidad de pacientes y neonatos se beneficiarán con el uso de alguno de estos medicamentos. Se realizó un estudio doble- ciego aleatorizado con el fin de disminuir la presión durante la emergencia obstétrica durante el embarazo. El estudio fue realizado en el Departamento de Obstetricia y Ginecología del hospital y colegio médico del gobierno Dr, Rajendra Prasad, en Tandra Kangra, India, el cual es un centro de tercer nivel de atención de enseñanza y referencia, de octubre del 2012 a abril de 2013, después de ser aprobado por el comité de ética del hospital. En este estudio las pacientes embarazadas en las que se les administró nifedipino oral disminuyó su presión arterial significantemente más rápido y con menos dosis, comparadas con las que recibieron labetalol intravenoso. Estos hallazgos están de acuerdo con los reportados por Vermillon et al 1 . Sin embargo Raheem et al 2 encontraron que ambas eran igual de eficaces. En el estudio de Vermillon et al, 1 el tiempo medio para bajar la presión fue de 25 minutos para el nifedipino y 43.6 minutos para el labetalol, comparados con 40 minutos para nifedipino y 60 minutos para labetalol en este estudio. El tiempo

La hipertensión es una de las complicaciones médicas más comunes durante el embarazo. Diferentes medicamentos se han usado para el control de la hipertensión aguda durante el embarazo. La hidralacina ha sido el medicamento de elección por mucho tiempo, sin embargo un meta-analisis de estudios clínicos reportó efectos preocupantes para la madre y el feto con su uso. Más aún por su almacenamiento inadecuado, la hidralazina no se encuentra fácilmente en todo el mundo. Esta disminución en su uso ha hecho que el labetalol (no existe en México) y el nifedipino emerjan como medicamentos importantes para el control de la hipertensión durante el embarazo. Actualmente, estos tres medicamentos se han propuesto como alternativas de primera línea (hidralacina, labetalol y nifedipino). La decisión de su uso recae en el proveedor de salud, su experiencia, la conveniencia, su disponibilidad y el costo del medicamento. Actuamente existe evidencia insuficiente sobre la superioridad de un medicamento sobre otro. Existe un número de estudios comparando hidralacina con nifedipino o labetalol, pero pocos estudios comparando nifedipino con labetalol, para el control de la hipertensión severa durante el embarazo. El Colegio Americano de Ginecología y Obstetricia en su Comite Opinión No. 514, no toma en cuenta el nifedipino como una alternativa para el trastorno hipertensivo severo, 3 citando que existe escasa evidencia para su uso. Se realizó una búsqueda en una base de datos de Pub Med, de estudios comparando labetalol y nifedipino, para disminuir la presión arterial durante el embarazo

6

más largo para bajar la presión en este estudio puede ser atribuible a una dosis de 10mgs de nifedipino usada. En el estudio de Raheem al 2 el tiempo medio necesario para bajar la presión fue de 30 minutos para la nifedipino y 45 minutos para el labetalol, respectivamente, siendo no significativa la diferencia. El tiempo menor para llegar a bajar la presión puede deberse a que en ese estudio se utilizó la dosis cada 15 minutos, comparado con los 20 minutos en este estudio. Vermillon et al 1 reportó un éxito del 100% para bajar la presión arterial con ambos medicamentos, sin embargo Raheem et al 2 reportó un 20% de falla, necesitando usar otro medicamento para logar el objetivo. En el estudio presente el nifedipino fue más eficaz (sólo una falla) en comparación con el labetalol (5 fallas), requiriendo otro medicamento para lograrlo. Existe preocupación acerca de la seguridad de la nifedipina en las pacientes obstétricas, en relación a hipotensión severa con sus consecuencias maternas y fetales y la acción sinérgica con el sulfato de magnesio, llevando a un bloqueo neuromuscular profundo. Todas estas preocupaciones acerca de la seguridad de el nifedipino durante el embarazo se han descartado por un numero de estudios que valoran el nifedipino como agente antihipertensivo 4 o como agente tocolítico 5 . No se presentó hipotensión sintomática o refractaria en este estudio. Evidencias que tranquilizan en relación a la seguridad del uso del nifedipino y el sulfato de magnesio, se han demostrado en estudios retrospectivos por Magge et al 6 , los autores compararon 162 pacientes las cuales recibieron nifedipino y sulfato de magnesio con 215 pacientes que recibieron sulfato de magnesio sin antagonistas de los canales del calcio. Los hallazgos sugieren que el uso de sulfato de magnesio con nifedipino, no incrementa el riesgo de bloqueo neuromuscular y no aumenta la hipotensión materna. Ciertas dudas han existido acerca en relación a la prolongación del trabajo de parto o la atonía después del parto por las propiedades tocolíticas del nifedipino. Estas dudas son solo teóricas, porque no existen datos en la literatura que lo sugieran. En este estudios la mayoría de las participantes requirieron sólo dos o tres dosis (30mgs) de nifedipino para logar el efecto hipotensor (150-100 mm/hg), fueron expuestas a menos dosis que cuando se usa como tocolítico. El estudio puede ser cuestionado por utilizar labetalol cada 20 minutos en lugar de cada 15 minutos como se recomienda en algunos estudios 7 , se escogió este intervalo de 20 minutos, con la finalidad de que el intervalo de ambos medicamentos fuera similar. En este estudio los efectos colaterales de ambos medicamentos fueron similares. No se observaron ningún efecto colateral severo ni maternos ni neonatales, atribuidos a los medicamentos usados, los efectos colaterales menores fueron poco frecuentes y similares entre ambos grupos, sin embargo, ninguno de estos estudios, incluyendo este, es suficientemente poderoso, para evaluar la seguridad de estos medicamentos en forma contundente. Los hallazgos de que el nifedipino es más eficaz está

