el-dolor-en-los-adultos

Joey sólo tenía 18 años cuando fue asesinado. La persona culpable había estado consumiendo drogas, se subió a la acera, atropelló a Joey y se voló del lugar de los hechos pero fue arrestado posteriormente. Joey iba caminando del trabajo a su casa y solo le faltaban dos cuadras para llegar. Después del accidente pasé por muchas etapas emocionales. Lo que quiero que otras personas sepan es que no puedes rendirte; tienes que ser fuerte. Si tu amor es fuerte, ve tan lejos como ese amor te lleve para que puedas sobrevivir. Yo me involucré con MADD y comencé a asistir a un grupo de apoyo para ayudar a mis hijas. Me mantuve ocupado después del accidente. Me involucré y logré que se sancionara una ley a nombre de Joey. Esto fue lo que más me ayudó. Recuerda que cada persona es diferente y tienes que encontrar lo que funciona para ti para que puedas superar cada día.

Joey, el hijo de Jesse, era el menor de 5 hijos que Jesse crió como padre soltero. Joey quería prestar el servicio militar como su padre y eventualmente convertirse en policía.

Índice

Duelo traumático La conducción bajo la influencia de sustancias Conducir drogado Chocar y huir El duelo y las diferencias de género Enfrentando el duelo traumático Duelo Eventos desencadenantes/Feriados Encontrando maneras de afrontar Complicaciones del duelo traumático La culpa del sobreviviente Componentes únicos del duelo en los hombres Componentes únicos del duelo en las mujeres

2 3 3 4

5 6 8 9 9 10 11 13 13 13 14 14 14 15 15 16 16 17 18 19 19 21 22 22 23 24 26 27 27 29 30 30

La culpa del sobreviviente en general La culpa de los padres sobrevivientes La culpa del sobreviviente con incidente específico Culpa realista vs. poco realista Buscando ayuda para superar la culpa del sobreviviente

Trastorno por estrés postraumático ( PTSD ) Tratamiento para el PTSD La muerte de un hijo La muerte de un hijo único Duelo por la muerte de un hijastro

Complicaciones en las relaciones en familias compuestas

Afrontando la muerte de un hijo La muerte de un nieto Los abuelos como padres Afrontando la muerte de un nieto La pena por la muerte de un hermano o hermana Cambios en la familia Muerte del padre o de la madre La muerte del cónyuge

Perdiendo a su mejor amigo(a)/pareja El duelo por la muerte de un amigo La reacción de la familia Afrontando la muerte en el trabajo Cuando su ser querido era quien conducía bajo la influencia de sustancias Cómo ayudar a otros afectados por una muerte traumática Brinde ayuda comprensivamente Consejos para brindar soporte continuo Conclusiones

31

32 34 35 32

Duelo traumático

El duelo no es un evento, sino un proceso de experimentar los efectos de una muerte u otra pérdida. Es algo que todas las personas experimentan en algún momento de sus vidas. El duelo traumático es diferente y aún más difícil. Cuando alguien es asesinado repentina y violentamente, las reacciones de dolor de familiares y amigos pueden ser intensas, complicadas y duraderas. Si su ser querido fue asesinado en un accidente ocasionado por la conducción bajo la influencia de sustancias involucrando alcohol o drogas, es probable que se sienta más enojado que nunca antes y más triste de lo que creía posible. Después de un accidente, su mundo cambia. Sus pensamientos y sentimientos pueden cambiar cada minuto o cada hora y es probable que se sienta completamente fuera de control. Puede sentir que se “está enloqueciendo”, lo que le lleva a cuestionarse su propia cordura. Ya que no hay manera de prepararse para este tipo de pérdida, muchas personas encuentran que el duelo traumático es un terreno incierto. Todas las personas tienen dificultades cuando reciben la noticia repentina de que un ser querido ha sido asesinado. Algunas entran en estado de shock, presentando síntomas como sudor, sed y mareo. El shock puede hacer que se sientan confundidas y sin posibilidad de pensar claramente, planear o comprender lo que se les está diciendo. También puede hacerles sentirse aturdidas. De alguna manera el shock también puede ser útil porque previene que sientan un dolor emocional más grande que el que son capaces de soportar en ese momento. Estas son reacciones normales a un evento muy anormal. Otras personas no experimentan ese aturdimiento. Pueden presentar emociones extremas tales como llanto, ira intensa, ansiedad y miedo. Nuevamente, estas son reacciones normales a un evento perturbador. Cada persona experimenta el duelo de manera diferente y en su propio período de tiempo. Algunas personas se aíslan por un tiempo y encuentran las tareas diarias absolutamente abrumadoras. Otras se llenan de actividades para evitar el dolor y crear estructura. Aún así otras alternan entre aturdimiento y actividad frenética. El duelo profundo, incluyendo llorar y sollozar, puede drenar a una persona hasta el punto del agotamiento. No hay manera de preparase para una pérdida repentina.

Las reacciones de duelo pueden ser manifestadas a través de pesadillas y recuerdos recurrentes del hecho traumático, depresión, incapacidad para concentrarse, confusión, falta de motivación y muestras inesperadas de dolor. Estas reacciones pueden durar meses. La conducción bajo la influencia de sustancias La conducción bajo la influencia de sustancias incluye personas que están conduciendo bajo la influencia del alcohol o las drogas. Hay un número de factores de un accidente ocasionado por la conducción bajo la influencia de sustancias que pueden hacer más difícil enfrentar el duelo. Primero, está el aspecto de que alguien escogió conducir incapacitado por el uso de una sustancia. El hecho de que su muerte pudo haber sido prevenida intensifica el dolor.

Muchos preguntan, ¿Por qué sucedió esto?

