BOLETIN INDUSTRIAL Mayo 2021

BOLETIN INDUSTRIAL 13

4. Adaptarse correctamente a la tecnología Elija las herramientas adecuadas que se alineen con su hoja de ruta. Así es como se evita querer ir sobre la última tendencia, y en cambio se concentra en el tipo y la inversión correctos que lo ayudarán a lograr sus objetivos inmediatos. Busque soluciones que se integren con sus equipos y sistemas de software heredados. Tenga cuidado con los proveedores de soluciones que pueden automatizar la planta de producción, pero no pueden brindarle la funcionalidad sin costosos extras. El escenario de negocio correcto y la ruta hacia un retorno de la inversión sólido se basan en un enfoque medido. 5. Obtener el marco adecuado para la toma de decisiones La tecnología adecuada es crucial y centrarse en su gente es un hecho inevitable, pero para que la ecuación personal-tecnología funcione, debe asegurarse de contar con el marco de toma de decisiones adecuado (el sistema operativo de gestión). ¿Qué datos desea recopilar y cómo se interpretarán para respaldar los indicadores clave de rendimiento que impulsan el negocio? ¿Las medidas son correctas y los indicadores clave de rendimiento compiten entre los grupos funcionales? Es importante eliminar los silos de información (datos que no se comunican con el resto de la organización) y generar una imagen automatizada, digital y precisa. La solución tecnológica por sí sola no puede resolver los malentendidos entre el piso de producción y el piso superior. Si la tecnología se instala sobre un sistema operativo de gestión ineficiente, corre el riesgo de acumular los errores y agravarlos. 6. Determinar cómo medir el impacto y celebrar el progreso Determinar un retorno de la inversión preciso puede ser una tarea desafiante, lo que genera desafíos en el desarrollo de negocios. Desarrolle de forma colaborativa el mecanismo para realizar un seguimiento de las actividades de forma clara y evaluar los resultados medibles. Estos resultados pueden ser tanto cuantitativos como cualitativos. Una mejora de la Eficiencia General de los Equipos se observa fácilmente con las herramientas adecuadas y debe contribuir directamente a un aumento en el rendimiento. El monitoreo de las máquinas debería afectar el modelado de mantenimiento predictivo y una reducción del tiempo de inactividad. Ambos ejemplos tienen beneficios económicos definidos. Sin embargo, es probable que el impacto humano sea más difícil de medir. Que un empleado sienta que tiene el control de sus procesos puede ayudar a mejor su actitud y evitar el ausentismo. Cualesquiera que sean los impactos, todos deben integrarse en el escenario de negocio y en el retorno de la inversión; esos éxitos le permitirán continuar su viaje en la transformación digital. El cambio está al alcance En cualquier punto que se encuentre en la transformación tecnológica, siempre habrá otro paso que dar. Quizás esté en los pasos iniciales, listo para abrazar el cambio, o quizás esté mucho más avanzado y listo para realizar inversiones en elementos avanzados de la Industria 4.0. De cualquier manera, los objetivos finales son básicamente los mismos. Si se hace bien, una implementación de la Industria 4.0 adecuada puede generar una gran cantidad de datos y conocimientos para administrar mejor el negocio e impulsar la competitividad de la empresa. El cambio no tiene por qué ser una transformación masiva y radical para obtener estos beneficios. Un programa de gestión de cambios se debe presentar en periodos manejables y en términos realistas. Presionar a su gente, que puede ser reacia al cambio, probablemente será contraproducente y conducirá a una iniciativa fallida, es por eso que también hay que tener mucho tacto en la capacitación.

real puede tener impactos inmediatos y significativos con un retorno de la inversión altamente deseable medido en meses, no en años. Claro, esto se logrará suponiendo que los operadores y supervisores aprovechen adecuadamente los datos. Por supuesto, en muchos casos, la gente todavía no está preparada para el cambio. El miedo es muy real. La fábrica de “luces apagadas” es la idea de una fábrica que no necesita operadores en el taller, pero, ¿qué tan realista es ese objetivo para la mayoría de las organizaciones hoy en día? La gente tiende a llegar primero a las peores conclusiones. Si se maneja mal, la tecnología se considera un camino hacia el desempleo. Si se maneja bien, la tecnología puede ser bien recibida como un facilitador. Esto requerirá una cierta cantidad de mejora de las habilidades y, por lo tanto, de inversión. Aún así, si los operadores mejor capacitados pueden enfocarse en actividades de valor agregado en lugar de la observación reactiva. Un cambio de enfoque Necesitamos crear una conversación nueva y práctica, que no esté centrada solamente en la tecnología, sino que considere las necesidades comerciales más amplias y a toda la organización. Si la pandemia de coronavirus nos ha enseñado algo, es que debemos desarrollar la agilidad y la resistencia organizativas. Como líder, pregúntese si puede impulsar estos seis pasos dentro de su planta u organización. 1. Desarrollar una visión digital Haga una evaluación honesta de dónde se encuentra hoy y luego imagínese dentro de 1, 3 y 5 años. ¿Qué quiere que logre la organización? ¿Cuál es el ecosistema que quiere crear? Si esta visión está vinculada a la estrategia y los objetivos comerciales, no a los rumores tecnológicos, entonces es más probable que obtenga el compromiso de un C-Suite (título corporativo). Cinco años es un largo camino y, ciertamente, la tecnología y las condiciones comerciales cambiarán, pero puede planificar con un mayor grado de certeza a corto plazo. Es crucial que el área de operaciones tenga un alto grado de participación para guiar la conversación sobre necesidades y soluciones. Es importante enmarcar esta visión en torno a los resultados deseados, habilitados por la caja de herramientas tecnológicas que es la Industria 4.0. 2. Priorizar los resultados y crear una hoja de ruta La claridad de los resultados es esencial y éstos deben desarrollarse a nivel empresarial. De lo contrario, no podrá transitar hacia el cambio. Si el primer paso es pensar en grande, el segundo paso es concentrarse en lo pequeño. ¿Dónde están las áreas en las que desea ver un impacto inmediato? Piense en lo más pequeño y no en toda la planta, tal vez en una sola máquina o en línea de producción. Si desea establecer una fábrica inteligente en dos años, constrúyala en pasos que se puedan escalar rápidamente. No empiece con una solución de un extremo a otro que abarque ventas, servicio al cliente y logística, esto puede ser costoso y tener riesgos de fallar. 3. Aproveche el poder de su gente Es fundamental priorizar a su gente durante cualquier programa de gestión de cambios. Conviértalos en una parte integral del proceso y muéstreles cómo las herramientas y la información adecuadas son beneficiosas para todos. Hágales saber que no serán reemplazados por máquinas, sino que obtendrán un mejor entendimiento de cómo impulsar la eficiencia. Cree una cultura adecuada que celebre todas las ventajas de la tecnología. Al hacer que los datos estén disponibles en un formato fácil de usar, los trabajadores obtienen información significativa y conocimientos prácticos en tiempo real que los harán más eficientes en su trabajo. Y no olvide recompensarlos por hacerlo.

Made with FlippingBook Publishing Software