La innovación abierta en Galicia

julio, 2021 La innova ción abierta en Gali cia

La innova ción abierta en Gali cia

julio, 2021

Autor:

Juan Carlos Salazar Elena Departamento de Estructura Económica y Economía del Desarrollo Universidad Autónoma de Madrid

con el apoyo técnico del Departamento de Economía de la Fundación Cotec para la Innovación : Aleix Pons (Director) Josep Bosch (Analista)

Ín DI CE

06

Resumen ejecutivo

16

01. Introducción

20

02. Marco conceptual

23

03. Contexto económico

29 4.1.El gasto en innovación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .30 4.2. Las redes de colaboración 38

04. Actividad innnovadora

45

05. El modelo gallego en perspectiva

50

06. La política de innovación en Galicia

6.1. La financiación pública de la I+D+i

52

6.2. Instrumentos de la política de innovación

55

6.3. Redes de colaboración

61

6.4. Algunos debates sobre la poítica de innovación actual

63

65

Conclusiones

68

Refefrencias bibliográficas

resu men cuti vo

eje

Este trabajo toma como inspiración y punto de partida la investigación titulada “Modelos de innovación abierta. Una aproximación autonómica” (Salazar-Elena, et al. , 2020), realizada en el marco del Programa de Innovación Abierta de la Fundación Cotec. En ese trabajo, se mostraban dos diferentes modelos de innovación regional en España. El primero, con un mayor énfasis en la política científica a través del apoyo a la actividad de I+D en centros de investigación y universidades. Y el segundo, más inclinado hacia la actividad tecnológica y la I+D empresarial. Algunos trabajos previos han identificado a Galicia con el primero de estos modelos (Sanz- Menéndez y Cruz-Castro, 2005; Borrás y Jordana, 2016).

7

LA INNOVACIÓN ABIERTA EN GALICIA

En esta investigación mostraremos que los cambios recientes en el sistema gallego de innovación llevan a repensar esta categorización. Aunque Galicia es aún un sistema con un desempeño innovador moderado dentro de la Unión Europea, el crecimiento de las redes locales de colaboración para la innovación parece haber mantenido a flote al sistema durante los años posteriores a la crisis financiera, en los que la caída del gasto empresarial en I+D en la región amenazaba con provocar un importante retroceso en la actividad innovadora de las empresas. La comunidad autónoma de Galicia genera algo más del 5% del PIB español. Su renta por habitante es inferior a la media nacional, y el crecimiento de su PIB real en el periodo 2002-2019 es similar al de la cifra nacional (aproximadamente 20%). No obstante, es una de las autonomías con mayor crecimiento en la productividad en la última década. Desde el punto de vista de las actividades de innovación, Galicia es una región de desempeño moderado dentro de la UE (Comisión Europea, 2021). Ocupa el séptimo lugar por volumen de gasto en innovación entre las regiones de España, y el sexto por número de empresas innovadoras. Su perfil innovador está influido, como es natural, por su especialización productiva en actividades industriales de intensidad tecnológica media , en sectores como la alimentación, la industria automotriz y naval, la metalurgia, el suministro de electricidad, la fabricación de maquinaria y equipo, y, más recientemente, el sector de la confección. De manera similar, la innovación de las empresas de servicios se realiza mayoritariamente en sectores no-intensivos en el uso de conocimiento. Su gasto en I+D es relativamente bajo (0,97% del PIB), en comparación con la media nacional (1,25%) y la media europea (2,19%). Una de las principales consecuencias de la crisis financiera ha sido sin duda la drástica disminución del gasto empresarial en innovación. En la Figura R2, puede verse cómo este gasto, como porcentaje de la cifra de negocio de las empresas de la región, casi en un 40% en el periodo 2005-2019.

Figura R1. Productividad, 2008-2019 (producto real por hora trabajada; variación porcentual)

Extremadura Galicia País Vasco

19,45

14,91

12,63

Madrid Aragón Asturias Castilla-La Mancha

12,01

11,76

11,48

10,88

C. Valenciana Total Nacional Navarra Murcia Cataluña Castilla y León

10,08

9,53

8,80

8,57

8,56

7,73

Andalucía Cantabria La Rioja Canarias Illes Balears

7,02

7,01

6,98

1,63

-1,58

-5

0

5

10

15

20

25

Fuente: Elaboración propia con datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

En relación con el promedio de la UE, el gasto gallego en I+D parece inclinarse más hacia las universidades y centros públicos de investigación, que hacia la actividad de empresas innovadoras. Este dato es consistente con trabajos anteriores que identifican a Galicia con un enfoque más académico de la innovación, en comparación con otras autonomías como el País Vasco, en donde predomina un enfoque más empresarial (Sanz-Menéndez & Cruz-Castro, 2005; Borras & Jordana, 2016). Sin embargo, como mostraremos más adelante, otros indicadores de la actividad innovadora muestran cambios significativos recientes en la región que deberían llevarnos a repensar esa categorización.

