Diccionario enciclopédico de psicoanálisis de la API

Volver a la tabla de contenido

inconsciente dinámico freudiano de lo reprimido. Es más parecido a las capas profundas del ello freudiano , algo que surge, no estructurado, que aún no está formado. Si se puede hablar de “elementos” en el dominio de O, podría decirse que estos equivalen a perturbaciones sensoriales o turbulencias que todavía no son psíquicas ( son “prepsíquicas o “protopsíquicas” ). Bion nunca designó el contenido de O, sino que describió los fenómenos prepsíquicos y protomentales , que llamó elementos Beta , como elementos inadecuados que no pueden ser pensados o reflexionados, a menos que – o hasta que – sean transformados mediante una especie de “trabajo psíquico ensoñador”. Atribuyó el nombre de “ función alfa ” a esta actividad y afirmó que la función alfa era fundamental para el proceso continuado, de 24 horas, que creaba los “ pensamientos de ensoñación ” construidos a partir de los “ elementos alfa ”. Se da por sentado que estos últimos son los pilares del pensamiento, la actividad de pensar y la organización psíquica. Una vez creados, los elementos alfa se emplean para establecer una barrera de contacto que, a su vez, es esencial para el procesamiento (mentalización) de la experiencia, la delimitación del espacio psíquico, la creación de un continente para los pensamientos y la división topográfica de los contenidos de la mente entre los sistemas Icc. y Prcc.-Cc. Puesto que los elementos beta son estímulos sensoriales que todavía no han adquirido un significado , son distintos del concepto de “representaciones” de Freud. Si bien estos últimos pueden ser conscientes o inconscientes, los elementos beta se ubican más allá de la conciencia – o, mejor dicho, antes de ella – puesto que no son psíquicos, pero “ existen ” o se registran en un plano somático o neurobiológico (los órganos sensoriales y el cerebro son parte de este plano). Esta formulación puede vincularse con el modelo del arco neuronal de Freud, como describe en su “Proyecto de una psicología científica”. Es importante advertir que los elementos beta son inconscientes porque todavía no son psíquicos , no porque hayan sufrido una represión o alteración defensiva exigida por un conflicto con el superyó o por la angustia producida por su contenido y significado anhelante o aterrador. Una vez que los elementos beta se transforman en elementos alfa – es decir, una vez se han hecho psíquicos – pueden conseguir una saturación de significado, es decir, adquirir una condición simbólica , conectarse a otros elementos mentales para formar fragmentos narrativos y cadenas asociativas, etc. Es entonces cuando adquieren la condición de representaciones y pueden emplearse para formar pensamientos e ideas que pueden llevarse a la conciencia o reprimirse en el inconsciente por la angustia que despiertan. Así pues, la teoría de los elementos beta y la función alfa de Bion es una metapsicología de la formación, estructuración y desarrollo de la mente. “O” contiene las semillas del futuro desarrollo psíquico que llega a través de procesos que son inicialmente intersubjetivos (ensoñación materna, continente/contenido) y dependen de la presencia de un objeto facilitador , el cual entrega su propia función alfa al paciente o bebé para formar una “pareja pensante” más efectiva. Una vez adquirida la función alfa, ya sea mediante la ayuda de otra mente o la introyección de la función alfa materna y la “pareja pensante”, el proceso continuado de transformación de

192

Made with FlippingBook - Online magazine maker