Diccionario enciclopédico de psicoanálisis de la API

Volver a la tabla de contenido

1998). La experiencia no formulada la conforman experiencias de la infancia que la conciencia no admite porque los cuidadores no las reconocen (Stern, 1997). El inconsciente prereflexivo está formado por los principios organizativos de la experiencia subjetiva, los cuales se originan en la primera díada intersubjetiva, y por inconscientes no validados que no pueden articularse debido a la falta de validación del objeto/sí mismo (Stolorow & Atwoon, 1992). Existe un paralelismo entre las definiciones de experiencias no formuladas y el inconsciente no validado en la importancia que ambos dan a la respuesta de los cuidadores. El inconsciente de las dos personas se construye dentro de la propia díada (Lyons-Ruth, 1998, 1999). En definitiva, la comprensión empática del analista hace que los límites entre el consciente y el inconsciente, y entre lo explícito y lo implícito, sean más permeables y fluidos. Asimismo, se extiende el acceso del consciente a sentimientos, intenciones, pensamientos e interacciones interpersonales. III. D. El inconsciente en la tradición francesa La Francia post-freudiana ha sido escenario de una asombrosa energía y producción teórica. Las ondas expansivas de esta explosión intelectual han llegado a otras comunidades psicoanalíticas francófonas de Europa y América del Norte. Traducciones de este trabajo al inglés también han influido en otros sectores de América del Norte y Gran Bretaña. Con un enfoque un tanto distante de las relaciones objetales y una visión del inconsciente más cercana a la de Freud; con una marcada tendencia a entender sus obra como elaboraciones de la de Freud o como diálogos con ella, los analistas franceses comparten algunos de los postulados generales sobre el concepto de inconsciente. La mayoría de los analistas se identifica con la perspectiva topográfica (la primera tópica). Para los franceses, existe una separación absoluta entre el preconsciente/consciente y el inconsciente. Además, el inconsciente no puede revelarse a través de la observación, sino sólo deducirse después de un evento, o sea, a través de una presunción après coup . El yo ( le moi ) se define tanto por su “alienación” identificadora – por su deseo por el Otro – como por su capacidad de adaptación; es, pues, un yo subjetivo, más un self que una criatura defensiva y orientada a la realidad como la representan los psicólogos del yo. Para los analistas franceses, todo lo que es yo se entiende como si estuviera surgiendo del inconsciente. No existe la idea de una esfera libre de conflictos. El moi también está compuesto por objetos inconscientes y objetos parciales. Mientras que los psicólogos del yo conciben el analista como aquel que sabe mantener cierta distancia del paciente, los analistas franceses, especialmente Bouvet y, más adelante, Green, McDougall y Roussillon, propusieron desde el principio un acercamiento flexible a los pacientes, prestando atención a su reacción a la distancia. Además, y debido a la gran influencia de Jacques Lacan, los analistas franceses se han visto obligados a reflexionar sobre la función del habla y el lenguaje,

199

Made with FlippingBook - Online magazine maker