8

RESUMEN EJECUTIVO

Figura R2. Intensidad innovadora de las empresas, 2005-2019

Galicia España

1,3

1,2

1,1

1,0

0,9

0,8

0,7

0,6

Fuente: Elaboración propia con datos de la Encuesta Nacional de Innovación (INE). Nota: Intensidad innovadora de la empresa = (Gasto actividades innovadoras/cifra de negocios) x 100.

El sistema gallego de innovación ha recibido un creciente interés de parte de los expertos en política de innovación 1 . En dos décadas, la política de innovación en Galicia pasó de una concepción relativamente simple del proceso de innovación, concentrada básicamente en la I+D universitaria, a un enfoque más complejo e informado del proceso de innovación. Esta dinámica de cambio se compone no sólo de adaptaciones de políticas exitosas en otras regiones (incluyendo las directrices europeas de la estrategia regional de investigación e innovación para la especialización inteligente, RIS3), sino también de medidas e instrumentos singulares y, en su momento, pioneros en la política de innovación en España, como es el caso de la compra pública innovadora (González-López, 2019; Uyarra, et al., 2020). Pero, sin duda, uno de los mayores logros de estos cambios en la política gallega de innovación es el impulso de la visión sistémica del proceso de innovación y, de la mano de este enfoque, el

fomento a la innovación abierta en las empresas. Tomando como indicador de este proceso de “apertura” el porcentaje de PYMEs que colaboran con otros agentes para realizar proyectos innovadores (Figura R3), podemos ver que en el periodo 2004-2016 Galicia pasó de estar entre el 25% de regiones con PYMEs menos colaborativas de la UE, a formar parte del 50% de regiones más abiertas. Aunque su posición relativa dentro de Europa ha caído en años recientes, Galicia ha logrado consolidarse como la segunda región de España con mayor proporción de PYMEs colaborando con otros agentes en proyectos de innovación, sólo por debajo del País Vasco.

1. De acuerdo con la información de la Web of Science, Galicia se ha sumado en los últimos cinco años al grupo de regiones españolas que tradicionalmente reciben la atención de la comunidad científica en el tema de política de innovación, junto con Andalucía, Cataluña, Madrid, País Vasco y Valencia.

9

LA INNOVACIÓN ABIERTA EN GALICIA

Figura R3 . Porcentaje de PYMEs colaborando con otros socios en proyectos de innovación (Posición relativa dentro de las regiones de la UE. 1ª posición=1)

País Vasco Galicia Madrid Cataluña

1,00

0,80

0,60

0,40

0,20

0,00

Fuente: Elaboración propia con datos del Regional Innovation Scoreboard (Comisión Europea, 2021).

Nota: Debido a que el número de regiones con información disponible varía cada año, las posiciones relativas dentro del UE han sido calculadas mediante la siguiente fórmula:

x t = 1 - (

Posición de la región t ) Núm de regiones t

De esta forma, la primera posición será un valor muy cercano al uno, y la última será igual a cero.

Esta creciente formación de redes de colaboración en Galicia explica su estrategia de innovación. De acuerdo con la Encuesta Nacional de Innovación (INE, 2019), mientras que cerca de la tercera parte de las empresas que realizan innovaciones de producto en Galicia lo hacen en colaboración con otros agentes, esta proporción se reduce a la cuarta parte en Madrid, y a la quinta parte en Cataluña (INE, 2019). Dentro de este periodo de cambio, resulta particularmente importante el creciente rol de la colaboración de las empresas gallegas con los centros tecnológicos. Quizá el mejor exponente de este crecimiento sea el Centro Tecnológico de Automoción de Galicia (CTAG), cuyo volumen de facturación de servicios tecnológicos paso de los tres millones de euros en 2004, a más de treinta

millones en 2018. Para contextualizar la dimensión de este volumen de actividad, es importante notar que esta cantidad equivale al 60% de la facturación de Tecnalia, el principal referente de centros tecnológicos en España. Actualmente, la venta de servicios de los centros tecnológicos gallegos, agrupados en la Alianza Tecnológica Intersectorial de Galicia (ATIGA), representa cerca del 30% de la venta de servicios de la Federación Española de Centros Tecnológicos (Fedit), del que los centros de ATIGA forman parte, y equivale al 50% de la facturación del conglomerado de centros tecnológicos del País Vasco, integrados en Tecnalia e IK4. La creciente colaboración con otros agentes y la posibilidad de externalizar actividades tecnológicas ha permitido que, pese al bajo nivel de gasto