Segundo, frustración con el sistema legal y falta de conocimiento acerca de lo que puede y debe pasar puede impedirle estar en capacidad de enfrentar cómo su ser querido falleció. Tercero, la naturaleza de éste como un crimen sin sentido hace difícil entender. La

pregunta de por qué esto sucede atormenta a muchas víctimas/ sobrevivientes. Usualmente no hay una razón clara o válida de por qué, o algunas veces incluso cómo, sucede un accidente. Finalmente, la mayoría de las víctimas/sobrevivientes de accidentes desafortunadamente nunca pueden despedirse de su ser querido. Usted puede o no haber tenido la oportunidad de decir “te amo”, “lo siento” o “gracias”. Conducir drogado Los accidentes ocasionados por conductores drogados acarrean circunstancias únicas que pueden afectar a los seres queridos de quienes han sido asesinados. El procesamiento criminal de los accidentes causados por conductores drogados puede ser un reto muy grande ya que la prueba de uso de drogas ilícitas o de venta bajo fórmula médica no sucede con tanta frecuencia como la prueba de consumo de alcohol. Muchas veces, los oficiales de la policía no son capacitados para reconocer a un conductor bajo el efecto de las drogas con la misma frecuencia con la que son capacitados para reconocer a uno bajo los efectos del alcohol. Existe personal policial especialmente capacitado, Drug Recognition Officers; sin embargo, es probable

3

que no siempre estén disponibles para realizar una prueba al sospechoso en el lugar de los hechos. Muchas drogas también pueden ser eliminadas del sistema del sospechoso muy rápidamente. Para el momento en que llega la

policía al lugar de los hechos o una prueba es administrada, hay poca o ninguna evidencia de incapacidad por uso de drogas. Ya que la realización de la prueba con frecuencia se retrasa en accidentes ocasionados por conductores drogados, es probable que los medios no reporten que había

Muchas veces hay una mezcla de alcohol y drogas.

involucrada algún tipo de incapacidad por uso de sustancias, lo que puede lastimar a los familiares que no ven el crimen reconocido en el cubrimiento por parte de los medios. En muchos accidentes, también hay una mezcla de alcohol y drogas, ya sea bajo receta médica o ilegales, lo que se conoce como “poly-use” y puede también dificultar el procesamiento criminal si no se realizan pruebas precisas. Las drogas legales, tales como las de venta bajo fórmula médica, no siempre son percibidas por el público como potencialmente peligrosas mientras se conduce. La educación acerca de los peligros de conducir mientras se consumen ciertas drogas de venta bajo fórmula médica es extremadamente deficiente. Las personas que no prestan atención a las etiquetas de su frasco o que toman dosis mucho más altas de sus medicinas que las prescritas pueden estar muy incapacitadas para operar un vehículo motorizado de manera segura. Las ideas políticas que rodean la legalización de drogas ilegales pueden también afectar las percepciones del público, lo que puede afectar a una familia que está llorando la pérdida de un ser querido. Con frecuencia, el público no entiende la seriedad del crimen y probablemente no ofrece apoyo o incluso puede llegar a atacar verbalmente a las víctimas de accidentes ocasionados por la conducción bajo la influencia de las drogas o a sus familiares. Tanto en accidentes de conductores ebrios como drogados, comentarios hirientes en línea o personalmente pueden causar retrocesos en el proceso de recuperación para las víctimas/ sobrevivientes. Chocar y huir Las víctimas de accidentes en los que el conductor choca y huye, donde se sospecha una incapacidad por el uso de sustancias, con

frecuencia tienen mucha dificultad elaborando el duelo por la pérdida de su ser querido cuando el delincuente no es detenido o llevado ante la justicia. Si esto le ha sucedido, puede que usted nunca haya tenido su “día en la corte”. Es probable que nunca sepa de hecho qué fue lo que pasó o puede escuchar a miembros de la comunidad decir que no fue un accidente ocasionado por la conducción bajo la influencia de sustancias. Sin el procesamiento criminal de un caso de conducción bajo la influencia de sustancias con frecuencia las víctimas/sobrevivientes de accidentes en los que el conductor huye luego del choque no pueden tener acceso a fondos que están disponibles para otras víctimas de crímenes. El hecho de que alguien atropelló a su ser querido y luego decidió escapar del lugar sin brindar ayuda puede parecerle horrible. Pueden pasarle por la mente preguntas como: “¿Habría sobrevivido mi ser querido si hubieran llamado personal médico?” o “¿Cómo puede alguien hacer algo así?”. Usted no está solo. Trate de buscar el apoyo de otras personas que hayan pasado por algo similar. Encuentre personas y grupos, tales como Madres en contra de conducir en estado de ebriedad ( Mothers Against Drunk Driving, MADD ), quienes abogarán en su favor y trate de encontrar recursos útiles. El duelo y las diferencias de género Al buscar la compañía de su cónyuge, pareja u otro familiar para compartir el proceso de duelo, recuerde que cada quien experimenta el dolor de manera diferente. Hombres y mujeres son diferentes. La manera como lo enfrentan puede también ser diferente. Debido a todas estas diferencias en estilos de afrontar el dolor, los familiares a veces no pueden comunicarse efectivamente y como resultado, no siempre se apoyan unos a otros. Muchas de estas diferencias vienen de expectativas sociales y de cómo hemos sido educados. A los hombres con frecuencia se les enseña a enfocarse en tareas o trabajos, mientras a las mujeres se les enseña a enfocarse en la familia y las relaciones. Es probable que las mujeres enfrenten más directamente los sentimientos, mientras los hombres puede que se enfoquen en los detalles de la situación con el fin de entenderlos. Es importante señalar que algunos hombres enfrentan el dolor de manera más abierta y algunas mujeres no son tan abiertas con sus experiencias de duelo. Cada persona es única, así Hombres y mujeres con frecuencia afrontan de manera diferente.

