Los robots para el cuidado de los mayores

Los robots para el cuidado de mayores UN DEBATE INTERDISCIPLINAR [TECNOLÓGICO, SOCIOLÓGICO Y JURÍDICO]

El impacto de la robótica avanzada en el sistema de las relaciones laborales

Los robots para el cuidado de mayores UN DEBATE INTERDISCIPLINAR [TECNOLÓGICO, SOCIOLÓGICO Y JURÍDICO]

El impacto de la robótica avanzada en el sistema de las relaciones laborales

JUAN ANTONIO FERNÁNDEZ BERNAT

Profesor Asociado. Doctor de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social. Universidad de Granada.

MARÍA DOLORES GARCÍA VALVERDE

Profesora Titular de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social. Universidad de Granada.

ANTONIO LÓPEZ PELÁEZ

Catedrático de Trabajo Social y Servicios Sociales. Universidad Nacional de Educación a Distancia.

ENRIQUE NORRO GAÑAN

Profesor de Sistemas Electrónicos. Vicedirector del IES Politécnico Jesús Marín, Málaga.

CAROLINA SERRANO FALCÓN [COORDINACIÓN]

Profesora Contratada Doctora de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social. Universidad de Granada.

NATALIA TOMÁS JIMÉNEZ

Profesora Contratada. Doctora de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social. Acreditada al Cuerpo de Profesores Titulares de Universidad. Universidad de Granada.

CRISTINA URDIALES GARCÍA

Catedrática de Tecnología Electrónica. Universidad de Málaga.

Proyecto seleccionado dentro de la convocatoria 2017 del Programa de Innovación Abierta (PIA) de la Fundación Cotec para la Innovación Este proyecto ha contado con el apoyo técnico del Departamento de Economía y Finanzasde la Fundación Cotec

Los robots para el cuidado de mayores

ÍNDICE

ABREVIATURAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4 RESUMEN EJECUTIVO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5

1. Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9

2. Robots para el cuidado de mayores. Clasificación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11

3. Cuestiones previas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 15 3.1. ¿En qué fase estamos, tanto en investigación como en comercialización? . . . . . . . . . . . . 15 3.2. ¿Contamos con normativa sobre robótica para el cuidado de mayores? 16 3.3. ¿Cuál es la experiencia en este sector de Japón y Estados Unidos, como países líderes en robótica? 18 3.4. ¿Dónde se utilizará la robótica para el cuidado de mayores? ¿Ámbito institucional o uso doméstico? 20 3.5. ¿Quiénes serán los usuarios de los robots para el cuidado de mayores? 21 4. La importancia de la formación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23 4.1. Especial protagonismo de la Formación Profesional (FP) para el empleo en este proceso de adaptación. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23 A. Los problemas del sistema de Formación Profesional frente al cambio tecnológico . . . . . . 25 B. El caso específico de los robots para el cuidado de mayores y el sector sanitario y de cuidados. Una necesaria reformulación de parte de las enseñanzas específicas de formación profesional en el ámbito educativo y del empleo . . . . . . . . . . 26 C. Propuestas de actuación para favorecer el cambio en el sistema de formación profesional frente al desafío tecnológico que plantea la robótica para el cuidado de mayores . . . . . . 32 D. Una revisión de los programas de formación para desempleados . . . . . . . . . . . . . 33 4.2. La formación en el empleo. En los lugares de trabajo. 34 5. Otras recomendaciones para una adecuada implantación de la robótica de servicios para el cuidado de mayores. 41 5.1 Priorizar investigación desde una perspectiva interdisciplinar y más recursos económicos públicos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 41 5.2. Campañas de concienciación sobre la utilidad que puede ofrecer la robótica de servicios, y concretamente para el cuidado de mayores. 42 5.3. Conocer su comercialización. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 42 5.4. Es urgente comenzar a analizar su impacto a corto-medio-largo plazo en nuestro sistema de protección social. 43 5.5. Las medidas específicas a implantar sobre la robótica para el cuidado de mayores tendrían que consensuarse en el marco de una Estrategia Nacional de Tecnología y Robótica avanzada. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 46

