Diccionario enciclopédico de psicoanálisis de la API

Volver a la tabla de contenido

III. Cb. El procesamiento inconsciente: un enfoque contemporáneo de la psicología del sí mismo La psicología del self (o del sí mismo) es otra teoría psicoanalítica americana moderna que defiende la importancia de la actividad mental inconsciente para el desarrollo del psicoanálisis, desde la formulación del inconsciente dinámico de Freud hasta el reciente reconocimiento de un aprendizaje y memoria implícitos (inconsciente o no consciente). Este reconocimiento ha ampliado el dominio del procesamiento inconsciente (Grupo de estudio de Boston para el proceso de cambio, 2008; Clyman, 1991; Fosshage, 2005, 2011a; Grigsby & Hartlaub, 1994 y Stern, et al, 1998, entre otros). El procesamiento inconsciente y consciente – que incluye percibir, categorizar, consolidar la memoria y el aprendizaje, regular las prioridades de la motivación (intenciones) y el afecto y la resolución de conflictos – siempre tienen lugar de forma simultánea en la vigilia. El procesamiento inconsciente , sin embargo, continúa activo durante el sueño, en la fase REM y no-REM (Fosshage, 1997). Tanto el procesamiento inconsciente como el consciente son incesantemente moldeados por los campos relacionales de los que emergen. ¿Cómo se accede al procesamiento inconsciente? Freud desarrolló el método de la asociación libre y acudió a los sueños para encontrar “el camino real hacia el inconsciente” (1900, p. 668). Los psicólogos de yo han hecho hincapié en los componentes inconscientes del conflicto y las defensas latentes en las articulaciones conscientes. Más recientemente, los psicólogos del sí mismo han ampliado el campo de la escucha para que, además del conflicto, se puedan escuchar las comunicaciones explícitas e implícitas, así como las verbales y no verbales de las intenciones, significados y conocimientos procedurales. La escucha empática consiste “simplemente” en escuchar y entender estas comunicaciones dentro del marco de referencia del paciente. La “empatía y el juicio” se entrecruzan (Goldberg, 1999). El objetivo es, pues, ponerse en el lugar del analizado, en la medida que sea posible, para sacar conclusiones y hacer valoraciones desde su mundo experiencial. El empleo de este enfoque de escucha y experiencia, “ centrado en el otro ”, ayuda a sintonizar con los patrones de interacción, típicamente inconscientes (Fosshage, 2011b). El empleo de la escucha empática no disminuye la importancia del procesamiento inconsciente . Por el contrario, la experiencia clínica indica que a través de la escucha atenta del analista – es decir, gracias al enfoque empático – el paciente mejora su sensación de seguridad, ya que lucha contra la imposición perturbadora del punto de vista del analista (aunque, por supuesto, no consigue eliminarlo). La consiguiente disminución de la necesidad de protección aumenta el espacio de reflexión del paciente y facilita el surgimiento de intenciones conflictivas y no conflictivas, recuerdos, significados y procesamientos, incluso de experiencias no validadas (Stolorow & Atwoon, 1992), experiencias no formuladas (Stern, 1997) y patrones de organización implícitos (conocimiento implícito). El conocimiento implícito (relacional) se forma a través de las interacciones con los cuidadores, se codifica en la memoria procedural y, por lo tanto, no puede verbalizarse (Stern et al,

198

Made with FlippingBook - Online magazine maker