El Abogado Amigo - Septembre de 2019

LO QUE USTED PUEDE HACER PARA AYUDARLO ¿Le están haciendo bullying a su hijo?

SOLO UN BOCADO MAS

Un nuevo año escolar es la mejor oportunidad para que los niños hagan nuevos amigos entre sus compañeros de clase. Desafortunadamente, los niños también forman conexiones durante el año escolar que no siempre son positivas, y muchos niños se convierten en el blanco de los matones de la escuela. Si usted sospecha que su hijo está sufriendo bullying, hay algunas cosas que puede hacer para ayudarlo. Conozca los signos Por lo general, los niños no se abren a contar que están sufriendo bullying de inmediato. Sin embargo, hay algunas señales comunes de que su hijo está siendo acosado. He aquí algunos de ellos:

Al celebrar su última barbacoa en el patio trasero, considere esto: Si alguien pone tres raciones de ensalada de papa en su plato, ¿se sentiría presionado para terminarla? Según los expertos en nutrición, esta presión por terminar el plato está haciendo que la gente esté ingiriendo demasiado. CÓMO EL FENÓMENO DE LOS PLATOS VACÍOS PUEDE ESTAR MATANDO SU DIETA Apodado el “fenómeno del plato vacío”, este exceso es preocupante. Los investigadores han descubierto que las personas se sienten presionadas a terminar sus platos, incluso cuando se sienten satisfechas o llenas. Incluso las personas que no llenan sus platos hasta el final, a menudo buscan el último trozo o una segunda ración porque “un bocado más no les hará daño”. Los expertos especulan que esta compulsión podría haber surgido de los hábitos heredados de la Segunda Guerra Mundial, cuando se requería racionar los alimentos para la mayoría, o del miedo a desperdiciarlos. La mayoría de la gente, en algún momento, ha oído a un adulto decir a un niño: “Come; hay niños hambrientos en el mundo”. Pero todas esas veces que dice “un bocado más”, se acumulan. Investigadores de la Universidad de Vanderbilt llevaron a cabo un estudio en el que se sirvió a los participantes platos individuales con un gran número de galletas apiladas encima. Se les instruyó que comieran tres galletas, y después, los investigadores preguntaron a cada uno de ellos si querían más. Los que sólo tenían una o dos galletas en sus platos eran más propensos a comer una cuarta o quinta galleta, mientras que los que no tenían galletas o tenían demasiadas galletas decían que estaban llenos. A pesar de lo que usted piensa acerca de su propia dieta, este no es un problema aislado para ciertas personas. Los estudios han encontrado que los platos y los tamaños de las porciones en los EE.UU. han aumentado en un 20% desde la década de 1970. La misma psicología que impulsó a los humanos a comer un poco más para sobrevivir está contribuyendo ahora a comer en exceso y a una ingesta asombrosa de calorías. Hay algunos trucos simples que puede usar para romper este hábito. Use platos más pequeños o mida las porciones de comida para que pueda terminar su plato sin sentirse culpable. También puede adquirir el hábito de dejar unos cuantos bocados en el plato para volver a entrenar a su cerebro de que está bien no terminar su comida. Con un poco de esfuerzo e intención, usted puede liberarse de la presión de vaciar su plato.

• Si se niegan a ir a la escuela o a tomar el autobús, es posible que teman a su intimidador.

• Si se apresuran a ir al baño después de la escuela, esto puede indicar que están siendo intimidados en el baño, lo cual es una táctica común que los intimidadores usan para evitar a los maestros.

• Si sus calificaciones cambian repentinamente, puede ser el resultado de un acoso constante.

• Los estados de ánimo ansiosos o deprimidos también pueden ser el resultado de la intimidación.

Si usted ve una o más de estas señales, es hora de hablar con su hijo sobre lo que le está pasando en la escuela.

Escuchar Cuando su hijo se abra, lo mejor que puede hacer es escuchar. Puede ser tentador tratar de darles consejos o cuestionar la manera en que manejaron la situación, pero hacer esto puede darle a su hijo la impresión de que es su propia culpa que estén siendo intimidados. Permítales que le cuenten toda la historia, sin juzgarlos, y luego ayúdelos a encontrar ideas sobre qué hacer a continuación. Encontrar la solución adecuada Una vez que sepa que su hijo está sufriendo bullying, debe informar a los maestros tan pronto como sea posible. Aparte de eso, hay varias maneras en las que puede ayudar a su hijo a lidiar con los intimidadores, así que habla con ellos sobre el enfoque con el que se sentirían más cómodos, como estrategias para reducir la tensión o un sistema de acompañamiento con sus amigos. Como con la mayoría de los conflictos, cuanto antes maneje la situación, mejor.

2 www.ElAbogadoAmigo.com

elabogadoamigo.com

Made with FlippingBook - professional solution for displaying marketing and sales documents online