Diccionario enciclopédico de psicoanálisis de la API

Volver a la tabla de contenido

representaciones lógicas de la conciencia. Freud señala que los procesos irracionales “son los procesos primarios, los cuales surgen siempre que las representaciones son abandonadas por la carga preconsciente, quedando entregadas a sí mismas y pudiendo realizarse con la energía no coartada de lo inconsciente, que aspira a una derivación” (ibíd. p. 605). Por esta razón, el proceso primario es un modo de funcionamiento de la vida psíquica liberado, que no se somete a las inhibiciones del pensamiento consciente. El proceso primario debe ser entendido como un principio organizador, que existe en la vida adulta normal, como una alternativa a la organización lógica y verbal dominante de los procesos secundarios y a su lenguaje simbólico y comunicativo. Una característica importante del proceso primario es la tolerancia a la ambigüedad y la contradicción. Otra es su aspecto alucinatorio, de satisfacción de los deseos, como un acto perceptivo en el presente (1912a). Así entendido, el proceso primario es un proceso cognitivo que, a su vez, difiere sustancialmente de la definición de cognición establecida por la psicología cognitiva. Fue, sin embargo, en sus textos metapsicológicos que Freud (1915 a, b, c) sistematizó el concepto de inconsciente en su dimensión económica, dinámica y topográfica. En “Los instintos y sus destinos” (Freud, 1915a), Freud define los instintos como un concepto fronterizo entre el reino físico y el mental. En “La represión” (Freud, 1915b), Freud distingue entre la represión primaria , que significa que “el representante psíquico (representante ideativo) de la pulsión ve negada su entrada a la conciencia” (Freud, 1915b, p. 148), y la “ represión propiamente dicha ”, la “ represión posterior ”. La obra, “Lo inconsciente” (1915c), representa la culminación de su teoría topográfica. Freud primero revisa la conceptualización de un inconsciente dinámico entendido como el ejecutor de una fuerza contraria al acto de la represión . Prosigue a demostrar la existencia del inconsciente mediante sus derivados: los actos fallidos, síntomas y sueños; y señala que sentir, pensar, recordar y hacer también se hallan, en parte, bajo el influjo del inconsciente. Freud hace una distinción entre los actos latentes , los cuales son temporales y sólo inconscientes de forma descriptiva , pero que pueden llegar a la conciencia si se conectan con una palabra, y los procesos y contenidos reprimidos , los cuales son siempre inconscientes y se mantienen de forma dinámica fuera de la conciencia (es decir, los correspondientes al inconsciente dinámico ). No existe “una de dos” en el inconsciente; el proceso primario y sus atributos –el telescopaje, el desplazamiento y la condensación – operan en el inconsciente como lo hicieron anteriormente en el “proceso onírico” quince años atrás. Freud postula la presencia de dos sistemas de censura: uno entre los sistemas Icc. y Prcc. que, bajo ciertas circunstancias, puede sortearse, y uno entre los sistemas Prcc. y Cc. Las emociones, los sentimientos y los afectos quedan excluidos del Icc. Se dice que un afecto ha sido “inconsciente” sólo después de haberse restaurado la conexión entre la idea reprimida y la emoción.

172

Made with FlippingBook - Online magazine maker