Cuentos ganadores y menciones honrosas 2019

P R E S E NTAC I ÓN

Escribir una historia en 200 palabras no es fácil: es definir un tema, resolver

cómo se cuenta esa historia que en algún momento solo habita en la

imaginación de quien la concibe para finalmente, superar la página en

blanco... por eso nos sigue entusiasmando la gran participación y que se

cumpla el objetivo de compartir un espacio abierto la comunidad de la

Universidad Católica de Temuco en pleno, en torno a la creación literaria.

En nuestra onceava convocatoria del concurso de cuento breve " ¿ Te Cuento?"

presentamos aquí las obras ganadoras y las que se adjudicaron menciones

honrosas sobre un universo de 251 trabajos recibidos.

El Jurado del concurso estuvo compuesto por Marcelo Garrido M. (Docente del

Depto. de Lenguas), Pamela Olivares P. (Jefa de la Unidad de TIC’s y Tesis del

Sistema de Bibliotecas), Rodrigo Gouet C. (estudiante de Geología y del Taller

de Escritura Creativa UCT), Juan Carlos Coronado L. (Docente de Kinesiología)

y María Verónica Vivanco V. (Directora Programa Bachiller en Ciencias y

Humanidades), a quienes damos gracias por la colaboración prestada.

Este concurso es un esfuerzo colectivo que parte en el Sistema de Bibliotecas,

pero que no sería posible sin la colaboración de la Dirección de Extensión, la

Academia de Artes Musicales, Ediciones UC Temuco, el equipo de Servicios al

Público, Procesos Técnicos y una serie de voluntades y talentos que nos

colaboran. A todos ellos, muchas gracias.

http://biblioteca.uct.cl/ - biblioteca@uct.cl

GANADOR E S

PR IMER PREMIO

SUNBEAM

Por Ana Zumelzu Miranda

Traducción Ingles-Español

En 51 º 10 ′ de latitud Sur y 72 º 57 ′ de longitud Oeste, el mundo que tú oyes se

combina en todos los idiomas. Formación de nubes U.F.O sobre ella, y arcoíris

asociados maravillan a aquella paciente diagnosticada de Carreteasis

Crónica; que por accidente se encuentra atrayendo pasajeros. Acordes poco

prácticos que no olvida … the middle of adventure, such a perfect place to

start…, suman.

-

Hello, ella con la boca llena del sonido.

-

Hola, la respuesta.

-

How can I help you?

-

Estoy solo mirando. Ciudadano americano, advierte ocultando su

perplejidad.

Movimientos dolorosos de un infernal bling-bling din armoniosamente gira.

Ella solo piensa en té - no ha bebido suficiente.

- ¿ Qué estás leyendo? Entrenada carnívora; mueve solo las orejitas. Las

luces se apagan mientras su libro a distancia lejana destella. Sus nasales se

ensanchan.

Él: circuito de la O. Ella: ¿ Conoces el libro American Gods? Un doctor a quién

interrogar, gratis. Extrapolando idiomas hablaron de amigos, trasplantes de

corazón y los utensilios necesarios. Agua, lo único a cambio.

Ocho días en el futuro ella lo despediría. Te enviaré el libro, mirando su reloj.

Sorprendida por estar acostumbrada a promesas de poca monta. Hissss…

back to 505…

SEGUNDO PREMIO

EL APAGÓN

Por Marco Bustos Gutiérrez

Facultad de Cs. Sociales y Humanidades

¡ Mierd…! Vociferó mientras tropezaba por segunda vez y un fuerte dolor

recorría toda su pierna. Esto de caminar a tientas cuando se corta la luz no

es lo mío -pensó mientras se recuperaba del último golpe en la canilla-. Se

tomó un momento para acostumbrarse a la oscuridad de la habitación.