6. Conclusiones y próximos pasos 47

BIBLIOGRAFÍA

48

Los robots para el cuidado de mayores

ABREVIATURAS

ADL: Actividades de la Vida Diaria

BCI: Brain Computer Interface

CEA: Comité Español de Automática

CES: Consejo Económico y Social

CNCP: Catálogo Nacional de las Cualificaciones Profesionales

CNO: Clasificación Nacional de Ocupaciones

CR: Criterios de realización

CSA: Clinic Scale Assement

FP: Formación Profesional

IFR: Federación Internacional de Robótica

INE: Instituto Nacional de Estadística

ISO: Organización Internacional de Estandarización

OIT: Organización Internacional del Trabajo

PLD: Paro de larga duración

RP: Realizaciones Profesionales

4

Los robots para el cuidado de mayores

RESUMEN EJECUTIVO

Los robots de servicios se van a convertir en una prioridad estratégica para garan- tizar la calidad de vida de la población. Teniendo en cuenta el futuro prometedor de la robótica de servicios y además, el envejecimiento de la población, el propósito de este trabajo es explorar desde una perspectiva interdisciplinar cuál es la realidad y la previsión de los robots que van a ser utilizados en el entorno de la persona mayor. Con ello se pretende comenzar un debate (tecnológico, sociológico y jurídico) sobre las medidas sociales necesarias para su adecuada implantación. El estudio comienza analizando desde un punto de vista técnico cuál es la reali- dad de los robots que hemos denominado “robots para el cuidado de mayores”. En esta tipología se ha incluido, por un lado, la robótica social, que incluye los robots que monitorizan o acompañan a la persona sin entrar en contacto físico con ella (robots de compañía, asistentes, y de monitorización) y la robótica asistiva o asis- tencial, centrada en dar soporte físico a las personas (andadores, sillas de ruedas, exoesqueletos). • Mien t ras que en investigación se constata un incremento notable así como de sus aplicaciones disponibles en diversos ámbitos, la robótica para el cuida- do de mayores no se comercializa en España, principalmente porque su coste —sobre todo la robótica asistencial— es elevadísimo. • No contamos con una normativa (a nivel internacional y europeo) sobre robó- tica para el cuidado de mayores. Pero se puede resaltar la gran inquietud de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) por estas nuevas tecnologías, la certificación de la seguridad de los robots que lleva a cabo la Organización Internacional de Estandarización (ISO), o las recientes Resoluciones del Parlamento Europeo en las que se pone de manifiesto el gran potencial que tiene la robótica asistencial para mejorar la vida de personas de edad avan- zada, así como la imposibilidad de sustituir en su integridad a los cuidadores humanos. • No hay una regulación sobre robótica en países líderes en robótica, como son Japón y Estados Unidos. Pero podemos tenerlos en cuenta para ver cómo es- tán tratando los aspectos éticos, o de seguridad, o estrategias específicas sobre robótica. Una vez analizada cuál es la realidad existente sobre los robots para el cuidado de mayores, hemos planteado una serie cuestiones, que resumimos a continuación:

5

Los robots para el cuidado de mayores

• Todo parece indicar que la robótica para el cuidado de mayores primero se implantará en el ámbito institucional (residencias, centros de día, hospitales).

• Los usuarios de los robots no sólo van a ser los cuidadores/as profesionales, sino también las propias personas mayores, y aquellas cuidadores/as que lo hacen desde su domicilio, por lo que será necesaria la profesionalidad de las personas que desarrollen labores de cuidado. También es necesario realizar un análisis desde la perspectiva de género, teniendo en cuenta que los cuida- dos los realizan principalmente mujeres. Una vez enmarcado en el momento actual en qué fase se encuentra la robótica para el cuidado de mayores (a lo que hemos denominado cuestiones previas), este estudio analiza de forma exhaustiva la importancia de la formación, ante los posi- bles problemas que el cambio tecnológico pueda provocar (teniendo en cuenta que la sustitución del puesto de trabajo por una máquina no será lo predominante, sino más bien, se planteará que algunas tareas que se corresponden con esa ocupación sean automatizadas). Para ello se ha partido del Catálogo Nacional de Cualificaciones Profesionales (CNCP), ya que de aquí parten tanto la formación profesional específica (es decir, los ciclos formativos de grado medio y superior) como los certificados de profe- sionalidad que acreditan el conjunto de competencias profesionales que capacitan para el desarrollo de una actividad laboral. Desde el CNCP, se ha identificado qué familias profesionales están afectadas por la introducción de este tipo de robots (son la familia de sanidad y la familia de cui- dados). Dentro de éstas, se han identificado las cualificaciones profesionales más directamente afectadas por el tipo de robótica mencionada y a continuación se ha realizado un análisis exhaustivo de algunas de las unidades de competencia de di- chas cualificaciones profesionales (se pueden ver las tablas incluidas en el Informe). Tras la comprobación de la incidencia de la robótica en las unidades de competen- cia correspondientes, consideramos que la primera intervención que se postula es reformular los módulos formativos asociados a aquellas. Además, se pone en evidencia la necesidad de adquirir también competencias cla- ve y transversales, trascendental en el caso de los sectores sanitario y de servicios a la comunidad donde cobran especial importancia las habilidades interpersonales. Tomando como base este estudio, y analizada la incidencia de la robótica para el cuidado de mayores en el CNCP, consideramos que el siguiente paso debe ser la re- formulación de parte de las enseñanzas específicas de formación profesional en el ámbito educativo y del empleo. Sin embargo, mientras se procede a la actualización y modificación del CNCP, parece oportuno apostar por una vía alternativa: diseñar y

6

Los robots para el cuidado de mayores

configurar programas formativos experimentales a través de la FP de carácter dual en aquellas ocupaciones con alto grado de automatización de los sectores sanita- rios y de cuidados. Pero no sólo podemos pensar en aquellos futuros trabajadores, sino en aquellos que están trabajando y que para mantener el empleo se tendrán que adaptar a los cambios tecnológicos que se vayan produciendo en este sector. En este trabajo, he- mos apuntado dos cuestiones interesantes. En primer lugar, partiendo del sistema de formación para el empleo y de su norma- tiva existente, advertimos, por un lado, de la escasa utilización (y por tanto, no se hace uso de la financiación pública) de la formación programada por las empresas, y por otro, de la necesidad de fomentar la formación por sectores productivos es- pecíficos y potenciar además el uso de las nuevas tecnologías para su impartición. En segundo lugar, la negociación colectiva sería un lugar idóneo para incluir aspec- tos esenciales –entre otros- de la formación de los trabajadores en este sector. Por ejemplo, y sobre todo, antes de que se regule a nivel internacional o europeo, exigir una determinada formación a los trabajadores que utilicen esta nueva tecnología. A día de hoy, es inexistente el tratamiento convencional de la robotización en el sector de cuidados porque prácticamente todavía no existe. Además del estudio de la Formación, este trabajo contiene una serie de recomenda- ciones para una adecuada implantación de la robótica de servicios para el cuidado de mayores. Las resumimos a continuación: Es necesario priorizar la investigación desde una perspectiva interdisciplinar y realizar campañas de concienciación sobre la utilidad que puede ofrecer la robó- tica para el cuidado de mayores. Por otra parte, sería necesario también desde la Administración Pública competente contar con información sobre la comercializa- ción de este tipo de robots. Es importante comenzar a analizar cómo se podría introducir la robótica para el cuidado de mayores en nuestro sistema de protección social. Es necesario to- mar medidas para evitar una brecha robótica y desigualdades entre los mayores (aquellos que pueden permitirse utilizarla y los que no). Hemos apuntado algunas carencias actuales del sistema de Servicios Sociales, y también del Sistema de Dependencia, que habrá que replantear si se quiere introducir la robótica dentro de nuestro sistema de protección social. Es cierto que entramos en una parcela con los mayores problemas de desarrollo en los últimos años, principalmente por la fal- ta de dotación presupuestaria debido a la situación de crisis económica. Pero la incorporación de la robótica para el cuidado de mayores no la enfocamos en una vi- sión cortoplacista (lo hemos confirmado en este estudio).