5

que cada proceso de duelo es único. No hay un período de tiempo determinado o predecible para trabajar en el proceso de elaboración del duelo y puede ser diferente para hombres y mujeres. Lo súbito de la muerte, la edad de la persona asesinada, el grado de violencia experimentado por el cuerpo y la calidad de la relación afectan cómo y por cuánto tiempo experimentamos el dolor por la pérdida. Componentes únicos del duelo en los hombres Los hombres tienden a expresar el dolor por la pérdida así: • manteniéndose ocupados, tratando de conservar una sensación de normalidad y trabajando más horas • preocupándose por los familiares afligidos • creyendo que alguien debe ser castigado por la muerte • demostrando una menor intensidad de su dolor • escondiendo su ansiedad y depresión • expresando pocos sentimientos en voz alta Un cambio en su propia identidad puede ser especialmente problemático para los hombres, como por ejemplo pasar de ser esposo a hombre soltero, de padre a hombre sin hijos o de hermano a hijo único. Los hombres tienden a asumir completa responsabilidad de su dolor, casi como si el duelo fuera una enfermedad que tienen que “superar” tan pronto como puedan. Cuando pequeños, a los niños se les enseña a suprimir conscientemente el dolor y la pena. Luego, como adultos sus sentimientos dolorosos continúan siento reprimidos inconscientemente. El dolor reprimido dura mucho más que el dolor reconocido y puede acarrear complicaciones. Para muchos hombres, entre más tiempo dure el dolor reprimido, más reacios son a permitir que aflore. Saben qué tan profundo iría su dolor si se permitieran sentirlo. Los hombres con frecuencia se encuentran a sí mismos en el papel de protector y proveedor de sus seres queridos. Compartir sentimientos, llorar y hablar sobre lo que pasó una y otra vez puede no ser algo que les brinde fortaleza. Puede que los hombres mantengan sus pensamientos y sentimientos acerca de la muerte para sí mismos. No decir nada, o decir muy poco, los protege de la “apariencia de ser débiles” al expresar sus sentimientos. Su silencio con frecuencia es interpretado por los demás como que son retraídos, misteriosos, que están a la defensiva o que no les duele lo suficiente la muerte de su ser querido.

“Hacer algo” parece ayudar más a los hombres que simplemente hablar al respecto. Los retos físicos, tales como localizar condenas anteriores del conductor bajo la influencia de sustancias, levantar una demanda o ayudar a recolectar evidencia para el caso criminal, puede ser muy útil para los hombres porque los pone en control, por lo menos momentáneamente. Aunque interactuar con otros a través del sistema de justicia criminal puede satisfacer la necesidad de actividad, la ira y frustración pueden incrementarse a medida que los hombres aprenden más de las deficiencias del sistema. Esto solo agrega a su angustia mental, motivación para hacer algo concreto y específico y puede resultar en sentimientos de ira. Los hombres pueden ser obsesivos en mantenerse ocupados. Algunos trabajan jornadas más largas o hacen más viajes de negocios en un esfuerzo por “hacer” algo. Con el fin de mantenerse ocupados, los hombres pueden participar en comportamientos arriesgados, ejercicio físico, deportes y un incremento en la actividad sexual. Estos no son necesariamente malos, pero si son utilizados como sustitutos del proceso de elaboración del duelo consumiendo energía física y psicológica, tiempo y dinero, pueden no estar ayudándole. pueden sentir la necesidad de intensidad emocional, besar, abrazar, afecto y ternura, lo que es una necesidad normal y saludable de conexión. El dolor puede también causar impotencia temporal, pero usualmente no es permanente y desaparece durante la experiencia de elaboración del duelo. Muchos creen que la tasa ligeramente mayor de muertes de hombres que de mujeres después de la muerte de su cónyuge puede ser el resultado de este incremento de actividad y dolor y pena reprimidos. Los síntomas físicos incluyen elevación en los niveles de colesterol, úlceras, presión arterial más alta, asma y depresión. Evadir la expresión de los sentimientos de dolor puede también llevar a un incremento en la ira. Los hombres pueden enojarse con los doctores, su esposa, los hijos que sobreviven, la policía, Dios, el mundo en general e incluso consigo mismos. La ira puede crear una barrera contra el dolor. Cuando esta bloquea los sentimientos Experimentar sus sentimientos es una parte del camino hacia la recuperación. En algunos casos, los hombres enfrentan la muerte de su pareja sexual. Algunos viudos deciden que ahora deben abstenerse de cualquier relación sexual, como si ese fuera el resultado inevitable de su pérdida. O

7

de tristeza, el trabajo de elaboración del duelo es difícil de lograr. Los comportamientos adictivos de algunos hombres tales como el abuso de alcohol y otras drogas escalan. Las adicciones aumentan tanto entre hombres como en mujeres que están en un proceso de elaboración del duelo, pero más entre los hombres. La adicción adormece las emociones dolorosas. Ya que el alcohol y otras drogas reducen el juicio, las explosiones de ira pueden volverse frecuentes, contribuyendo al caos familiar.

Si usted es un hombre pasando por un proceso de elaboración de duelo, puede encontrar que está utilizando una de estas estrategias para afrontarlo. Aunque comunes, no alivian el dolor. Con suerte, usted puede reconocer qué no le está funcionando, evaluar su propósito y entender que ahora debe enfrentar su dolor de frente en lugar de evadirlo.

Evite las estrategias de afrontamiento que brindan más perjuicios que beneficios.

Componentes únicos del dolor en las mujeres Las mujeres tienden a expresar el dolor por la pérdida así: • comunicando pensamientos y sentimientos con otros, expresando verbalmente su dolor • demostrando mayor intensidad en su dolor • reportando mayor ansiedad y depresión • sintiendo rabia hacia familiares o amigos por no compartir su dolor • sintiéndose agobiadas por sus emociones • iniciando su proceso de duelo muy pronto después del shock inicial • sintiendo miedo de ser felices o de reír nuevamente Las mujeres tienen una mayor probabilidad de acercarse a las personas a su alrededor, de hablar más abiertamente acerca de su dolor. Están más inclinadas a mostrar su dolor a otros. Bajo estrés, las mujeres tienden a cuidar a quienes les rodean o a sentir una conexión con quienes se sienten seguras. También tienen expectativas sociales de ser más emocionales. Tienden a invertir más tiempo hablando de sus sentimientos. Pueden también sentirse incómodas con sus sentimientos de rabia o venganza. Pueden estar abrumadas con la cantidad de emociones que están experimentando e inseguras acerca de cómo procesar todas esas emociones.

