El Abogado Amigo Julio de 2019

Aproveche al máximo su parrilla este verano

EL GUARDIAN QUE NO DEJARIA DE VIGILAR

3 ALIMENTOS HECHOS PARA ASAR

Durante el verano, la parrilla del patio se convierte en el lugar para estar. Es el mejor sitio para compartir carne asada y recuerdos. Pero al asar este verano, ¿por qué no da un paso fuera de su “zona de confort de carne”? Ya sea que prefiera el gas o el carbón, casi cualquier parrilla del patio se puede transformar en un horno multiuso para altas temperaturas. ¡Prepárese para poner en marcha algunos de sus alimentos favoritos! Aquí hay tres alimentos que son excelentes para asar. Pizza: Hacer su propia pizza en casa es increíblemente fácil. Puede hacer su propia masa, o comprarla en la tienda de comestibles. Extiéndala, agregue todas sus coberturas favoritas, y luego tírela a la parrilla. ¡Solo asegúrese de que su pizza quepa en la parrilla, antes que nada! Es posible que necesite hacer pizzas personales más pequeñas, si tiene una parrilla no es grande. Consejo profesional: Cuanto más caliente pueda obtener que esté la parrilla, mejor. A 500-600 grados F, puede llevar solo unos minutos cocinar la pizza por completo, así que no salga de la parrilla. Este es el mejor momento para usar una piedra de pizza (si tiene una) para asegurar una corteza marrón dorada, pero puede colocar la pizza directamente sobre la parrilla. Pan: No hay nada como hacer su propio pan artesanal en casa, y puede hacerlo directamente en la parrilla. Puede crear sus propios panes planos, rollos, o bien panes completos, con casi cualquier receta de pan. Todo se reduce a tiempo y control de temperatura. 500 grados F tiende a ser una apuesta segura. Si hace demasiado calor, cocinará demasiado en la parte exterior, mientras que el interior permanecerá crudo. Salsa: Puede aumentar el sabor de cualquier salsa

ODIN ESTÁ A LA ALTURA DE SU NOMBRE LEGENDARIO

En medio de la devastación de los incendios forestales que arrasaron California en el otoño de 2017, surgieron algunas historias de acciones heroicas, para dar esperanza a la gente. Una de esas historias fue la de Odin, un leal perro guardián de los Grandes Pirineos. Junto con su hermana, Tessa, y ocho cabras rescatadas, Odin es parte de la familia Hendels. Fue a mediados de octubre cuando los Hendels se despertaron, percibiendo olor a humo, un feroz cielo anaranjado, y sonidos de destrucción: advertencias de urgencia de la Madre Naturaleza. Reuniendo a todos, lo más rápido que pudieron, los Hendels metieron a sus familiares humanos y a Tessa en el auto, pero Odin, sentada con orgullo junto a las ocho cabras, se negó a entrar. Por más que insistieron, los Hendels no pudieron hacer que fuera con ellos, y no había suficiente espacio en el carro para las ocho cabras. Con la tormenta de fuego que se acercaba rápidamente y el riesgo de perder aún más miembros de la familia aumentando a cada minuto que pasaba, los Hendels tomaron la desgarradora decisión de irse, dejando a Odin y a las cabras, detrás. La familia logró ponerse a salvo con Tessa a cuestas, aliviada de estar juntos, pero con el corazón roto por el hecho de que Odin y las cabras no estuvieran con ellos. Después de varios días agonizantes, finalmente fue lo suficientemente seguro como para que regresaran a casa y pudieran observar la destrucción. ¿Qué encontraron los Hendels? Las cenizas, los escombros, su granero y su casa se incendiaron, y a Odín. Ahí estaba él, aún cuidando a sus ocho cabras y un pequeño ciervo que había buscado refugio con el valiente canino. Débil, quemado y cojeando, pero sin embargo firme, Odín nunca abandonó a sus cabras, incluso cuando el fuego rugía alrededor de ellas. Odin movió la cola al ver a su familia, feliz de ver que también ellos estaban a salvo. El Rescate de Vida Silvestre del Condado de Sonoma y el Santuario de Animales de Goatlandia proporcionaron refugio temporal para las cabras y las crías, mientras que los Hendels reconstruyeron su establo. Odin recibió toda la atención que necesitaba, junto con mucho amor y golosinas. Hoy, Odin y sus cabras están de vuelta con su familia, reconstruyendo sus vidas después de este devastador incendio forestal. Pero los Hendels, y cualquiera que haya escuchado esta historia, no olvidará la valentía de su increíble cachorro.

casera al asar primero cada ingrediente que desee en su salsa, como tomates, jalapeño, cebolla o ajo. Esto incluye la salsa con frutas, como mangos o duraznos. Permita que cada ingrediente obtenga un carbón ligero, pero asegúrese de quitar la piel carbonizada de los tomates después de asarlos. Dejárselo, puede resultar que le de un sabor quemado en lugar de uno ahumado.

2 www.ElAbogadoAmigo.com

elabogadoamigo.com

Made with FlippingBook - Online magazine maker