7

Los robots para el cuidado de mayores

En el ámbito específico de la robótica para el cuidado de mayores, nos encontra- mos en una fase inicial, en la que la inversión en nuevos desarrollos tecnológicos, la formación adecuada de trabajadores y usuarios, y un marco normativo ade- cuado, pueden permitir se convierta en una apuesta estratégica para España. Consideramos importante, que todo este debate interdisciplinar se enmarque en una Estrategia Nacional de Tecnología y Robótica Avanzada. Tendría que partir de una rigurosa y exhaustiva descripción del marco socioeconó- mico y tecnológico actual, y delimitar los objetivos a corto, medio y largo plazo y las líneas prioritarias de actuación con el fin de fomentar la producción e incorpo- ración de tecnología avanzada no sólo en el ámbito industrial, sino también en los servicios.

Este análisis pretende servir también de modelo para el comienzo de un debate in- terdisciplinar sobre el impacto de la robótica avanzada en otros sectores.

8

Los robots para el cuidado de mayores

1.INTRODUCCIÓN

Los robots industriales son cada vez más utilizados en distintos sectores de acti- vidad (entre otros, el sector del metal, la electrónica y automoción). La densidad de robots por cada 10.000 trabajadores,sigue aumentando en los principales países, y en el caso de España, ocupa el puesto número 11 del mundo, con 160 robots por cada 10.000 trabajadores 1. . La Federación Internacional de Robótica (IFR) prevé una expansión significativa en el campo de la robótica industrial en este período 2017-2020, tanto en términos de número de robots instalados como de áreas de actividad. 2 Pero el verdadero “futuro prometedor” 3 de la robótica está en los llamados robots de servicio -actualmente en desarrollo- donde se incluyen los robots de campo (agricultura, panadería), robots de defensa y seguridad, vigilancia, búsqueda y rescate, robots médicos, rehabilitadores, y robots personales (asistenciales, tera- péuticos, domésticos, educativos, mascotas de compañía y entretenimiento). El IFR prevé en el sector servicios que la previsión de crecimiento sean aún más alta que el sector industrial 5 . Los robots de servicios se van a convertir en una prioridad estratégica para garan- tizar la calidad de vida de la población y sobre todo para la población mayor. Y ello porque la proporción de octogenarios, según los datos del Padrón Continuo (INE, 2018), representaba ya en el año 2017 el 6,1% de la población, y seguirá aumentan- do en los próximos años. Muchas personas que se encuentran en torno a los 40-50 años se preguntan quiénes los va a cuidar cuando lo necesiten ya que se observa que el sector de cuidados comienza a presentar problemas para cubrir determi- nados puestos, evidenciándose que la pirámide de población continúa creciendo hacia el envejecimiento .

1. INTERNATIONAL FEDERATION OF ROBOTICS (IFR) (2018). World Robotics. Industrial Robots 2018. Geneva: UN/IFR. Consultado 5 septiembre de 2019. https://ifr.org/downloads/press2018/Executive_Summary_WR_2018_Industrial_Robots.pdf 2. INTERNATIONAL FEDERATION OF ROBOTICS (IFR). (2018). World Robotics. Service Robots 2016. Geneva: UN/IFR. Consultado 5 septiembre de 2019. https://ifr.org/downloads/press2018/Executive_Summary_WR_2018_Industrial_Robots.pdf 3. GARCÍA ARMADA, E (2015) ¿Qué sabemos de robots?, CSIC, Madrid, 2015. 4. INTERNATIONAL FEDERATION OF ROBOTICS (IFR). 2018. World Robotics. Service Robots 2016. Geneva: UN/IFR.