10

RESUMEN EJECUTIVO

empresarial en innovación (como porcentaje de la cifra de negocio), una gran cantidad de empresas pueda realizar actividades innovadoras. De acuerdo con los datos de la Encuesta de Innovación (INE, 2019), el porcentaje de empresas que realizan actividades de innovación en Galicia está por encima de la media nacional. Como se muestra en la Figura R4, Galicia ocupa una posición intermedia dentro de España en lo que respecta a la intensidad innovadora de sus

empresas (es decir, el porcentaje que representa el gasto en innovación dentro de la cifra de negocio) y la propensión a innovar (es decir, porcentaje de empresas que han introducido una innovación de producto o proceso). Respecto de la posición de España, en el centro de la Figura R4, podemos encontrar tres grupos de autonomías. Un primer grupo con baja intensidad innovadora y baja propensión a innovar (Andalucía, Baleares, Canarias, Cantabria, Castilla-La Mancha

Figura R4. Intensidad innovadora, propensión a innovar y rentabilidad de la innovación

28

País Vasco

Aragón

Cataluña

24

La Rioja

Valencia

Madrid

Galicia

Navarra

España

20

Murcia

Asturias

Cantabria

Galicia (2005)

Andalucía Castilla-La Mancha

Castilla y León

16

Canarias

Illes Balears

Extremadura

12

0,0

0,5

1,0

1,5

2,0

Intensidad innovadora

Fuente: Elaboración propia con datos de la Encuesta Nacional de Innovación (INE), 2019. Nota: El tamaño de las esferas en el gráfico mide la rentabilidad de la innovación, calculado mediante la ratio entre ventas de productos nuevos y gasto en innovación. La propensión a innovar (eje vertical) es el porcentaje de empresas que han introducido una innovación de producto o proceso. La intensidad innovadora (eje horizontal) es el porcentaje que representa el gasto empresarial en innovación dentro de la cifra de negocio. La posición de Galicia en el año 2005 ha sido simulada, considerando su posición relativa respecto del total nacional en el año 2005. Así, por ejemplo, aunque la intensidad innovadora de Galicia en 2005 era 1.18, esta cifra era 42.2% mayor que el promedio de España en ese año, de manera que en la figura se le asigna el valor de 1.5, que corresponde un valor 42.2% mayor que el de España en 2019. De esta misma forma se asignan los valores de la propensión a innovar y la rentabilidad de la innovación de Galicia en 2005.

11

LA INNOVACIÓN ABIERTA EN GALICIA

y Extremadura). Dentro de este grupo sólo destaca Cantabria, Extremadura y Castilla-La Mancha, por la rentabilidad de su inversión en innovación. No obstante, su gasto conjunto en innovación empresarial representa el 2,8% del gasto nacional 2 . Un segundo grupo, en el que observamos una baja intensidad innovadora, pero una propensión a innovar similar o superior al promedio nacional (Aragón, Asturias, Galicia, Madrid, Murcia y La Rioja). En este grupo, destaca Madrid por su tamaño (16,3% del gasto nacional en innovación empresarial), Aragón por su propensión a innovar (sólo comparable con Cataluña y País Vasco), y Galicia por su alta rentabilidad en el gasto en actividades innovadoras. Finalmente, encontramos un tercer grupo de autonomías una alta intensidad innovadora (Castilla y León, Cataluña, Comunidad Valenciana, Navarra y País Vasco), en la que destacan el País Vasco por su alta intensidad innovadora, y Castilla y León por su baja propensión a innovar. Puede verse en las Figura R4 (y en la Figura R2), que la intensidad innovadora de las empresas en Galicia sufrió una importante caída (en relación con la actividad nacional) en el periodo 2005-2019. No obstante, los resultados de las actividades de innovación no parecen haber sufrido la misma suerte, ya que tanto la propensión a innovar, como rentabilidad del gasto en innovación, aumentaron en este periodo. Uno de los objetivos de este trabajo es mostrar qué factores pueden estar detrás de este fenómeno. También resulta interesante clasificar a las comunidades autónomas españolas con base en la posición de Galicia en la Figura R4:

• Comunidades con una intensidad innovadora y una propensión a innovar menor que Galicia (Castilla-La Mancha, Cantabria, Illes Balears, Canarias y Extremadura) • Comunidades con una intensidad innovadora mayor que Galicia, pero con una propensión a innovar menor (Murcia, Asturias, Castilla y León y Andalucía) • Comunidades con una intensidad innovadora y una propensión a innovar mayores que Galicia, pero con una rentabilidad del gasto en innovación menor (País Vasco, Aragón, Cataluña, Valencia, La Rioja, Madrid y Navarra) Estas reflexiones permiten ver a Galicia como una de las regiones más eficientes en España, desde el punto de vista de la relación gasto-resultados. Todo esto pese al hecho de que, desde el punto de vista del gasto en innovación empresarial, Galicia ha sido una de las autonomías que más han sufrido la crisis económica. Durante el periodo 2005-2018, el gasto empresarial en I+D (como porcentaje del PIB) cayó cerca de un 15%, mientras que esta cifra fue relativamente estable para el conjunto de la economía española durante ese mismo periodo. Esta caída es aún más dramática si nos concentramos en la intensidad innovadora (es decir, el gasto empresarial de innovación como porcentaje de la cifra de negocio) de las empresas gallegas, que descendió casi un 40%. Esta importante caída en el gasto empresarial de innovación, acompañada del significativo aumento de la actividad de colaboración para proyectos innovadoras, convierte a Galicia en muy interesante caso de estudio. La evidencia empírica muestra que -aunque las regiones con más gasto en innovación empresarial y más redes de colaboración para la innovación son más innovadoras que el resto- las regiones con menor gasto en innovación, pero con amplias redes de innovación, son al menos tan innovadoras como aquellas con un alto gasto y escasa formación de redes. Esto sugiere la posibilidad de una relación

2. La alta rentabilidad del gasto en innovación de Cantabria es, desde el punto de vista estadístico, un dato atípico. Su reducido número de empresas innovadoras (menos del 1% del total de empresas innovadoras en España, mientras que Galicia concentra más del 5%) y su baja propensión a innovar (la más baja de España, junto con Baleares, Canarias y Extremadura), muestran que este desempeño se debe a los resultados de muy pocos agentes.

12

RESUMEN EJECUTIVO

Figura R5. Gasto en I+D e innovación abierta en la UE

1,0

0,8

0,6

País Vasco

Madrid

Cataluña

0,4

Galicia (2004)

Galicia

0,2

0,0

0,0

0,2

0,4

0,6

0,8

1,0

PYMEs colaborando

Fuente: Elaboración propia con datos del Regional Innovation Scoreboard (Comisión Europea, 2019). Nota: El Gasto en I+D empresarial se mide como porcentaje del PIB regional. Las PYMEs colaborando son el porcentaje de PYMEs que colaboran con otros socios en proyectos de innovación. Los datos han sido normalizados, de manera que los valores están contenidos en el intervalo entre 0 y 1. La línea punteada horizontal separa a las regiones europeas, de manera que por encima de esta línea está 50% con mayor gasto empresarial en I+D. De la misma forma, la línea vertical separa al 50% de regiones con mayor proporción de PYMEs colaborativas. La posición de Galicia en el año 2004 en el gráfico ha sido simulada, utilizando su posición relativa para estas dos variables dentro de las regiones de la UE en ese año.

de sustitución entre gasto y colaboración, desde el punto de vista de los resultados de la innovación. En este trabajo sostenemos que la transformación del sistema de innovación de Galicia le han colocado en este grupo de regiones innovadoras (caracterizado por un bajo gasto en innovación empresarial e intensivo en la formación de redes de innovación), junto con regiones como Leipzig, Brandeburgo, Alsacia, Alentejo, Yorkshire, Gales, Drente o Utrecht, entre otras.

de vista de la estrategia de innovación de las empresas. Ahí dividimos a las regiones de la UE en cuatro grupos. En el primero de ellos, donde se encuentran todas las regiones de España con excepción de Cataluña, Galicia, Madrid, Navarra, País Vasco y La Rioja (y donde encontraba Galicia en el año 2004 3 ) tenemos a aquellas regiones que

3. Aunque todos los datos de la figura son del año 2019, hemos incluido en el gráfico la posición de Galicia en el año 2004 para facilitar la exposición de nuestros argumentos. Esta posición ha sido simulada utilizando su posición relativa para estas dos variables, dentro de las regiones de la UE en el año 2004.