Cuando ocurre una tragedia, las mujeres tienden a dejar de preocuparse por las necesidades típicas de la vida. Lavar los platos, pagar cuentas o asegurarse que la ropa está limpia pueden ya no ser prioridades. Después de un período inicial de shock, las mujeres, más que los hombres, tienden a iniciar el proceso de duelo inmediatamente. Puede que no lo hagan conscientemente, pero las emociones que están sintiendo son parte del proceso de duelo y les ayudan a iniciar el camino hacia la recuperación. Muchas mujeres son capaces de disfrutar las relaciones sexuales sólo cuando se sienten bien emocionalmente. La pena disminuye significativamente su deseo. A una mujer puede tomarle una cantidad considerable de tiempo ajustar nuevamente su vida íntima. Si usted es una mujer atravesando por un proceso de duelo, es probable que quiera hablar con su familia acerca de sus sentimientos y que se pregunte por qué a su familia o amigos no parece importarles o por qué no derraman ni una lágrima. Al afrontar el dolor puede que sea demasiado crítica de sí misma o de los demás. Puede que culpe a otros por lo que pasó o que sienta rabia contra todo el mundo, o que deje de atender sus necesidades

físicas o las necesidades de sus hijos o de su pareja. Toda esta incapacidad para adaptarse puede a fin de cuentas lastimarla a usted misma o a sus relaciones. Es importante que reconozca los mecanismos de adaptación que no son saludables y que tenga paciencia con usted misma y con los seres queridos que le rodean

Comunique sus necesidades honesta y abiertamente.

que pueden no estar elaborando su duelo de la misma manera que usted lo hace. Muchas veces a un ser querido o amigo le preocupa que hablando con usted acerca de la muerte pueda lastimarla aún más. Sobre todo es importante que usted comunique sus necesidades honesta y abiertamente. La gente sólo podrá ayudarle si sabe qué es lo que usted necesita.

Enfrentando el duelo traumático

Duelo Usted siempre se sentirá afligido sabiendo que su ser querido murió trágicamente y que la relación que probablemente disfrutaba terminó abruptamente. Sin embargo, esta tristeza no es el equivalente emocional al dolor intenso que muchas víctimas/

9

sobrevivientes experimentan por los primeros meses o años. Una sensación de tristeza no es lo mismo que estar abrumado por el dolor. Mientras las respuestas iniciales a la muerte están definidas por el término de dolor, el duelo se refiere a los procesos internos asociados con adaptarse a la vida sin su ser querido. Algunos han descrito el duelo como una “neblina borrosa en la vida”. Usted no

El duelo puede parecer como una neblina borrosa en la vida.

siempre es consciente de este hecho, sin embargo se da cuenta que la vida no es tan brillante, ni tan liviana como antes. Sus valores pueden haber cambiado y puede impacientarse con las cosas que considera poco importantes o triviales. El camino del duelo involucra reestructurar y reorganizar la vida, lo que puede incluir cambiar metas, direcciones o relaciones. Desafortunadamente, ya que nuestra sociedad le otorga tanto valor a la habilidad de “seguir adelante’, muchos dolientes son abandonados poco después del funeral. Para ser realmente útiles, su sistema de apoyo debe apreciar cómo esta muerte le ha impactado incluso si no pueden entender completamente lo que la pérdida significa para usted. Deben reconocer que con el fin de recuperarse, se le debe permitir, incluso motivar, a sentir el dolor de la pérdida mucho después del entierro. Eventos desencadenantes/Feriados Es probable que experimente punzadas agudas de dolor de vez en cuando por muchos años. Las víctimas/sobrevivientes con frecuencia les sorprende encontrar que en medio de una serie de días buenos, algo ocasiona un episodio de dolor. Estos sentimientos pueden ser ocasionados por algo llamado evento desencadenante. Un desencadenante es algo que le recuerda su pérdida. Aniversarios, feriados y cumpleaños con frecuencia desencadenan recuerdos de la muerte o ausencia de su ser querido. Quizás el aniversario más significativo y difícil es el del accidente. La fecha

anual del accidente puede causarle ansiedad anticipada y puede contribuir a renovar el dolor para las víctimas/sobrevivientes. Otras celebraciones anuales, tales como feriados religiosos, cumpleaños, acción de gracias, día de la madre y del padre, continuarán sucediendo todos los años. En el pasado, estos momentos de alegría acercaron

Planear con anticipación puede abrir líneas de comunicación.

a su familia. Ahora y por siempre, traerán recuerdos del ser querido que se ha perdido. Hoy, esos feriados y aniversarios serán difíciles, pero más adelante le brindarán razones para recordar con cariño al ser querido y empezar a crear nuevas tradiciones. Planear con anticipación feriados y cumpleaños no solo le permite prepararse mentalmente para estos eventos, sino que también brinda una comunicación continua y abierta entre familiares. Ejemplos de otros desencadenantes son: • Ver la comida, colores favoritos de su ser querido, ver objetos o cosas que eran especiales para ellos. • Ver la manera como otras familias/seres queridos interactúan. • Enterarse de noticias importantes que le hubiera gustado compartir con su ser querido. • Oler la fragancia favorita de su ser querido. • Tener un sueño acerca de su ser querido o del accidente. Usted nunca olvidará a su ser querido y siempre deseará haber pasado más tiempo juntos. A medida que pasa el tiempo, los recuerdos asociados con este ya no le traerán los mismos pensamientos y sentimientos intensamente dolorosos. La pérdida tendrá un nuevo significado y eventualmente desarrollará una nueva perspectiva del mundo que le rodea.

Encontrando maneras de afrontar Los amigos e incluso algunos familiares pueden no ser capaces de apoyarle mientras usted elabora su duelo. Muchas personas que intentan consolar a las víctimas/sobrevivientes, incluyendo algunos profesionales, no entienden que el dolor intenso y prolongado es apropiado para las víctimas de accidentes bajo la influencia de sustancias. Usted puede escuchar cosas como: “Vas a estar bien”, o “Es hora de superarlo”, o incluso algo como: “Ellos vivieron una buena y larga vida”. En estas situaciones, la gente con frecuencia no está tratando de lastimarle, pero probablemente no

11

son conscientes de cómo estas afirmaciones pueden afectarle. Cuando alguien se le acerca con este tipo de comentario, si siente la comodidad de compartir, exprese cómo se siente y qué está pensando. Puede que les enseñe una valiosa lección acerca de escuchar a los demás. Recuerde, un proceso de duelo no significa que tiene que olvidar. Recuperarse es un

Tóme tiempo para cuidarse.

