Cuentos ganadores y menciones honrosas 2015

Ganadoresy mencioneshonrosas

2015

Presentaci ó n

Los trabajos aquí compilados corresponden a los tres primeros lugares y cinco menciones honrosas premiados en la 7ma. Versión del Concurso de cuento breve ¿Te Cuento? 2015, que año a año organiza el Sistema de Bibliotecas de la Universidad Católica de Temuco. En esta ocasión, el jurado compuesto por Carlos Lloró S. docente de la Academia de Artes Musicales y escritor, Consuelo Martínez A., docente del Centro de Recursos para el Aprendizaje y escritora, Raúl Caamaño, docente del Departamento de Lenguas e Isabel Iriarte L., Jefa de Biblioteca Central, dirimieron entre los mas de 180 obras recibidas, mismas que dejan de manifiesto el talento y la creatividad de una comunidad.

Ganadores

Ignoranciaoriginal

Al sexto día Dios se maravilló de su primera creatura: Lilith. Él pensó: "No es bueno que la mujer esté sola", sin esperar a que ésta se durmiese, tomó un poco de polvo y un trozo de ella. Lilith vio cómo arrancaba, no una costilla, sino su corazón... Una vez Dios creó a Adán, profirió: "Del árbol del conocimiento no podrán comer". Ambos obedecieron. Desde entonces Lilith no sabe que ha perdido su corazón y Adán no sabe qué hacer con él.

Primer lugar Leslie Villegas Baeza Carrera de Pedagog í a en Lengua Castellana

Respuesta a reclamo 250115:

De mi consideración, y basándome en el golpe en la cabeza que me dio su traición, sírvase a leer… Quizás, fruto de mi fe ciega en que el material que yo produzco jamás cae por fatiga, sino por demolición, me resistía a comprender la realidad. Un golpe de lucidez me hizo entender que Ud. habitaba en mi sesera, balanceándose arrítmicamente en un columpio dorado, oscilando entre el cielo y el limbo (sí, mi estupidez tiene niveles subterráneos). Pero la realidad, es que el pobre material de las cadenas que sujetaban su mecedora, unido a sus dinamitazos de indiferencia, hicieron que todo sucumbiera. “Sus insumos son de baja calidad dijeron por ahí… un remezón y esto cae”… y cayó. Testaruda, y algo lenta de mente que soy (alumna promedio en la escuela de la vida, con varios ramos aprobados por negociación), comprendí que la única persona que podría bajarlo de ese lugar privilegiado de mi vida era yo... pero que el único que podía lograr ese grado de desilusión en mí, era Ud. Por eso quiero agradecerle por dejar la pólvora necesaria para erradicar este mal, con la que prendí un fósforo y quemé, en mí, el bosque de su amor. Sin otro particular, Yo.

Segundo lugar Mar í a Carolina Oyarz ú n Varas Periodista de la Direcci ó n de Comunicaciones y Marketing

Los jinetes del Apocalipsis escuchaban Reggaeton

No pudo distinguir si eran tres o cuatro. No vio sus caras, ni el color de sus ojos. Apenas pudo intuir, por las formas y por las fuerzas desatadas, que eran hombres. Jóvenes. Quizá unos mocetones en su adolescencia. Sólo quedó en su memoria el gangoso sonido -incesante y monótono hasta la náusea-, de aquel “rakatá” que brotaba de sus celulares. Y sin embargo reía. Reía con la satisfacción de David venciendo a los leones, reía con la satisfacción del Oro Olímpico. Reía con rabia y con tristeza, reía a borbotones de sangre. Lo que no pudo el Director de Carrera, ni el Vicedecano; lo que no pudo la Asistente Social ni el Médico de la Facultad; lo pudieron un grupo de siluetas sin rostro, recortadas en la penumbra de una fría medianoche. Ya no tendría que implorar por más plazos, ya no tendría que inventar más estratagemas. Con cada puñalada que recibía, sus preocupaciones se desvanecían y el duro rostro de aquel anciano detrás de su escritorio, dejaba de ser una amenaza en su afiebrada mente: Ahora, ya tenía razones fundadas para suspender el semestre y evitar ese examen de Cálculo del cual dependían su carrera y su vida.

Tercer lugar Fernando Valencia Gonz á lez Carrera de Pedagog í a en Ingl é s

Mencioneshonrosas

Tr á fico de ó rganos

Él se marchó, sonriente, con las manos manchadas de sangre. Ella se quedó, moribunda, con el pecho vacío.

Pero la gente insistía en llamarle amor.

Primera menci ó n honrosa Vanessa Castro Roca Carrera de Derecho

Mim í

Mimí tenía la certeza de que al final de ese largo y agotador camino estaba la meta de su vida. Lamentablemente, nadie le había dicho a Mimí que aquello era una rueda y que ella era un hámster.

Segunda menci ó n honrosa Ricardo Salazar Jara Carrera de Pedagog í a en Educaci ó n B á sica con menci ó n

Devoluci ó n

¡Buenas tardes, vengo a hacer una devolución!

─ El otro día recibí este paquete y creo que está equivocado, pues yo no solicité ningún príncipe azul, sino un hombre lobo que pueda oírme, abrazarme y comerme mejor.

Tercera menci ó n honrosa Hilda Pinedo Aburto Carrera de Educaci ó n Parvularia

Basado en hechos reales

Atravieso el dintel triunfalmente, pues a pesar de haberme levantado hace media hora, y de haber estado esperando una micro que al fin y al cabo paso rellena, he llegado, en gloria y majestad, al banco. Aunque, debido a la adrenalina de esta ajetreada mañana, no advierto que, pese a todo pronóstico y esfuerzo, la fila del banco es interminable, tan desgraciadamente larga que si tuviésemos que colocar a las personas, una sobre la otra, lograríamos lo que la torre de Babel no logro: llegar al cielo. Con un suspiro angustioso y una mirada al reloj, voy a la fila. En seguida apoyo mi peso en la pierna derecha y observo todo alrededor. Después de una hora, he elegido marido, escuchado con detalle la conversación telefónica de alguien y elaborado una opinión al respecto, porque enserio amiga, el Lucho no te merece; he fantaseado con salvar una vida gracias al RCP, imaginado un asalto al banco estilo Hollywood, además de imaginar a Brad Pitt saltando… Salgo del modo "fantasías", observo y aún faltan siglos para ser atendida, así que, me salgo de la fila, poso una mano sobre mi guatita de pan, y desfachatadamente voy a la fila de embarazadas.

Cuarta menci ó n honrosa Rayen Calfulaf Ayelef Carrera de Nutrici ó n y Diet é tica

Cautivo

¡Auxilio, ayúdenme! Gritó con todas sus fuerzas, mas el llanto y lamento de la gente impedían que se oyera su voz… Su cuerpo se paralizó de espanto, al sentir la primera palada de tierra golpear contra la madera.

Quinta menci ó n honrosa Juan Erick Carrera Arenas Carrera de Licenciatura en Antropolog í a

Sistema de Bibliotecas Universidad Cat ó lica de Temuco

biblioteca.uct.cl biblioteca@uct.cl

Page 1 Page 2 Page 3 Page 4 Page 5 Page 6 Page 7 Page 8 Page 9 Page 10 Page 11 Page 12 Page 13 Page 14

Made with FlippingBook Online newsletter