Diccionario enciclopédico de psicoanálisis de la API

Volver a la tabla de contenido

En su segundo libro de artículos, escritos a finales de los años cincuenta y principios de los sesenta, “Los procesos de maduración y el ambiente facilitador” (Winnicott, 1965), Winnicott centra su atención sobre los procesos madurativos que deben ser fomentados por un ambiente que facilite su crecimiento. Al comparar su posición con la de Klein, nos damos cuenta de que Winnicott (1960) reconoció la importancia del ambiente en las etapas iniciales del desarrollo como Klein, en tanto que “su trabajo sobre los mecanismos de defensa de la escisión y sobre las proyecciones e introyecciones, etc. es un intento de establecer los efectos del fracaso de la provisión ambiental para el individuo” (p. 50). Sin embargo, para Winnicott, el individuo no puede existir sin un entorno. Mientras que Freud, Klein y Bion desentierran las complejidades de la situación edípica, Winnicott conceptualiza un estado del ser pre -edípico, donde la madre y el bebé inicialmente forman una sola unidad. En lugar de centrarse en el conflicto innato, Winnicott se dedicó a estudiar la privación ambiental . El estado del ser del bebé (pre-edípico) es la preocupación principal de Winnicott. Para él, el desarrollo no se basa en el conflicto y su resolución, sino más bien en el ser y su continuidad. III. F. Los enfoques de la psicología del self (sí mismo), relacional e intersubjetiva En otros modelos psicoanalíticos, sobre todo aquellos basados en el yo mismo y las relaciones objetales, las cuestiones relacionadas con el conflicto tienen un papel menor en la comprensión de la psicopatología y en la realización de un tratamiento psicoanalítico (Busch, 2005; Canestri, 2005; Smith, 2005). En este modelo, en lugar del conflicto, lo que se tiene en cuenta para explicar las psicopatologías graves es un déficit relacionado con las primeras etapas indiferenciadas del desarrollo. Los desarrollos de la psicología del sí mismo y de la post-psicología del sí mismo (Kohut, 1977; Ornstein & Ornstein, 2005), así como las escuelas relacionales e intersubjetivas (Harris, 2005), cuestionan la centralidad del conflicto intrapsíquico inconsciente. Por el contrario, atribuyen psicopatologías severas al déficit psíquico , ampliando con ello los orígenes de la psicopatología a las etapas del desarrollo en que todavía no se ha establecido la diferenciación entre la autorrepresentación y la representación del objeto. Por lo tanto, la diferenciación de las tres estructuras psíquicas en las que se desarrolla el conflicto (el ello, el yo y el superyó) también se vuelve defectuosa. Según este enfoque, las necesidades que entran en juego en el proceso patológico se refieren principalmente a las fallas del desarrollo: el sufrimiento traumático, las pérdidas y, en general, la ausencia de un objeto emocionalmente sensible que deterioran el desarrollo de la estructura del yo. Este resultado va mucho más allá de los impedimentos derivados de las pulsiones libidinales y agresivas.

43

Made with FlippingBook - Online magazine maker