proceso en evolución continua que toma tiempo después de que ha sufrido la pérdida de un ser querido. Usted será una persona diferente por siempre. Tómese el tiempo para su propio cuidado y para recordar a su ser querido. Consejos para afrontar: • Dese todo el tiempo necesario para sentir su dolor. • Experimente su dolor de su propia manera; permítase experimentar su dolor honestamente. • Establezca una cuantas metas personales y busque alcanzarlas una a la vez. • Enfóquese en hacer cambios de vida pequeños en vez de grandes decisiones de vida. • Encuentre a otros que le escuchen. • Cree un diario para expresar sus pensamientos y emociones. • Cree un proyecto artístico que se enfoque en sus recuerdos del ser querido. • Si es posible, conserve fotos y recuerdos a su alrededor; por difícil que parezca verlos ahora, con el tiempo estos recordatorios visuales pueden convertirse en recuerdos que atesore. • Considere asistir a un grupo de apoyo. • Busque ayuda profesional si es necesario entrevistando posibles consejeros profesionales y preguntándoles si tienen experiencia con el dolor traumático. • Rodéese de personas que le apoyen. • Evite a personas que no le ayudan. • Invierta tiempo con familia y amigos que son oyentes comprensivos. • Busque el apoyo de otros que han experimentado una pérdida similar.

• Haga un homenaje o cree un ritual que le recuerde a su ser querido y honre su legado. • No sienta la presión de hacer cosas que los demás creen que debe hacer. • Haga ejercicio, aliméntese saludablemente y descanse bastante para darse energía. • Participe activamente en cambiar cosas que le molestan en el mundo involucrándose con MADD u otras organizaciones. • Preste atención a comportamientos peligrosos, tales como abusar de sustancias o lastimar a otros. La culpa del sobreviviente Después de un evento traumático, algunos individuos pueden cuestionar por qué sobrevivieron. Básicamente, el sentimiento de culpa del sobreviviente ocurre cuando un individuo siente que no debe continuar viviendo después de la muerte de otro. Es una parte normal del duelo, particularmente cuando la muerte fue repentina y traumática, como es en el caso de una muerte a causa de un accidente por la conducción bajo la influencia de sustancias. Hay diferentes tipos de culpa del sobreviviente, incluyendo: la culpa en general, la de los padres y la de un incidente específico. La culpa del sobreviviente en general La culpa del sobreviviente en general se refiere a la culpa Complicaciones del duelo traumático Muchos dolientes con frecuencia sienten que deberían haber podido detener el accidente o que podrían haber protegido a su ser querido. Tienen preguntas de “que tal si”, tales como: ¿Que tal si no le hubiera pedido que viniera? ¿Qué tal si le hubiera seguido hablando por teléfono 5 segundos más? ¿Qué tal si yo también hubiera ido? El hecho es que las preguntas de “qué tal si” nunca pueden ser respondidas porque no podemos saber qué hubiera pasado o cambiado. Si hubiera sido posible hacer algo diferente, debe saber La culpa del sobreviviente puede traer retos adicionales. asociada con vivir y continuar después de que alguien muere o es asesinado. Es difícil hacer las paces con el sentimiento de gratitud por estar vivo sabiendo que otros nos corrieron con la misma suerte.

13

que es posible que las cosas hubieran sido mejor o incluso peor. La verdad es que no es su culpa que sucediera. Lo que complica aún más la culpa del sobreviviente en general es el hecho de que algunos sobrevivientes luchan con conflictos no resueltos con quien fue asesinado. Los sobrevivientes pueden sentir una cierta pérdida de esperanza sabiendo que no pudieron subsanar los daños causados antes de la muerte de su ser querido. La culpa de los padres sobrevivientes La culpa de los padres sobrevivientes ocurre cuando un hijo o hija muere, pero el padre o la madre sobrevive. Este tipo de culpa del sobreviviente es particularmente angustiante por los retos únicos que conlleva la muerte de un hijo antes de la de sus padres. Realmente no importa si el hijo o hija era un bebé pequeño o suficientemente mayor como para tener nietos. La conexión única entre padres e hijos deja a los padres especialmente vulnerables y por más poco natural, injusto o ilógico que parezca, un hijo puede fallecer antes que sus padres. Cada padre o madre espera morir antes que sus hijos. Cuando la esencia de la crianza de los hijos es proteger y asegurar la vida, la muerte súbita y violenta de un hijo en un accidente por la conducción bajo la influencia de sustancias no es menos que devastadora. La culpa del sobreviviente con incidente específico La culpa del sobreviviente con incidente específico toma lugar cuando un individuo sobrevive un evento traumático, mientras otros involucrados no sobrevivieron, tal como en un choque por la conducción bajo la influencia de sustancias. Bajo estas circunstancias, los sobrevivientes estuvieron en el mismo lugar al mismo tiempo con quienes fallecieron, sin embargo corrieron con una suerte diferente, lo que crea sentimientos de duda y confusión. Culpa realista vs. poco realista Si está viviendo con el dolor emocional asociado con la muerte traumática de un ser querido, puede experimentar sentimientos ocasionales de culpa del sobreviviente. No se alarme. Cada

persona elabora su duelo a su propia manera y momento a momento. Pero es importante reconocer cuando la culpa del sobreviviente se atraviesa en el proceso elaboración del duelo. Cuando conlleva a una interrupción de las actividades de la vida diaria, como el trabajo, las relaciones y la salud, es hora de buscar ayuda. La culpa es un término que se refiere a percibir o entender que usted ha hecho algo

Cada persona experimenta

su dolor a su propia manera.