de acuerdo con resultados de estudios previamente realizados, con diseños similares en que se encontró que ambos medicamentos son eficaces, 2 sin embargo sería prudente que más análisis y estudios con más pacientes se requieren para dar conclusiones válidas para establecer diferencias entre el nifedipino comparada con el labetalol y si estas diferencias son clínicamente significativas. Sin embargo, este estudio establece que el nifedipino es una alternativa al labetalol para disminuir la presión en la emergencia obstétrica hipertensiva. El nifedipino puede preferirse por el régimen de dosis, la facilidad de la administración oral, amplia disposición y bajo costo. 1.- Vermillon ST et al. A randomizad, double-blind trial of oral nifedipine and intravenus labetalol in hypertensive emergencies in pregnancy. Am J Obstet Gynecol 1999;181:858-61. 2.- Raheem IA et al. Oral nifedipine versus intravenus labetalol for acute blood presure control in hypertensive emergencies of pregnancy: a randomized trial. BJOG 2012;119:78-85. 3.- Committee on Obstetric Practice. Committee opinión no. 514: Emergent therapy for acute-onset, severe hypertension with preeclampsia or eclampsia. Obstet Gynecol 2011;118:1465-8. 4.- Scardo SJ. Et al. Hemodynamic effects of oral nifedipine in preeclamptic hypertensive emergencies. Am J Obstet Gynecol 1996;175: 336-8. 5.- Papatsonis et al .Nifedipine and ritrodine in the management of preterm labor: a randomized multicenter trial. Obstet Gynecol 1997,90.230-4. 6.- Magee LA et al Therapy with both magnesium sulfate and nifedipine does not increase the risk of serious magnesium related maternal side effects in women with preeclampsia. Am J Obstet Gynecol 2005;193:153-63. 7.- Report of the national high blood pressure education program. Working group on high blood pressure in pregnancy. Am J Obstet Gynecol 2000;183:S1-22.

