Boletín No. 18

EDITORIAL

Incontinencia urinaria en la mujer

El escape involuntario de orina, es una condición muy frecuente en la mujer. La incidencia no es muy bien conocida, debido a que la tasa de reporte está influida por múltiples factores como edad, condición social, educación, acceso a sistemas de salud, y por la misma importancia que le dan las pacientes, llegando a considerarla incluso como una situación normal, sin embargo, la afección a la calidad de vida es muy importante. El interrogatorio completo es fundamental para un diagnóstico clínico con enfoque y para el adecuado protocolo de estudio. Es importante conocer la evolución del padecimiento, las situaciones asociadas o factores desencadenantes, el tipo de actividad física o de esfuerzo, la frecuencia de la incontinencia, la severidad de los cuadros, el uso de medicamentos, sin olvidar descartar procesos infecciosos en la vía urinaria. En cuanto a la clasificación, las hay asociadas a esfuerzo, a urgencia urinaria, o con escape continuo posterior a cirugía ginecológica u obstétrica. Además del interrogatorio, es fundamental la exploración física, la presencia o ausencia de reflejos perineales; la prueba de valsalva (tos) es muy simple y puede ser determinante en la clasificación de la incontinencia. En pacientes con prolapso de órganos pélvicos, el diagnóstico de incontinencia urinaria oculta permitirá la asociación de cirugía para la corrección del prolapso con cirugía correctora de la incontinencia en el mismo tiempo quirúrgico, y así, evitar la desagradable aparición de la incontinencia tras la cirugía correctora del prolapso, o bien la realización de cirugía profiláctica antiincontinencia en todas las pacientes. Una de las herramientas diagnósticas importantes es la realización de un diario miccional de tres días, que pone de manifiesto el hábito y volumen promedio de micción, tiempo transcurrido entre éstas. La ingesta y distribución de líquidos y los eventos asociados a los escapes de orina. El manejo de la incontinencia, estará enfocado al diagnóstico, puede ser médico o quirúrgico, pero hay medidas conservadoras que igual corresponden a todos los tipos; y se refieren a la ingesta distribuida de líquidos a lo largo del día, buenos hábito de micción, evitar ingesta de alimentos o bebidas irritantes para la vejiga, así como, modular la actividad física de esfuerzo, especialmente el levantar peso.

Tte. Cor. Med. Cir. César Santiago Arreortúa

3

Made with FlippingBook - Online Brochure Maker