malo. Algunos sentimientos de culpa son realistas, mientras otros son poco realistas. Ambos son diferentes del remordimiento, que es algo que usted siente cuando desearía haber podido hacer algo diferente. Distinguir entre la culpa realista y poco realista puede ser difícil porque se sienten igual. También, identificar el remordimiento puede ser complejo cuando está sufriendo la culpa del sobreviviente. Es crítico entender la diferencia entre la culpa realista y la poco realista, de manera que pueda confrontar los sentimientos y evaluar qué papel juegan en su duelo. Los sentimientos de culpa son naturales cuando usted hizo o dejó de hacer algo que en última instancia afectó la supervivencia de su ser querido. Esta es la culpa realista. La culpa poco realista se diferencia en que involucra la creencia de que hay algo que usted podría haber hecho para cambiar el resultado de una situación en particular, aunque no había realmente nada que podría haber hecho. Buscando ayuda para superar la culpa del sobreviviente Mientras para algunos la culpa del sobreviviente es una parte normal de la elaboración del duelo, si después de un tiempo le afecta previniendo seguir adelante con su proceso de duelo, es hora de buscar ayuda. Si decide buscar terapia, es vital que encuentre un profesional que se especialice en el duelo y trabaje con personas que han sufrido un trauma repentino y violento. Trastorno por estrés postraumático (PTSD) Cuando las personas son expuestas a un evento traumático, algunas experimentan recuerdos recurrentes y continuos del trauma, lo que puede conllevar a una angustia emocional intensa. Momentos como estos pueden llegar sin previo aviso y con el tiempo ocasionar que evite situaciones que asocia con su accidente. Puede sentirse al borde de un ataque de nervios, ansioso o siempre listo para reaccionar. PTSD es un trastorno de ansiedad diagnosticado por médicos o por profesionales de salud mental. Una víctima/sobreviviente a quien se le ha diagnosticado PTSD presenta 3 tipos de síntomas principales: • Episodios en los que revive el evento traumático • Incremento en las manifestaciones de altos niveles de ansiedad • Evasión con adormecimiento emocional Las víctimas/sobrevivientes de un trauma que experimentan

15

consistentemente estos y otros síntomas por lo menos durante un mes o más pueden estar padeciendo de PTSD. Tratamiento para el PTSD Los efectos psicológicos prolongados después de un trauma pueden variar ampliamente de una persona a otra. Algunos experimentan pocas o ninguna consecuencia a largo plazo, mientras otros pueden continuar teniendo problemas por meses o incluso años después de un trauma y no se recuperarán hasta ser tratados por un profesional. Hay dos tipos principales de tratamiento para PTSD: psicoterapia y medicinas. Algunas personas se recuperan del PTSD solo con psicoterapia, mientras otras necesitan una combinación de terapias. Hay esperanzas.

Conserve la esperanza de que puede y va a sentirse mejor.

• Aprenda todo lo que pueda sobre PTSD. • Hable con otros acerca de sus síntomas. • Busque el tratamiento de doctores y consejeros capacitados.

• Continúe con las sesiones de apoyo psicológico o terapia, incluso aunque puede parecer doloroso por un tiempo. • Únase a un grupo de apoyo. • Tome las medicinas de acuerdo con la receta médica. • Conserve la esperanza de que puede y va a sentirse mejor.

La muerte de un hijo

La conexión única entre padres e hijos hace especialmente vulnerable a una madre o un padre al dolor traumático. Aunque parezca antinatural, injusto o ilógico, un hijo puede morir antes que sus padres. Cuando un hijo es asesinado en un accidente por la conducción bajo la influencia de sustancias, esta violación del ciclo

de vida humano produce una herida emocional profunda y dolorosa, algunos lo conocen como el máximo dolor. El amor por un hijo es especial. Los padres quieren cuidar a su hijo o hija, brindarle consuelo y ayudarle a encontrar la felicidad. Sienten el gozo de sus hijos y encuentran difícil

Se pierden esperanzas y sueños.

ver a su hijo sufriendo y no poder ayudar. No hay otra relación en la que la necesidad de protección sea tan intensa o apremiante como

en la de una madre o padre con su hijo. La pérdida de su hijo puede sentirse como la pérdida de su futuro. Los padres continúan preocupándose por sus hijos de por vida, sin importar el estatus de su relación actualmente. Para un padre, un hijo significa el futuro del amor, el crecimiento y la familia. El futuro de sus hijos siempre está presente en los pensamientos de los padres y es con frecuencia un legado de sus propias vidas. Los padres sienten que todo lo que hacen por sus hijos le da sentido a sus propias vidas. Cuando un hijo o hija es asesinado, las esperanzas y los sueños para el o ella se pierden. Los padres cuyos hijos han sido asesinados es muy probable que se sientan vacíos, vacíos de esperanzas y de deseos de seguir adelante. La muerte de su hijo puede hacer que todo lo demás pierda sentido. Con la pérdida de esas esperanzas y sueños, los padres pierden mucho del sentido en sus propias vidas. Si hay otros hijos, no todo el sentido ha sido eliminado. Y así, incluso con otros hijos, existe un gran vacío. Usted nunca puede reemplazar a un hijo. Cuando un hijo es asesinado, es probable que el padre o madre sienta que la muerte fue una injusticia tremenda tanto para el hijo como para el o ella, tan grande escasamente puede ser expresada. El sentido de injusticia puede provenir de que muchas personas viven sus vidas creyendo que sus hijos van a vivir más años que ellos. El que su hijo muera implica que algo anti natural ha sucedido. Después de la muerte de un hijo los padres con frecuencia se sienten aterrorizados de que otro familiar sea asesinado y llegan a grandes extremos para monitorear sus actividades. La muerte de un hijo único Muchos aspectos del duelo son comunes para todos los padres desconsolados, pero los padres sin hijos sobrevivientes descubren rápidamente que algunos sentimientos y asuntos son diferentes que aquellos que enfrentan los padres con hijos sobrevivientes. De repente, usted se encuentra sin hijos. Aún es un padre o una madre, pero no en la práctica. Siempre va a querer a su hijo y guardará su recuerdo. Estos recuerdos algunas veces le brindarán consuelo, sin embargo otras serán muy angustiantes. Va a pasar por un proceso de duelo similar al de los padres desconsolados que tienen hijos sobrevivientes. Pero, la diferencia empieza cuando se da cuenta que ya no tendrá un hijo que le acompañe al celebrar los días feriados y los eventos importantes en su vida, ni estará allí mientras usted envejece. Puede que nunca

17

vaya a tener nietos. Es probable que sienta como si estuviera pasando por un duelo doble: la pérdida de su hijo y la pérdida del futuro de su familia.