Tamizaje del cáncer cervicouterino

Dr. Ángel Germán Heredia Caballero Miembro Titular COMEGO

que no están destinadas a ser cancerosas. La citología (prueba de Papanicolaou) ha sido exitosa en la reducción del cáncer ya que la incidencia y la mortalidad en los países donde se dispone de este tamizaje es de buena calidad, sin embargo, los resultados falsos positivos son comunes, ya que la mayoría de las citologías anormales a partir del reporte de células escamosas atípicas de significado no determinado [ASC-US] o más severas no están asociadas con CIN3 o cáncer, lo cual sigue siendo una problemática importante. Una mayor comprensión de la asociación entre el VPH y el riesgo de cáncer de cuello uterino ha llevado al desarrollo de pruebas moleculares para el VPH de alto riesgo. Las pruebas de VPH pueden pronosticar mejor qué mujeres desarrollarán CIN3 en los próximos 5 a 15 años, que la citología y su incorporación en las estrategias de tamizaje tiene el potencial de permitir tanto un aumento en la detección de verdadera enfermedad (mejora de los beneficios) así como un aumento de la duración de los intervalos del tamizaje (disminución de los efectos asociados con el impacto psicosocial de resultados positivo, visitas y procedimientos clínicos adicionales y tratamiento de las lesiones que no progresarán). 1.- González-Martínez, Gerardo. (2005). George N. Papanicolaou (1883-1962). Maestro, Pionero y Sabio. Revista de Obstetricia y Ginecología de Venezuela, 65(1), 35-38. Recuperado en 06 de marzo de 2017, de http://www.scielo.org.ve/scielo.php?script=sci_ arttext&pid=S0048-77322005000100008&lng=es&tlng=es 2.- Beal, Christyn M, Salmerón, Jorge, Flores, Yvonne N, Torres, Leticia, Granados-García, Víctor, Dugan, Ellen, & Lazcano-Ponce, Eduardo. (2014). Cost analysis of different cervical cancer screening strategies in Mexico. Salud Pública de México, 56(5), 429- 501. Retrieved March 06, 2017, from http://www. scielosp.org/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0036- 36342014000500016&lng=en&tlng=pt.

El cáncer cervicouterino representa un problema de salud pública en las mujeres de todo el mundo, especialmente en los países en vías de desarrollo en los cuales ocurre la mayoría de los casos. En México representa la segunda causa de muerte por cáncer en mujeres con aproximadamente 4000 defunciones anuales, muchas de las cuales podrían evitarse con programas de tamizaje. Estos programas deben tomar en cuenta las necesidades y recursos disponibles en el contexto particular en que se implementan para lograr amplia disponibilidad con un costo razonable. En los últimos cincuenta años la citología cervicovaginal convencional (Pap) ha sido el medio de tamizaje primario para detectar lesiones malignas y aunque su papel en la reducción de la mortalidad por cáncer cervicouterino en muchos países es reconocido, en Latinoamérica, incluyendo México, continúa siendo alta. Los programas de tamizaje mediante citología cervicovaginal sondifíciles de implementar enambientes con limitados recursos debido a que los requerimientos de infraestructura que incluyen laboratorios así como sistemas de transporte y rastreo del espécimen, citopatólogos entrenados y los costos de múltiples visitas de seguimiento. También debe considerarse que la sensibilidad del Pap varía mucho entre países y las condiciones de los sistemas de salud, haciéndolo una herramienta de tamizaje en ocasiones no idónea. Lo anterior ha llevado a explorar otras alternativas de tamizaje o screening aisladas o en conjunto, que han incluido entre otras, la citología de base líquida, la determinación de DNA del Virus del Papiloma Humano con o sin determinación de los genotipos 16 y 18 así como biomarcadores de progresión. El objetivo fundamental del tamizaje del cáncer de cuello uterino es prevenir la morbilidad y la mortalidad asociada y debe identificar aquellas lesiones precursoras que puedan progresar hacia cánceres invasores evitando detectar y tratar las infecciones transitorias por VPH

12

3.- Saslow D, Solomon D, Lawson HW, et al. American Cancer Society, American Society for Colposcopy and Cervical Pathology, and American Society for Clinical Pathology Screening Guidelines for the Prevention and Early Detection of Cervical Cancer. CA: a cancer journal for clinicians. 2012;62(3):147-172. doi:10.3322/ caac.21139.

Decisiones en colposcopía: Impacto en nuestras pacientes 31 de enero al 2 de febrero de 2018 Dra. Elsa Díaz López Profesores adjuntos: Dra. Ana Cristina Arteaga Gómez Dr. Rogelio A. Aguado Pérez Salón Olmeca 1 del Centro Internacional de Exposiciones y Convenciones WTC Profesor titular: VIII Curso Internacional de Uroginecología 14 al 16 de marzo de 2018 Dr. Luis Eduardo Romero Nava Profesores adjuntos: Dr. Mauricio Rodríguez Flores Profesor titular:

Dra. Sandra Sucar Romero Dr. Juan Tinajero Corona

Salón Olmeca 1 del Centro Internacional de Exposiciones y Convenciones WTC

Previo al Curso Internacional

Durante el Curso Internacional

Colegiado Federado

$ 2,800 $ 3,000 $ 3,500 $ 1,400

$ 2,800 $ 3,500 $ 4,000 $ 1,400

No Federado

Residente

13

Primicias Bibliográficas

Dr. Mario J. Martínez Rosique Miembro Titular-Emérito COMEGO

•Biomarcadores potenciales para la predicción de nacimientos prematuros en mujeres con síndrome del ovario poliquístico. Galazis N, Docheva N, Nicolaides KH, et al. Hum. Reprod. Update. 2013 Nov-Dec; 19(6): 603 Los nacimientos prematuros (NP) son una causa importante de mortalidad y morbilidad neonatal. Las mujeres con síndrome del ovario poliquístico (SOPQ) presentan algo riesgo de parto prematuro. Se necesitan estudios para investigar los mecanismos que relacionan el SOPQ y el NP, con el fin de facilitar la detección y de desarrollar nuevas estrategias preventivas. El objetivo de esta revisión fue describir todos los biomarcadores proteómicos del NP publicados en la literatura e integrar la lista en la base de datos de biomarcadores de SOPQ, para identificar biomarcadores comunes a las dos condiciones. Cualquier biomarcador común se investigará en el intento de mejorar el conocimiento de los mecanismos fisiopatológicos que unen el NP con el SOPQ. •Estudio observacional de la efectividad y seguridad de nifedipino en la amenaza de parto prematuro. Puigventós Latorre F, Carrillo Guivernau L, Ramis Barceló M, et al. Prog Obstet Ginecol. 2014 Dec; 57(10): 451–457. Este estudio observacional examinó la efectividad y la seguridad de nifedipino en gestantes con amenaza de parto prematuro (APP). Se incluyeron 106 mujeres embarazadas a las que se les aplicó el protocolo de APP. La prolongación del parto fue superior a 48 h en el 56,2% (95% IC 44,8-67,5) y se administraron 2 dosis de betametasona en el 69,9% (95% IC 59,3-80,4) de los casos. La incidencia de reacciones adversas maternas fue del 29,4% (95% IC 7,8-51,2), la más frecuente fue hipotensión leve. De los 99 recién nacidos, 10 fallecieron, principalmente por complicaciones infecciosas y bajo peso, y ocurrió un caso de encefalopatía hipóxico-isquémica. Por lo tanto, la tocólisis con nifedipino es efectiva y segura siempre que se respeten las precauciones de uso de forma estricta, y se asocia con una baja incidencia de efectos adversos maternos y fetales. •Hemorragia uterina anómala en la premenopausia y riesgo de cáncer endometrial Pennant ME, Mehta R, Moody P, et al. BJOG. 2017 Feb; 124(3): 404–411. En esta revisión sistemática se determinó el riesgo de cáncer endometrial e hiperplasia atípica in mujeres premenopáusicas con hemorragias uterinas anormales, a partir de estudios que contenían información sobre las tasas de estas patologías en dicha población (en total 65 estudios). El riesgo de cáncer endometrial fue 0,33% (95% IC 0,23-0,48) y el riesgo de cáncer endometrial o hiperplasia atípica fue 1,31% (95% IC 0,96-1,80). El riesgo de cáncer fue menor en mujeres con hemorragias intensas que en mujeres con hemorragias intermenstrual. De los 5 estudios con datos de hiperplasia atípica en mujeres con hemorragias intensas, ninguno identificó ningún caso. En definitiva, el riesgo de cáncer endometrial o de hiperplasia atípica en mujeres premenopáusicas con hemorragias uterinas anómalas es bajo y deben primeramente someterse al manejo médico convencional. Si esto fracasa, la presencia de sangrado intermenstrual y la edad avanzada pueden dar pie a una investigación adicional.