En la Figura R5, nos concentramos en el salto de Galicia entre 2005-2016 desde el punto

13

LA INNOVACIÓN ABIERTA EN GALICIA

el resto de las regiones europeas parecen estar moviéndose más rápidamente hacia estrategias más abiertas de innovación. Pese a que, como señalamos antes (y como se observa en la Figura R5), Galicia sufrió una importante caída en el gasto empresarial de innovación, el crecimiento de sus redes de colaboración le ha llevado hacia un nuevo modelo de innovación intensivo en la estrategia de innovación abierta. Esta trayectoria está muy relacionada con la política de innovación regional, que ha tenido un papel contracíclico, aumentando su presupuesto ante la caída drástica de la financiación pública en España (Figura R6), y priorizando los instrumentos de política relacionados con la innovación abierta 5 . Aunque estos cambios apuntan a un buen rumbo del sistema gallego de innovación, los resultados muestran que existe mucho espacio para la mejora. De acuerdo con el último Regional Innovation Scoreboard (Comisión Europea, 2021), Galicia está aún en el 25% de regiones menos innovadoras de Europa. En este sentido, la identificación de los factores de éxito es clave para definir el rumbo de cara al futuro. Ese es el objetivo de esta investigación.

se encuentran entre el 50% de regiones con menor gasto empresarial en I+D (como porcentaje del PIB) y, simultáneamente, entre el 50% de regiones con menor porcentaje de PYMEs colaborando con otros agentes en proyectos de innovación. En el grupo opuesto, donde se ubica el País Vasco, tenemos a las regiones con mayor gasto y mayor propensión a la colaboración. Un siguiente grupo, donde se encuentran Cataluña y Madrid, es el que tiene a las regiones con un alto gasto, pero una baja propensión a la colaboración. Y, finalmente, tenemos el grupo donde se encuentra actualmente Galicia, al que pertenecen las regiones con un gasto relativamente bajo, pero con una alta proporción de PYMEs colaborativas. Por supuesto, el grupo en el que se encuentra el País Vasco es el que concentra a las regiones con mayor proporción de PYMEs innovadoras, mientras que su opuesto (es decir, el de las regiones con menor gasto y menor colaboración) muestra la menor propensión a innovar de la UE 4 . Lo realmente interesante es que el grupo en el que se encuentra Galicia es, en promedio, al menos tan innovador como el grupo en que se encuentran Cataluña y Madrid. No obstante, como se muestra en la Figura R3, Galicia tiene aún el reto de consolidar esta posición dado que

4. Las diferencias en la propensión a innovar de cada uno de los cuatro grupos de la Figura R3 se muestran en la Figura 17 de este informe. 5. En el periodo 2008-2017, del total presupuestado por la Xunta de Galicia para investigación, desarrollo e innovación, se ejecutó el 78%. En ese mismo periodo, esta cifra fue del 83% para el total de CCAA en España.

14

RESUMEN EJECUTIVO

Figura R6. Presupuesto general y autonómico en I+D+i (millones de euros)

200

13.000

Xunta de Galicia España

175

11.000

150

9.000

125

7.000

100

5.000

Fuente: Xunta de Galicia y Presupuestos Generales del Estado.

15

INTRO DUC CIÓN 01

En un artículo muy reciente del periódico La Voz de Galicia, el autor sugiere una visión de Galicia que aún parece formar parte del inconsciente colectivo: Si uno se deja llevar por los tópicos, se diría que Galicia es una tierra conservadora donde los cambios son mirados con recelo. Si a esto le sumamos el peso del sector primario, históricamente relacionado con la falta de desarrollo industrial, podríamos concluir que las empresas radicadas aquí no asumen los riesgos necesarios para innovar 6 .

6. Perez, R. (07 de marzo de2021). Galicia, ¿tierra de innovación? La Voz de Galicia

17

Page 1 Page 2 Page 3 Page 4 Page 5 Page 6 Page 7 Page 8 Page 9 Page 10 Page 11 Page 12 Page 13 Page 14 Page 15 Page 16 Page 17 Page 18 Page 19 Page 20 Page 21 Page 22 Page 23 Page 24 Page 25 Page 26 Page 27 Page 28 Page 29 Page 30 Page 31 Page 32 Page 33 Page 34 Page 35 Page 36 Page 37 Page 38 Page 39 Page 40 Page 41 Page 42 Page 43 Page 44 Page 45 Page 46 Page 47 Page 48 Page 49 Page 50 Page 51 Page 52 Page 53 Page 54 Page 55 Page 56 Page 57 Page 58 Page 59 Page 60 Page 61 Page 62 Page 63 Page 64 Page 65 Page 66 Page 67 Page 68 Page 69 Page 70 Page 71 Page 72

Made with FlippingBook - Online Brochure Maker