Puede preocuparle la pregunta “Si ya no tengo un hijo, ¿soy aún un padre o madre?”. Y en algún momento, se va a encontrar con el dilema de contestar la pregunta “¿Cuántos hijos tienes?”. No hay una respuesta correcta o incorrecta. Responda la pregunta de cualquier manera que le resulte cómoda. Puede responder con “Mi adorado(a) hijo o hija falleció”, o simplemente decir “Ninguno”. Muchos padres se sienten

Responda las preguntas de la manera que usted

se sienta cómodo.

culpables cuando niegan la existencia de sus hijos. Otra respuesta posible es “Yo tenía un hijo o una hija”. La persona puede que le pida que le cuente su historia. Tenga en cuenta que cuando asiste a un grupo de apoyo, puede que usted sea el único padre o madre que ha pasado por la muerte de un hijo único o de todos sus hijos. En algunas comunidades, puede haber grupos de apoyo especializados para padres que no tienen hijos sobrevivientes.

Duelo por la muerte de un hijastro El desconsuelo de la muerte de un hijo brinda un dolor extremo a todos los afectados. Para algunos padres, los efectos de esta tragedia pueden ser más complicados cuando la muerte ocurre en una situación de una familia formada con hijos de matrimonios previos. Si usted es un padrastro o una madrastra, puede encontrar que su dolor no es entendido o valorado. Puede darse cuenta que las respuestas de los demás son menos que comprensivas. Puede que no reciba la misma validación que los padres en familias tradicionales y las necesidades y deseos de los padrastros y

madrastras en estas situaciones complejas pueden ser ignorados o mal entendidos. Como padrastro o madrastra en un proceso de duelo, puede sentirse prácticamente invisible a los ojos de su cónyuge, otros hijastros, parientes, amigos, el clero o el personal médico. Puede que se le excluya de discusiones importantes acerca de decisiones médicas o arreglos funerarios. Puede haber una suposición de que usted, contrario a lo que sucede con el padre o la madre biológico, no puede entender o sentir la profundidad de la pérdida. Muchos padrastros y madrastras crían a un hijo por años e invierten una gran cantidad de tiempo cultivando la relación. Esta exclusión puede conllevar sentimientos de aislamiento. Dolor adicional es sentido cuando otros no logran reconocer sus sentimientos de pérdida. Complicaciones en las relaciones en familias compuestas Tenga presente la posibilidad de que asuntos emocionales aún no resueltos entre los padres biológicos pueden ser más evidentes con el tiempo, especialmente si ha habido conflictos sobre el proceso de crianza. Durante este momento emocionalmente doloroso, los padres biológicos pueden necesitar compartir su dolor mutuo a medida que se enfrentan con su duelo. Esto puede causar aún más sentimientos de aislamiento. Puede sentirse amenazado e inseguro. Esta es usualmente una situación temporal, pero que requiere tolerancia y control. Tenga en cuenta que cuando asiste a un grupo de apoyo, puede ser el único padrastro o madrastra que ha pasado por la muerte de un hijastro. En algunas comunidades, puede haber grupos de apoyo especializados para padres que han perdido a un hijastro. Si usted es un padrastro o una madrastra, la experiencia del duelo puede der un trayecto inestable al tratar de balancear las necesidades de su cónyuge, sus propios sentimientos y otras relaciones familiares. Es un momento en el que la paciencia, la comprensión y la comunicación son de extrema importancia. Afrontando la muerte de un hijo Puede que se encuentre en la posición de tratar de consolar a quienes le rodean a costa de su propio bienestar. Que intente protegerlos de la realidad de la muerte, que trate por todos los medios de evitar que vean la profundidad de su propio dolor, lo que les dificulta compartir mutuamente sus sentimientos. Es probable que le cueste encontrar sentido en el hecho de que su cónyuge o familiares pueden estar elaborando su duelo de manera diferente.

19

Los padres que han perdido un hijo en un accidente afirman que después de un par de años, el dolor disminuye y pueden haber intervalos, usualmente breves, en los que no piensen en su hijo. En dos o tres años, la vida puede comenzar a tener sentido nuevamente. Vendrá lentamente, pero hay esperanzas. Usualmente, después de tres o cuatro años, habrán días malos, pero el dolor será más fácil de soportar. Habrán menos ocasiones en las que todo se siente abrumador y será posible sentirse triste o llorar sin perderse en el dolor. ¿Qué significa recuperarse del dolor, la ira, la culpa y el vacío que produce la muerte de un hijo? Si tiene estos sentimientos, puede que no quiera dejarlos atrás. Puede parecerle que estos sentimientos que le conectan con el recuerdo de su hijo son todo lo que queda de éste. Es posible que renunciar a estos sentimientos será como si renunciara a su hijo, casi como darle la espalda. Recuperarse no implica que lo vaya a olvidar. Siempre va a sentir algún grado de tristeza por su pérdida. No es una deslealtad de su parte hacia el recuerdo de su hijo que empiece a recuperarse. Puede que se recupere lentamente y que no se de cuenta de que lo está haciendo. No se apresure o presione innecesariamente. Si trata de hacer demasiado, puede abrumarse. Tome cada día a la vez. El afrontamiento puede venir de muchas maneras. A continuación hay cosas que muchos padres hacen para afrontar su pérdida: • Visitando la tumba o el lugar donde sucedió el accidente, algunas veces a diario. • Conservando todas las pertenencias del hijo o protegiendo vehemente sus cenizas. • Soñado con su hijo o viendo su cara cuando camina en público. • Esperando ver o escuchar a su hijo o hija nuevamente, incluso si es por un breve momento. Familiares y amigos algunas veces pueden sentirse incómodos con su dolor. Desean ayudarle, pero no saben cómo. Dígales lo que quiere que hagan. Sólo usted sabe qué es lo mejor para usted mismo. Probablemente necesite hablar acerca de su hijo una y otra vez. Por lo tanto, puede serle útil encontrar varios oyentes receptivos. Rodéese de otros padres dolientes y considere asistir a un grupo

Tome cada día a la vez.

de apoyo para padres dolientes. Escuchando y compartiendo en el ambiente de un grupo de apoyo, se dará cuenta que la supervivencia es posible. Puede incluso desarrollar una amistad cercana con alguien que ha experimentado una pérdida similar. Para trabajar hacia la renovación de su vida, debe reconocerse a sí mismo como alguien que está cambiando, que está tratando de

Trabaje en función de renovar su vida.

alcanzar metas, disfrutar oportunidades y vivir la vida. Puede encontrar que las cosas que le importan hoy en día son diferentes de las que le importaban antes. Esto es de esperarse. A través de la recuperación, encontrará un poco de paz que le ayudará a reconstruir su vida.