5. MARTÍ, J., (2015). “¿Eres una máquina o una persona?”, Consultado 6 septiembre de 2019. https://josepdemarti.blogspot.com/2015/08/ha-empezado-el-verano-y-aprovecho-para.html

9

Los robots para el cuidado de mayores

Teniendo en cuenta estas dos realidades conectadas (es decir, robótica de servicios y envejecimiento de la población), el propósito de este trabajo es analizar desde una perspectiva interdisciplinar cuál es el impacto presente y futuro de esta nueva robó- tica de servicios para las personas mayores. Una vez que delimitemos en qué fase se encuentra su investigación y comercialización, creemos oportuno comenzar un debate sobre el impacto de la robótica para el cuidado de mayores en las políticas sociolaborales: ¿están los futuros usuarios de los robots bien informados y forma- dos? ¿Se está empezando a formar a las personas que van a utilizar estos robots? ¿Cómo se podrán incluir en nuestro sistema de Servicios Sociales? ¿Qué cambios necesitaría nuestro Sistema de Dependencia, para incluir la robótica para el cuidado de mayores? Para ello vamos a analizar en primer lugar si existe un marco norma- tivo de esta nueva tecnología y cuál es su tratamiento en otros países pioneros en robótica de servicios. En este trabajo pretendemos comenzar un debate (tecnoló- gico, sociológico y jurídico), porque sólo así avanzaremos en hacer posible que los cambios tecnológicos se introduzcan de forma positiva. Los comentarios, reflexiones y conclusiones a las que lleguemos sobre el impacto de la robótica para el cuidado de mayores en las políticas sociolaborales, se extien- den también en general a las personas en situación de dependencia.

10

Los robots para el cuidado de mayores

2. ROBOTS PARA EL CUIDADO

DE MAYORES. CLASIFICACIÓN

Las personas mayores de 65 años ven mermada su autonomía y pueden llegar a sufrir distintos problemas asociados, como síntomas depresivos, menor calidad de vida, falta de socialización o soledad, llegando incluso a la dependencia de cuidado- res especializados o a la institucionalización en casos extremos. Para reducir estos problemas de dependencia se pueden plantear dos estrategias, por un lado la pre- vención y por otro la reducción de dichas dependencias. La prevención se enfoca en el estudio y aplicación de acciones preventivas en la población para evitar o pos- tergar la dependencia y mantener a la población mayor con una buena salud tanto física como cognitiva. La segunda estrategia consiste en la reducción del nivel exis- tente de dependencia en las personas con el fin de incrementar su autonomía. Veamos qué tipos de robots hay actualmente tanto para la prevención como para la reducción de dichas dependencias. Éstos se pueden clasificar actualmente en los que monitorizan o acompañan a la persona sin entrar en contacto físico con ella (ro- bótica social) y en los que se centran en dar soporte físico a las personas (robótica asistiva o asistencial). Veamos qué hay en cada una de ellas: • Robótica asistiva o asistencial: Estas suelen ser plataformas de uso general que permiten cierto grado de adaptación a las necesidades del usuario (anda- dores, sillas de ruedas, bastones, prótesis robóticas, etc.). Tienen un funcionamiento similar a los robots de rehabilitación, aunque el ob- jetivo es distinto. Sirven para facilitar la movilidad de los usuarios, su día a día. Su objetivo es dar el soporte físico necesario para que las personas puedan llevar a cabo sus Actividades de la Vida Diaria (ADL, Activities of Daily Living), que se ven muy afectadas en general por la falta de movilidad. Según el grado de discapacidad del paciente, su modelo de control puede variar de navega- ción completamente autónoma a un control compartido mínimo, donde el paciente toma todas las decisiones y efectúa todas las maniobras salvo las que encuentra más complejas, de las que se encarga el robot. La robótica actual permite explorar la sinergia entre prevención y reducción de las dependencias de movilidad mediante el uso de dispositivos robotiza- dos de asistencia a la movilidad, combinando la promoción de un estilo de vida activo con la adaptación de la ayuda que se ofrece al usuario en función de su estado. Con estos dispositivos robotizados, aumentamos la autono- mía del usuario y fomentamos un estilo de vida activo, con claros beneficios

11

Los robots para el cuidado de mayores

asociados: reducción del riesgo de enfermedades crónicas y reducción del riesgo de caída, mejora del estado físico y cognitivo e incremento de las in- teracciones sociales. Además, el uso de dispositivos robotizados permite retrasar el tránsito a niveles mayores de dependencia -por ejemplo, de ca- minadores a sillas de ruedas-, ya que cuando un usuario no puede ejercer alguna de sus capacidades básicas con un dispositivo más sencillo, es nece- sario proporcionarle una ayuda superior, aún cuando sus otras capacidades se mantengan. Dispositivos más sencillos robotizados permiten cubrir disca- pacidades parciales sin necesidad de recurrir al todo o nada. La adaptación de ayuda conlleva una mejor aceptación por parte del usuario, así como una autonomía mejorada. Además previene la pérdida de capacida- des residuales que resultan de un exceso de asistencia. • Andadores: La investigación en el área de los andadores robotizados se ha abordado desde enfoques y perspectivas muy diferentes, oscilando desde el uso de estructuras de apoyo acopladas a robots autónomos hasta la adapta- ción de andadores convencionales para transformarlos en robots. Este último enfoque tiene varias ventajas pues, por un lado, parte de una plataforma ya conocida por el usuario, lo que facilita su uso y aceptación, y por otro lado, su coste suele resultar menor que en el caso de usar una estructura de apo- yo acoplada a un robot. Esto hace que suelan tener una mayor aceptación y por consiguiente un menor abandono. Respecto a las funcionalidades, estas pueden oscilar desde la mera captura de información, hasta proporcionar rea- limentación hápticamoviendo las ruedas para alterar la trayectoria del usuario. • Sillas de ruedas: la investigación en el área de las sillas de ruedas roboti- zadas se ha enfocado mayoritariamente a desarrollar nuevas plataformas robotizadas desde cero, incorporando sensores, control de motores y distin- tas funcionalidades, si bien hay algunas aproximaciones que se centran en reutilizar sillas de motor comerciales añadiendo el hardware mínimo. Como en el caso anterior, esta segunda opción suele conllevar mayor aceptación y por consiguiente un menor abandono. Respecto a las funcionalidades, estas pueden oscilar desde la navegación hasta incorporar diversos dispositivos adaptados a cada tipo de discapacidad. Las diferencias principales entre unas y otras se centran principalmente en el grado de ayuda que se da al usuario (paradigma de control compartido) y la interfaz de comunicación con el robot. Existen múltiples posibilidades en función de la discapacidad específica de cada usuario, desde control por botones hasta control por voz o incluso cas- cos BCI (Brain Computer Interface) en casos extremos. Dentro de la robótica asistiva o asistencial podemos destacar los andadores y las sillas de ruedas.