Mientras lo hacía empezó a notar las sombras irregulares que comenzaban a

formarse delante de él. Un escalofrío le recorrió la espalda y le erizo los

cabellos de la nuca. Por un momento se trasladó a su niñez. A la tortura que

implicaba la llegada de la noche, a la madurez exigida conforme crecía y a

la “necesidad de hacerse independiente”. Mientras seguía andando a tientas,

se dijo así mismo en voz alta, como si escuchar su voz le tranquilizará y le

diera el valor que la edad logra: todos son mitos. No existen los duendes, las

brujas, la

quintrala , el

trauco , la

pincoya , las

pieles vivas , el

caleuche , el

chamuco , la

llorona , el

gualicho , el

coo , el

jichi , el

guajojó , el

pishtaco , los

monstr… Esto último no alcanzó a pronunciarlo. Se quedó ahogado en su

garganta mientras unas gruesas y afiladas garras lo hacían desaparecer bajo

la cama.

TERCER PREMIO

EL HABITANTE

Por Tabita Yañez Segovia

Arquitectura

Cada noche un ladrón irrumpe en una casa ajena. Una diferente cada día,

previamente estudiada y clasificada. El sujeto sin rostro ni nombre no toma

riquezas ni joyas de sus víctimas. Tampoco los amenaza ni somete al temor de

una presencia extraña. Consigue acceder, se sienta en el suelo, en sus

sillones, en el canto de un mueble añejo, solo frente a una soledad virtual.

Inmerso en el vacío. Está en paz, como si fuese su propio hogar y estuviese

predestinado a morir allí, en el único colchón raído del segundo piso, mirando

los muros desconchados por la humedad y aspirando el polvo milenario. Y así,

ante el silencio de sus víctimas que nada sospechan, el ladrón ya les ha

arrebatado un fragmento de su espacio, de su sentido de pertenencia, de su

tiempo.

ME NC I ON E S HONROSAS

PR IMERA MENCIÓN HONROSA

ZAPPING

Por Alejandra Carvallo Lagos

Derecho

Hay un viejo en una cama de hospital. Lo han encontrado en la calle. Está

delgado, pálido, amarillo. Lleva bata, lentes, una gorra. Tiene una larga barba

blanca. Todo indica que es un indigente. Sentado ante él hay un joven

médico que le habla. Te encontramos tumores en varias partes del cuerpo,

dice. Lo más probable es que hayan surgido en algún lugar y luego se hayan

extendido. El viejo lo mira. Asiente con la cabeza. Necesitamos hacerte más

exámenes, pero hay que ser sinceros, no podemos hacernos ilusiones. Se

hace un silencio. La palabra clave flota en el aire. Ambos la conocen, ninguno

la pronuncia. Al fin el médico la dice. El cáncer está muy ramificado, ya no es

operable. Podemos darte tratamiento, pero es importante que seamos

realistas. El viejo suspira. Se le ve resignado, pero también tranquilo. Como si

desde hace mucho tiempo, hubiera estado esperando este momento. Bueno,

dice entonces, en ese caso solo tengo una pregunta. Por favor replica el

médico. Qué tan buena es la biblioteca del hospital, dice y ambos sonríen y

por un momento pareciera que sí hay esperanza y el viejo mueve la cabeza y

suspira y parpadea lenta, muy lentamente.

SEGUNDA MENCIÓN HONROSA

MOSCAS

Por Ingrid Benavides Hernández

Ingeniería Civil Industrial

La rutina nos estaba matando en un vaivén de emociones insípidas, cada día

estabas más distante y yo no entendía el porqué de tu indiferencia. Tal vez

estabas aburrido de mí, ya no te llenaban mis caricias, olvidaste reaccionar al

tacto de mis manos en tu piel fría y opaca. Ya ni si quiera recuerdo si al inicio

de nuestra historia tenías esa apariencia, ahora lucías desgastado como un

papel que se arruga lentamente con el avance irreversible del tiempo. En la

intimidad obtuviste un rol casi de espectador, pues mi cuerpo ya no inducía

sobre ti el éxtasis de querer hacer el amor como si fuese el último día de

nuestra existencia. Ahora te miro recostado sobre nuestra cama, con un

desdén que se percibe hasta en el aire putrefacto que inunda la habitación.

Me parezco a aquellas moscas que revolotean a tu alrededor intentando

llamar tú atención, chocando contra la nada expresada en tus cuencas

vacías. Me pregunto en qué diantres estaba pensando al sacarte de la

tumba, incentivada por mi negación a dejarte partir, creyendo que todo

volvería a ser como antes.

