Diccionario enciclopédico de psicoanálisis de la API

Volver a la tabla de contenido

otras regiones. James Grotstein, reconocido internacionalmente por ser una autoridad en Klein y Bion, amplió sus conceptualizaciones sobre la identificación proyectiva con su concepto de “trans-identificación proyectiva” (Grotstein, 2005, 2008); y Thomas Ogden (1982, 1986, 1989), quien presentó su propia síntesis de Klein, Fairnbairn, Bion y Winnicott, al mismo tiempo que exploraba las estructuras profundas fluidas de la experiencia y el conocimiento (consciente e inconsciente) son los dos ejemplos más notables de esta libertad adaptativa. De hecho, es gracias a estos avances teóricos que muchos analistas norteamericanos valoran los conceptos de identificación proyectiva y/o contención (véase las entradas separadas IDENTIFICACIÓN PROYECTIVA y CONTENCIÓN), aunque sólo sea como un proceso interpersonal de inducción inconsciente. Los kleinianos de América del Norte han intentado emplear la noción de fantasía inconsciente de Klein entendida como una amalgama de representaciones de transacciones anheladas, temidas o imaginadas entre el yo mismo y el objeto que constituye, estructura e informa el mundo interior de cada uno . Se podría calificar justamente de “ punto de vista dramático ” y una añadidura a las premisas clásicas – dinámica , topográfica, económica, genética y estructural – de la metapsicología freudiana. Entendida así, la fantasía inconsciente juega un papel muy importante en la comprensión de conductas, sentimientos y carácter del paciente, cosa que puede llevar a entender la transferencia como una manifestación o externalización de la fantasía inconsciente y el camino real a su comprensión. Son varios, sin embargo, los que muestran reservas en torno a la objeción de Klein a esta idea, ya que puede hacer sentir culpable al paciente de un problema de contratransferencia del analista. La influencia del pensamiento de Bion en América del Norte deriva, en parte, del tiempo que vivió en California durante los últimos años su vida. Allí un grupo de analistas estadounidenses estuvieron directamente expuestos a sus enseñanzas. Además de Grotstein y Ogden, también Harold Boris (1986, 1989), quien llevó las reflexiones de Bion a Boston, fue una fuente de influencia bioniana en toda América del Norte. Se piensa que Bion decidió irse a vivir a América para evadir las tensiones que conlleva el hecho de pertenecer a un grupo, el grupo de Klein de Londres, del cual era un miembro destacado. Como indicó en su trabajo posterior, sentía que la pertenencia a un grupo – y, más aún, la clase de notoriedad que había alcanzado – desata tensiones inevitables que pueden conducir a la conformidad y la inmovilización, en lugar de estimular la creación y el descubrimiento de nuevas ideas. Esta tendencia, así como su debate entre el “místico” (individuo creativo) y el “establecimiento” (el grupo) fue algo que advirtió y combatió toda la vida. La influencia de Bion en América del Norte refleja estas opiniones, sobre todo porque se mostró inflexible ante la idea de crear una escuela “bioniana” o enseñar a la gente a analizar como él hizo. Esto es característico del “Bion tardío”, como lo es su énfasis en la autonomía del analista, su búsqueda y necesidad de ser creativo y hacer frente al cambio, incluso al “cambio catastrófico” que Bion pensaba que se producía durante el desarrollo.

194

Made with FlippingBook - Online magazine maker