12

Los robots para el cuidado de mayores

• Exoesqueletos: Este tipo de robot tiene como objetivo reforzar los miembros inferiores y/o superiores de usuarios con discapacidades severas. El robot en si no dispone de autonomía, sino que se centra en captar la intención del usuario a través de distintos tipos de sensores como electromiografía, BCI y otros, y configurar los distintos motores y articulaciones para reproducir el movimiento deseado en las extremidades del paciente, que viste el robot como un traje. El principal problema de estos robots radica, más allá de su coste, en su consumo de batería, que dificulta su uso por periodos de tiem- po razonables. SI bien hay algunos modelos experimentales, como el HAL de Cyberdine, aún están lejos del mercado”. • Robótica social: Aquí se incluyen los robots de compañía, de telepresencia, asistentes, cuidadores, etc. En la actualidad, este tipo de robots no inicia con- tacto con el paciente, aunque está previsto que el paciente pueda acercarse a ellos. Sus objetivos principales son la monitorización de los pacientes y sus costumbres, e informar de irregularidades potencialmente peligrosas a sus cuidadores, aseguradoras o servicios sociales. Un segundo objetivo es la es- timulación cognitiva, interactuando con los pacientes, recordándoles datos como citas médicas o la necesidad de tomar medicación o indicándoles don- de han dejado un objeto y otro si es necesario. Algunos robots incluso pueden realizar tareas como traer pequeños objetos, siempre sin tocar al paciente en si. Adicionalmente, los robots ofrecen servicio de telepresencia, permitiendo iniciar videoconferencia y cualquier otro tipo de comunicación con cuidado- res, familiares, doctores, etc. En caso de emergencias, por ejemplo, detección de caídas, la comunicación podría ser iniciada por el robot para evaluar la si- tuación antes de proceder al auxilio. Este tipo de robot tiene un aspecto muy amigable e incorpora algoritmos para el sensado y la imitación de emociones, incluyendo en muchos casos sistemas de aprendizaje para adaptarse poco a poco a sus usuarios. • Los robots de compañía están pensados para personas con trastornos cog- nitivos. No sustituyen al cuidador, ya que no realizan ninguna tarea más allá de la interacción cognitiva con el usuario. Su parte inteligente se centra en enten- der e imitar emociones humanas para que la gente los acepte más fácilmente y para adaptarse a la persona a la que acompañan de la forma más adecuada posible. Se evita a propósito que parezcan personas para no caer en el deno- minado Uncanny Valley, que es como se denomina el rechazo que provoca en las personas el detectar que algo que parece prácticamente humano en rea- lidad no lo es. En su lugar, se opta por imitar animales o claramente robots, siempre seguros, de poco peso y fáciles de manipular.

• Los robots de asistencia se utilizan sobre todo para ofrecer servicios a per- sonas con discapacidades leves, aunque por su coste el mercado previsto

13

Los robots para el cuidado de mayores

incluyemás bien centros de cuidado y/o residencias que usuarios individuales. Estas plataformas no tocan a los usuarios, sino simplemente ofrecen servi- cios como teleconferencia, detección de alarmas, recordatorios, transporte de objetos, etc. En algunos casos, incluso están preparados para mantener conversaciones con los usuarios y paliar la sensación de soledad que mu- chos ancianos tienen a veces. • Los robots de monitorización analizan parámetros biométricos y de compor- tamiento de los usuarios para detectar variaciones significativas, que pueden estar asociadas a problemas de salud o peligros en el desempeño de su ADL. En extremo, algunos de estos robots pueden orientarse al denominado CSA (Clinic Scale Assessment) u obtención automática de escalas clínicas para los profesionales de la salud. El CSA requiere un tiempo importante por par- te del personal clínico para observar y puntuar una serie de tareas repetitivas que un robot puede compilar de forma automática, ahorrándoles tiempo para que se centren en otros trabajos más críticos. Con la clasificación realizada hemos querido poner de manifiesto dos aspectos. En primer lugar, señalar cuáles son los robots reales y previsibles que pueden ser uti- lizados por personas mayores. La mayoría de ellos, juntos con los de compañía, sirven para la automatización clásica de tareas que son técnicas. Los hemos de- nominado robots para el cuidado de mayores para englobar a los robots existentes en la actualidad, pero hay que advertir (también se indicará en los siguientes apar- tados), que el cuidado en sí no podrá ser reemplazado por robots, se automatizarán algunas tareas, pero no hay “robots de cuidado” 6 .

En segundo lugar, esta clasificación va a servir ahora para conocer más aspectos sobre los mismos, como a continuación veremos.