TERCERA MENCIÓN HONROSA

LA CACEROLA

DEL TIO JULIO

Por Almedra Latorre Ayacán

Medicina Veterinaria

Un par de dientes de ajo, una cebolla bien picadita y hacemos el sofrito. Así

comenzaba relatando el finado Julio cuando ya se había bajado dos tazas y

media de chicha caliente. Hay que desplumar bien al pajarraco ese pues el

Diablo tiñe sus plumas con sangre e’ muerto. Continuaba él mientras llenaba

su taza, pareciendo no importarle que aquel bicho también comiera carne de

muerto. Lo dejas cocer a fuego medio con la olla tapa’ por dos horas, cosa

que ablande bien la chucha’ no más, que después no entra ni muela e’

chancho. Se reía pícaramente. Y no te olvides de poner las papas muchacho.

Terminaba recetando, ya borracho. La verdad es que era un poco tétrico todo

el asunto, pero pucha que estaba sabrosa esa cazuela e’ jote.

CUARTA MENCIÓN HONROSA

EL TOMATE DE ORO

Por Miguel Cifuentes Gallego

Contador Auditor

Dentro de la universidad Católica de Temuco en el campus norte hay una

laguna en donde viven ingeniosos y colaboradores seres acuáticos como el

coipo. Allí ha estado ocurriendo un extraño fenómeno: ¡ tomates de oro! Unos

estudiantes estuvieron experimentando con diversas plantas y hortalizas para

que el crecimiento de estos fuera exorbitante. En uno de sus experimentos

estos jóvenes le dieron a un tomate cualidades que ellos no se imaginaban y

en las primeras hora de la madrugada, una bolsa con semillas de tomates

cae por accidente al lago, pero ellos no se dieron cuenta y se marcharon. Los

coipos vieron la bolsa, la trasladaron a las profundidades de la laguna y estas

semillas quedaron enterradas por ese barro pantanoso; allí comenzó a surgir

en aquel momento una planta de tomate resistente al agua y que crecía con

gran vigor, sus raíces penetraron fuertemente en la tierra. A cierta

profundidad se encontró con una mina de oro, tanta cercanía adquirió que al

fusionar sus raíces con la mina inexplicablemente comenzó a producir

tomates de oro. En estos momentos se discute la propiedad intelectual de la

planta y sobre los beneficios que podría traer para la humanidad.

QUINTA MENCIÓN HONROSA

ANÓNIMOS

Por Fabián Fuentes Cossio

Derecho

Un conejo, un ave y un guardabosques se encontraban desesperados en un

bosque por un incendio que amenazaba con destrozar su hogar. El ave se

elevó por los cielos junto a su familia y escapó sin complicaciones gracias a

la ayuda de sus compañeros. El conejo avisó a quien se le cruzaba por el

camino que todo el lugar se incendiaría y por aquel acto heroico murió en las

llamas. El guardabosques con tanto miedo dudó en su actuar, se paralizó y

decidió refugiarse en su hogar esperando a que todo pasara. Al otro día las

noticias no se hacían esperar: “conejo sobrevive a incendio por esconderse

en la profundidad de su cueva, ave sobrevive junto a su familia gracias a su

capacidad de volar y guardabosques muere heroicamente tratando de salvar

vida de animales".

BIBLIOTECA CENTRAL ~ BIBLIOTECA DE DERECHO.

MANUEL MONTT 056 CAMPUS SAN FRANCISCO

BIBLIOTECA MENCHACA LIRA.

AVDA. ALEMANIA 0422 CAMPUS MENCHACA LIRA

BIBLIOTECA SAN JUAN PABLO II.

RUDECINDO ORTEGA 02950 CAMPUS SAN JUAN PABLO II

TEMUCO - CHILE

biblioteca@uct.cl

Page 1 Page 2 Page 3 Page 4 Page 5 Page 6 Page 7 Page 8 Page 9 Page 10 Page 11 Page 12 Page 13 Page 14

Made with FlippingBook - Online Brochure Maker