14

•El riesgo de parto prematuro espontáneo e indicado es más elevado en mujeres con sobrepeso y obesidad sin enfermedades crónicas antes del embarazo Kim SS, Mendola P, Zhu Y, et al. BJOG. 2017 Oct; 124(11): 1708–1716 Con el fin de investigar el impacto independiente de la obesidad sobre la tasa de parto prematuro en mujeres sin enfermedades previas, se llevó a cabo un análisis retrospectivo de los parto únicos con 23 semanas o más de gestación ocurridos en el marco del estudio Consortium on Safe Labor (CSL) entre 2002 y 2008. Se incluyeron 43.200 nulíparas y 63.129 multíparas con un índice de masa corporal (IMC) preembarazo ≥18,5 kg/m2 y sin enfermedad crónica previa. Los partos prematuros se clasificaron por edad gestacional (extremadamente prematuro, muy prematuro o prematuro moderado a tardío) y categoría (espontáneo, indicado o sin indicación registrada). El riesgo relativo de parto extremadamente prematuro espontáneo fue elevado entre mujeres obesas nulíparas (1,26; 95% IC 0,94- 1,70 para sobrepeso; 1,88; 95% IC 1,30-2,71 para obesidad clase I; 1,99; 95% IC 1,32-3,01 para obesidad clase II/III) y reducido para parto prematuro moderado a tardío entre mujeres nulíparas con sobrepeso y obesidad (0,90; 95% IC 0,83-0,97 para sobrepeso; 0,87; 95% IC 0,78-0,97 para obesidad clase I; 0,79; 95% IC 0,69-0,90 para obesidad clase II/III). El riesgo de parto prematuro indicado se incrementó con el IMC de forma dosis-respuesta para parto extremadamente prematuro y moderado a tardío entre las nulíparas, y también de parto prematuro moderado a tardío entre las multíparas. En definitiva, el IMC preembarazo se asocia con un riesgo incrementado de parto prematuro incluso en ausencia de enfermedades crónicas, aunque esta asociación es heterogénea según la indicación y las categorías de edad gestacional y paridad. El manejo de las lesiones ováricas benignas en chicas jóvenes es controvertido. El propósito de esta revisión es describir la epidemiología de estas lesiones, las estrategias de estratificación del riesgo preoperatorio, las indicaciones y la importancia de la cirugía preservadora de ovario (CPO). Los esfuerzos para promocionar la CPO han mejorado el conocimiento sobre el papel y la seguridad de la intervención en niñas y adolescentes. Las técnicas de estratificación del riesgo aplicadas por un equipo multidisciplinar mejoran la identificación preoperatoria de masas con alta probabilidad de ser benignas. En resumen, la evitación de la ooforectomía se asocia con beneficios a nivel individual y poblacional. La implementación de un algoritmo de manejo para guiar el tratamiento de niñas y adolescentes con lesiones ováricas puede reducir la tasa de ooforectomías no necesarias. •Reducción del dolor durante la colocación de un dispositivo intrauterino: estudio controlado y aleatorizado en adolescentes y mujeres jóvenes Akers AY, Steinway C, Sonalkar S, et al. Obstet Gynecol. 2017 Oct; 130(4): 795-802. En este estudio multicéntrico, aleatorizado y controlado con simulación, se evaluó el efecto del bloqueo del nervio paracervical con lidocaína 1% sobre el dolor durante la inserción de un dispositivo intrauterino (DIU) liberador de levonorgestrel en adolescentes y mujeres jóvenes (14-22 años) nulíparas reclutadas en 3 clínicas de planificación familiar. Las participantes fueron aleatorizadas a recibir el bloqueo neural o un bloqueo simulado, de forma ciega. El criterio de valoración principal fue el dolor posterior al procedimiento medido mediante escala visual analógica (EVA). Entre las 95 participantes, 47 recibieron el bloqueo con lidocaína y 48 el bloqueo simulado. La mediana de la puntuación en la EVA tras la inserción de DIU fue 30.0 en el grupo de lidocaína y 71,5 en el grupo sin lidocaína (p<0,001), por lo que se concluye que el bloqueo del nervio paracervical reduce el dolor tras la colocación de un DIU en adolescentes y mujeres jóvenes. •Manejo de las lesiones ováricas benignas en chicas jóvenes: tendencia hacia menos ooforectomías Gonzalez DO, Minneci PC, Deans KJ. Curr Opin Obstet Gynecol. 2017 Oct; 29(5): 289-294

Page 1 Page 2 Page 3 Page 4 Page 5 Page 6 Page 7 Page 8 Page 9 Page 10 Page 11 Page 12 Page 13 Page 14

Made with FlippingBook - Online Brochure Maker