6. Véase, en el mismo sentido, MÜLLER, VICENT M.: ‘Ethics of AI and robotics’, for Edward N. Zalta (ed.), Stanford Encyclopedia of Philosophy (Palo Alto: CSLI, Stanford University). Consultado 5 septiembre de 2019. https://www.researchgate.net/publication/331744718_%27Ethics_of_AI_and_robotics%27_for_Edward_N_Zalta_ed_Stanford_ Encyclopedia_of_Philosophy_Palo_Alto_CSLI_Stanford_University_-_LATEST_DRAFT

14

Los robots para el cuidado de mayores

3. CUESTIONES PREVIAS

3.1. ¿En qué fase estamos,

tanto en investigación como en comercialización?

En el ámbito general de la robótica de servicios, en los últimos años se constata un incremento notable de las investigaciones y de sus aplicaciones disponibles en diversos ámbitos. Por un lado, no debemos olvidar que su modelo de expansión re- producirá en gran medida lo que ya ha ocurrido en sectores industriales como la automoción: las actividades se rediseñan para incorporar el mayor nivel de auto- matización posible. En el ámbito de servicios, y por tanto en el cuidado de mayores, la robótica se va a caracterizar por la aceleración de la innovación, la convergencia de tecnologías, y su abaratamiento (lo que facilitará su incorporación en cada vez más ámbitos de actividad). Ahora bien, aún no estamos en esta fase 7 . Concretamente la robótica asistencial aún no se comercializa en España, porque el coste es elevadísimo. Se están utilizando ahora mismo sobre todo en USA, y se están haciendo pruebas y experiencias pilo- to de algunos modelos de sillas de ruedas en Europa en hospitales. Técnicamente la robótica asistencial es viable desde hace años, pero el elevado coste hace que no se usen en España, resultando más económico contratar a personas de países me- nos desarrollados para que realicen las labores de cuidado de mayores. Resulta más rentable desde un punto de vista económico el trabajador humano que el robótico 8 . Sin embargo, llegarán antes los robots sociales, tantos de telepresencia como de compañía, aproximadamente en un plazo de 10-15 años (recordemos que en Japón ya son una realidad). Se pueden destacar los siguientes robots de compañía comer- cializados: Paro ( http://www.parorobots.com/ ), Dinsow ( https://www.dinsow.com/ ); ElliQ ( https://elliq.com/ ); MiRo ( https://consequentialrobotics.com/miro ).

7. El profesor Salichs, ya señalaba en una conferencia en 2015, que la robótica para asistencia a personas mayores está en una fase muy primaria de desarrollo. SALICHS SÁNCHEZ-CABALLERO, M.A.: “Robots para asistencia a personas mayores”. Serie: Programas de Máster y Doctorado en Ingeniería de Sistemas y de control, 9 de abril de 2015, [Consulta 2 de septiembre de 2019], disponible en http://contenidosdigitales.uned.es/fez/view/intecca:VideoCMAV-5a6f5c05b1111f967a8b45fd 8. INSTITUTO CUATRECASAS DE ESTRATEGIA LEGAL EN RECURSOS HUMANOS. Robótica y su impacto en los Recursos Humanos y en el marco regulatorio de las Relaciones Laborales. Madrid, La Ley, 2018, págs.104-105.

15

Los robots para el cuidado de mayores

Y como robots de telepresencia, se pueden destacar: Giraff ( http://www.giraff.org ); Spot Mini ( https://www.bostondynamics.com/spot-mini ), y otros no tan conocidos, pero comerciales https://telepresencerobots.com/ .

3.2. ¿Contamos con normativa sobre robótica para el cuidado de mayores?

La respuesta es negativa. No hay una regulación sobre robótica y los países que han comenzado a legislar en esta materia lo han hecho para dar respuesta a aspec- tos éticos, a la seguridad, o a ámbitos específicos como es el caso de los coches autónomos. Partiendo de la ausencia de cambios normativos en este ámbito, se puede resaltar la gran inquietud de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) por estas nuevas tecnologías, como se puede comprobar en la108º reunión de la Conferencia General en el año 2019. Pero sobre todo, a nivel internacional es de destacar la certificación de la seguridad de los robots que lleva a cabo la Organización Internacional de Estandarización (ISO) 9 . El contenido de la certificación de seguridad, con una clara influencia de Japón en la elaboración de estos estándares internacionales no tienen por sí mis- mas un carácter jurídicamente vinculante 10 . En la Unión Europea, la preocupación por tratar los aspectos sociales de la robó- tica comienzan desde hace aproximadamente quince años con la financiación de proyectos europeos principalmente para el estudio de los problemas técno-éti- cos relativos a la integración de seres humanos y robots. Es de destacar en esta materia en concreto el proyecto de investigación denominado “Robolaw” (2012- 2014), destinado principalmente a determinar y analizar los posibles esquemas de responsabilidad ante un mal funcionamiento de un robot. Los resultados de la investigación surgieron como base para formular recomendaciones políticas.

9. Entre las más relevantes destacamos ISO-1:2011; ISO 10218-2:2011; ISO 13482:2014 ISO 13482:2014. Robots y dispositivos robóti- cos. Requisitos de seguridad para robots no industriales. Robots de asistencia personal no médicos; ISO/TS 15066:2016; ISO 13855). 10. ARROITA MARTÍNEZ, C: ARROITA MARTÍNEZ, C. (2018) “El mercado de la robótica en Japón”, editado por ICEX (España, Exportación e Inversiones), [Consulta: 30 de septiembre de 2018], disponible en https://www.icex.es/icex/es/navegacion-principal/todos-nuestros-servicios/informacion-de-mercados/sectores/bienes-de-consu- mo/documentos/DOC2018791177.html