El vínculo entre un padre o una madre y sus hijos les brinda a los padres esperanzas, sueños, identidad y una ventana hacia el futuro. Cuando su hijo fue asesinado, ese vínculo fue cortado físicamente. Sabe que su relación con su hijo no puede continuar como antes. Sin embargo, nunca va a olvidarlo, siempre lo llevará en su corazón y en su mente.

Su hijo siempre será su hijo.

La muerte de un nieto

Cuando se convirtió en padre o madre, usted buscó proteger a su hijo del dolor y la pena que a veces acarrea la vida. En la mayor parte, ha tenido éxito; ha tenido la habilidad de resolver problemas y de disminuir las penas. De repente, su hijo adulto se enfrenta con un dolor mucho más profundo que cualquier otro dolor en la vida: la muerte de un hijo. El dolor abarca aspectos físicos, emocionales y espirituales del ser humano. Puede ser más profundo que cualquier otra cosa que haya

experimentado o que hubiera podido llegar a imaginar. Se puede sentir impotente para ayudar. La relación entre un abuelo o abuela y su nieto es muy especial. Si usted es un abuelo o abuela afrontando la muerte de un nieto o nieta debido a la conducción bajo la influencia de sustancias, es probable que nunca experimente un dolor tan intenso o urgente como el que siente ahora. Puede incluso sentir

Puede sentirse impotente para ayudar.

21

el dolor físicamente, centralizado en una parte de su cuerpo, tal como su pecho o estómago. Por el otro lado, puede sentir como si se ha apoderado de todo su ser. Los abuelos como padres Un padre o madre que pierde un hijo adulto puede encontrarse nuevamente en el papel de padre o madre si asumen la tarea de criar a su nieto o nietos. Estas circunstancias traen retos y recompensas para los que muchas personas no están preparadas. Como abuelo o abuela criando nietos, tendrá que adaptarse para

ayudarle a su nieto desconsolado a continuar creciendo y aprendiendo mientras elabora su duelo. Incluso si ha estado involucrado en la vida de un niño, la escuela, actividades, reglas y los juegos ahora pueden ser una constante. Sus recursos y energía pueden ser llevados al límite mientras trata de afrontar los cambios en su propia vida y en la vida de su nieto.

La vida puede empezar a tener sentido de nuevo.

Afrontando la muerte de un nieto Hay dos tareas importantes en las que debe enfocarse. La primera es trabajar en su propio proceso de duelo. La segunda es sentirse útil para su hijo desconsolado que ha perdido un hijo o una hija. Estas dos tareas hacen que el duelo sea complicado porque usted realmente tiene que lidiar con ambas al mismo tiempo. He aquí algunas sugerencias que pueden ser útiles: • Lea acerca del duelo. Es importante que entienda lo que usted y su hijo o hija están experimentando. • Tenga una actitud abierta y comparta sus sentimientos. Su actitud de apertura establece un buen ejemplo para su hijo. • Hable sobre su nieto o nieta fallecido. Mencione su nombre. • Esté disponible para escuchar frecuentemente a su hijo o hija. Algunas veces no hay palabras. • Respete la manera como su hijo o hija está manejando el dolor y expresando su pena. No le diga cómo debe reaccionar. Los abuelos con frecuencia piensan que deben enfrentar mejor, tener todas las respuestas, controlar la situación y ser un ejemplo. Algunas veces, todo lo que puede ofrecer como: consejo, apoyo financiero, cuidado de los menores de edad y ayuda, no son aceptados o solicitados, lo que puede acarrear sentimientos de culpa, frustración y rabia.

Puede sentirse culpable por no haber sido el abuelo o abuela perfecto o por no haber apreciado suficientemente a su nieto. La expectativa de tener a su nieto o nieta para siempre ha desaparecido, incluyendo todos los sueños e ilusiones. .

Explore y reconozca sus sentimientos.

Explorar sus sentimientos le ayuda a afrontar su pérdida y contribuye a su recuperación. En última instancia, reconocer sus sentimientos aumentará su habilidad para apoyar emocionalmente a su hijo o hija.

La pena por la muerte de un hermano o hermana

Muchas personas mal interpretan la profundidad de la pena que experimentan los hermanos cuando su hermana o hermano es asesinado. Si era mayor que usted, no hay ningún momento en su vida en el que el o ella no existía. Incluso si era más joven, es probable que no recuerde cómo era antes de que llegara a ser parte de su vida. Los hermanos son las primeras personas con las que socializamos con regularidad. Crecemos juntos, no solo física sino también mental y emocionalmente. Podemos aprender a probar los límites, armonizar, jugar, bromear, pelear y luchar por lugares en la familia con nuestros hermanos. Tenemos nuestra dosis de momentos buenos, pero también compartimos malas experiencias con ellos. Son familiares y aún así únicos. Son frustrantes y entretenidos. Son una parte importante de nuestras vidas porque los hemos conocido por mucho tiempo. Hay una línea vital, una conexión. La relación de los hermanos conlleva un vínculo que no se rompe fácilmente. Usted puede escoger dejar de ser amigo de

alguien, divorciarse de su pareja, o despedir a un empleado y esa relación terminará. Sin embargo, no puede despedir a un hermano o divorciarse de una hermana. Puede que no hayan sido muy cercanos, que no hayan hablado en años o que no le haya gustado su hermano o hermana en algún aspecto pero aún existe un vínculo entre ustedes. Ese vínculo puede parecer especialmente fuerte ahora que el o ella ha fallecido.

Los hermanos tienen un

vínculo que no se rompe fácilmente.

Otros seres queridos pueden sentirse como hermanos biológicos, aunque no tengan una relación de sangre. Hermanastros o medio

23

Page 1 Page 2 Page 3 Page 4 Page 5 Page 6 Page 7 Page 8 Page 9 Page 10 Page 11 Page 12 Page 13 Page 14 Page 15 Page 16 Page 17 Page 18 Page 19 Page 20 Page 21 Page 22 Page 23 Page 24 Page 25 Page 26 Page 27 Page 28 Page 29 Page 30 Page 31 Page 32 Page 33 Page 34 Page 35 Page 36 Page 37 Page 38 Page 39 Page 40

Made with FlippingBook - professional solution for displaying marketing and sales documents online