GAInjuryAdvocates_NEWS_SPANISH_APR2019

Accidentes De Auto T R I B U N E

Abril de 2019

Reconocer una experiencia de aprendizaje ¿QUÉ SIGNIFICA FALLAR?

H ace unas semanas, estaba hablando con una joven que trabajaba en la firma, pero que ahora está entrenando para convertirse en policía. Nos mantenemos en contacto y soy una especie de mentor para ella. Recientemente, solicitó un puesto en el departamento del sheriff, y parte de la solicitud implica una prueba de agilidad que incluye cargar un peso de 50 libras y escalar una pared de seis pies. Para aprobar, hay que terminar dentro de los dos minutos y treinta segundos. Ella llegó alrededor de los tres minutos, fallando la prueba. “No utilice la palabra fallar”, le dije cuando me llamó para dar la mala noticia. “No falló; Aprendió. La mayoría de las personas nunca pueden superar ese muro, pero lo hizo. Sabe que puede hacerlo. Ahora puede practicar, entrenar y mejorar para la próxima vez”. Me gustaría pensar que mi consejo la ayudó. Es una buena persona y sé que será una gran policía. Antes de que cortáramos el teléfono, ella dijo: “Eso es lo bueno de hablar contigo, Ramiro. Nunca parece estar deprimido”. Es un buen cumplido, pero la verdad es que a veces me deprimo, como todos los demás. Pero no me quedo allí. Miro a mi alrededor, encuentro una razón por la que mi vida es bastante buena, y miro hacia el futuro, a lo que necesito hacer a continuación. No importa lo que me derriba, sé cómo volver a subir.

Decidí que tenía que trabajar aún más para superar la dificultad, pero Compact tenía una regla en contra de trabajar más de 60 horas en una semana. Rompí esa regla tantas veces, que un supervisor comenzó a acompañarme fuera del edificio cada vez que llegaba a las 60 horas. Entonces, tuve la brillante idea de comenzar a trabajar para otra empresa como contratista, para obtener esas horas adicionales. Esta nueva compañía también me puso a trabajar en Compact, pero en una división diferente. Pude trabajar 60 horas en una división, y 20 a 30 horas adicionales en la otra. Sí, esto fue agotador. En un momento llegué a casa, me arrodillé para quitarme las botas y me quedé dormido junto a la puerta principal. No me desperté hasta la mañana siguiente. Pero valió la pena. Finalmente pude ahorrar suficiente dinero para tomar la clase que me ayudó a aprobar el LSAT e ingresar a la escuela de leyes. Ha habido innumerables ocasiones en mi vida en las que podría haberme dado por vencido después de “fallar”, como cuando no podía pagar la clase LSAT o cuando luché por ahorrar el dinero suficiente. Pero en cambio, observé la situación, descubrí lo que tenía que hacer y trabajé duro. Superar el fracaso no es fácil, pero siempre diré que vale la pena.

la experiencia y lo vuelvan a intentar. Toda mi vida ha sido una serie de experiencias de aprendizaje. Cuando quise ingresar en la escuela de leyes, aprendí lo que necesitaba para aprobar un examen llamado LSAT. Esta es una prueba increíblemente difícil, y si quería tener alguna esperanza de pasar, necesitaba tomar una clase solo para prepararme. Cuando lo miré, descubrí que esta clase era bastante cara, especialmente para alguien como yo que estaba pagando mi propio camino en la escuela. La única forma en que iba a pagar esa clase y aprobar el LSAT, era trabajando horas extras y ahorrando. En ese momento, estaba trabajando como contratista para Compact Computers. Comencé a trabajar horas extras, pero cada vez que me acercaba a tener suficiente para el examen, algo surgía. Mi auto se averiaba o aparecía una gran cuenta.

–Ramiro Rodriguez, Jr. El Abogado Ramiro (El Abogado Amigo) y su equipo hablan español

Les he dicho a mis hijos que el fracaso está bien, siempre y cuando aprendan algo de

1

(770) 233-7400

gainjuryadvocates.com

Made with FlippingBook Online newsletter