16

Los robots para el cuidado de mayores

En enero de 2015 la Comisión de Asuntos Jurídicos del Parlamento (JURI) deci- dió crear un grupo de trabajo sobre las cuestiones jurídicas relacionadas con la evolución de la robótica y la inteligencia artificial en la Unión Europea y que se incluyeron en la Resolución del Parlamento Europeo de 16 de febrero de 2017 con recomendaciones destinadas a la Comisión sobre normas de Derecho Civil sobre robótica. Es de destacar sobre todo el contenido en materia de responsa- bilidad por daños y perjuicios causados por robots. Lo considera una cuestión fundamental con el fin de garantizar el mismo grado de eficiencia, transparencia y coherencia en la garantía de la seguridad jurídica en toda la Unión Europea en be- neficio de los ciudadanos, los consumidores y las empresas. Además de la materia de responsabilidad que es la principal, hay referencias ex- presas a la robótica para el cuidado de mayores. Y se puede destacar el siguiente contenido:

1. La robótica asistencial tiene un gran potencial para mejorar la vida de per- sonas de edad avanzada.

2. Sustituir el factor humano por robots podría deshumanizar la prestación de cuidados.

3. Seguirán siendo necesarios cuidadores humanos, imposible de sustituir en su integridad.

La preeminencia del factor humano sobre los robots se vuelve a poner de manifies- to en la Resolución del Parlamento Europeo, de 12 de febrero de 2019, sobre una política industrial europea en materia de inteligencia artificial y robótica”, donde con- sidera que la robótica puede ayudar a hacer frente al envejecimiento de la población, pero sería necesario establecer normas éticas para garantizar el desarrollo de una inteligencia artificial centrada en el ser humano.

17

Los robots para el cuidado de mayores

3.3. ¿Cuál es la experiencia en

este sector de japon y estados unidos, como países líderes en robótica?

Japón cuenta con una sociedad muy distinta a la española, donde los robots están muy asumidos desde hace 30 años (tienen camareros robots, juguetes robots, ro- bots en la televisión). El gobierno japonés ha lanzado el plan “Abenomic” para actuar desde la robótica en temas sociales 11 . El fomento de la robótica asistencial es par- te esencial de la estrategia nipona, poniendo énfasis en la robotización en su uso para la sanidad, enfermería y el cuidado de los mayores (Ortega, A. 2016, 63-66). Es una sociedad que envejece (se espera que en 2025 la población de más de 65 años represente el 30% del total frente al 23% actual, y prefieren optar antes por robots que por cuidadores extranjeros). Se prevé que el número de cuidadores pase del 1.7 a 2.5 millones en la próxima década. El 70% de los cuidadores padecen afecciones, como lumbalgia. Un objetivo del proyecto es reducir a cero las dolencias de estos trabajadores, con ayuda de robots asistenciales, o para permitirles relajarse, como el caso del robot bebé foca Paro. Japón lleva apostando mucho tiempo por liderar la innovación robótica y llevar a cabo una auténtica revolución social. En el año 2015 se lanza la Japan's New Robot Strategy 12 como plan quinquenal que pretende favorecer la revolución ro- bótica. Para ello se crea una plataforma de innovación abierta (llamada Robot Revolution Iniciative RRI) para que las partes interesadas intervengan promovien- do la colaboración público-privada y la comunicación entre usuarios y fabricantes. También para planificar proyectos internacionales, apoyar el establecimiento de estándares globales, proponer reformas reguladoras, compartir y popularizar mejores prácticas, y establecer áreas para la realización de experimentos demos- trativos con robots.

11. Una de las principales compañías japonesas es NTT Group, está diseñando un robot dirigido a la atención de las personas mayores. En la estrategia de 2015 sobre robots, una de las iniciativas es la robot regulatory reform, y entre las modificaciones legales previstas está la de crear un sistema de seguro de cuidado a largo plazo debido a la creciente necesidad de dispositivos robóticos de cuidados, es necesario acelerar su difusión proporcionando un soporte adecuado para las empresas que lo desarrollen y los trabajadores de cuidados (página 41). También se dice en este informa que “Japón y España, aunque en distinta medida, se enfrentan a unos retos demográficos similares, es por ello que en el año 2016, el que era por aquel entones embajador de Japón en España (Kazuhiko Koshikawa) animó a convertir el país en un referente en la robótica asistencial, e insistió en estrechar lazos en el desarrollo de tecnología robótica, especialmente en el ámbito asistencial. ARROITA MARTÍNEZ, C. (2018): Oficina Económica y Comercial de España en Tokio: “El mercado de la robótica en Japón, editado por ICEX (España, Exportación e Inversiones). 12. Consulta: 20 de mayo de 2019, disponible en https://www.meti.go.jp/english/press/2015/pdf/0123_01b.pdf

18

Los robots para el cuidado de mayores

Se ha impulsado la “ Robot regulatory reform 13 ” y entre los objetivos se encuentra la regulación de los cuidados a largo plazo. En el plan actual del Gobierno denominado “Abenomics” 14 se plantea actuar en determinados temas sociales, como en el im- pacto de la disminución de la tasa de natalidad, y el envejecimiento de la población. El área de la Robótica asistencial de la estrategia nipona que citamos tan a menu- do tiene ocho claves: la indumentaria mecánica para cuidadores (traje de músculo), los robots operables por una sola persona (cuidador o paciente) la movilidad exte- rior del paciente con andadores motorizados, la ayuda a la movilidad doméstica, los sistemas de alerta para cuidadores domésticos y los sistemas de supervisión den- tro de viviendas). En Estados Unidos, las personas mayores de 65 años supondrán un 26% de la po- blación total en el año 2050). Al igual que va a ocurrir a nivel mundial, se estima que hará falta más de 800.000 cuidadores entre 2014 y 2024. Pero la naturaleza de los puestos de trabajo que implican un desgaste físico y salarios relativamente bajos, se encuentra en los robots y diversas tecnologías de automatización como una po- sible solución a la escasez de trabajadores humanos 15 . La National Science Foundation (USA) tiene entre sus prioridades financiar la in- vestigación en el ámbito de la robótica de servicios, específicamente en el cuidado a mayores 16 . Por ejemplo, el Instituto Nacional de envejecimiento ha proporciona- do más de $1 millón en la financiación de la investigación para los robots para el cuidado de mayores 17 . Además, es de destacar la actual “ Robotics Iniciative 2.0: Ubiquitous Collaborative Robots ” 18 donde se trata la investigación en robótica y formación profesional así como las implicaciones sociales, económicas, éticas y legales del futuro de los robots.

13. La normativa va dirigida sobre todo al establecimiento de un nuevo sistema de utilización de ondas de radio, de calidad, eficacia y se- guridad de productos farmacéuticos, dispositivos médicos, productos de terapia regenerativa y celular, productos de terapia génica y cosméticos, cuidados a largo plazo, ley de tráfico y ley de vehículos de transporte por carretera; leyes y regulaciones relacionadas con los vehículos aéreos no tripulados, leyes y regulaciones relacionadas con el mantenimiento y reparación de la infraestructura pública, ley de seguridad de gas de alta presión, así como un marco jurídico desde el punto de vista de la protección del consumidor. 14. [Consulta: 30 de septiembre de 2018], disponible en https://www.japan.go.jp/abenomics/index.html 15. SMITH, A., ANDERSON, M. (2017): Americans’ attitudes toward robot caregivers. In Smith, A., Anderson, M. (eds.), Automation in every day life. Washington: Pew Research Center. Consultado el 4 septiembre de 2018, disponible en https://www.pewinternet.org/2017/10/04/americans-attitudes-toward-robot-caregivers/ 16. [Consulta: 30 de septiembre de 2018], disponible en https://www.nsf.gov/discoveries/disc_summ.jsp?cntn_id=138849 17. [Consulta: 30 de septiembre de 2018], disponible en https://www.aarp.org/caregiving/home-care/info-2018/new-wave-of-caregiving-technology.html 18. [Consulta: 30 de septiembre de 2018], disponible en https://www.nsf.gov/funding/pgm_summ.jsp?pims_id=503641

19

Los robots para el cuidado de mayores

En la encuesta realizada por Smith and Anderson, un 41% de los encuestados en USA estarían interesados en un robot asistencial si tuvieran la capacidad financiera para adquirirlo. No se trata por lo tanto solamente de una preocupación institucio- nal: los usuarios, en un porcentaje notable, están dispuestos a incorporar los robots asistenciales en su vida diaria.

3.4. ¿dónde se utilizará la robótica para el cuidado de mayores? ¿ámbito institucional o uso doméstico? Esta pregunta que nos formulamos es de enorme importancia para posteriormente conocer el impacto en las políticas sociolaborales. Todo parece indicar que primero se implantarán en el ámbito institucional (residencias, centros de día, hospitales) y ello por los siguientes motivos:

• El principal problema ahora mismo de la robótica asistencial es interaccionar con el mundo físico en un ambiente no controlado 19 .

• Los robots de cuidados son aún de elevado coste. Pero a medida que la de- manda aumente, la tecnología evolucione y las posibilidades de producción en masa sean mayores, el precio irá disminuyendo 20 . Si analizamos la evo- lución del precio de los robots industriales en los últimos cuarenta años, los datos muestran un descenso progresivo de su precio (IFR, 2018).

Aunque su uso será principalmente en residencias de personas mayores, hospitales, centros de servicios sociales, hay que contemplar las dos posibilidades:

Por una parte, de uso doméstico y que se convierta en un bien de consumo que las personas adquieran para el uso particular vinculado con el cuidado y la asisten- cia personal. Si tenemos en cuenta Japón, una sociedad envejecida y con una alta utilización de robots de cuidado, uno de sus objetivos en relación a este tema es fo- mentar la asistencia domiciliaria con la ayuda de tecnologías robóticas.

19. [Consulta: 30 de septiembre de 2018], disponible en https://canal.uned.es/video/5a6f5c05b1111f967a8b45fd 20. ARROITA MARTÍNEZ, C. Oficina Económica y Comercial de España en Tokio: “El mercado de la robótica en Japón”, op. cit. , pág. 49.

20

Los robots para el cuidado de mayores

Por otra parte, de uso institucionalizado, donde habrá que tratar muchos aspectos como el diseño de dichos espacios, la reorganización de los modelos de gestión, y la adquisición y mantenimiento de los robots asistenciales. En este sentido, las cuestiones jurídicas relacionadas con la garantía del producto, su obsolescencia o su capacidad de incorporar modificaciones durante un número de años determinado, los riesgos de diverso tipo vinculados con su utilización, etc., van a influir en la incorporación de esta tecnología tanto en el ámbito doméstico como en el ámbito institucionalizado. La transferencia y comercialización de los robots asistenciales depende de la regu- lación que les afecta. No es lo mismo su incorporación, en hospitales, residencia de mayores o centros de servicios sociales, que su incorporación al ámbito doméstico como un producto más. Por ejemplo, si los robots asistenciales se definen como un producto de primera necesidad, susceptibles de financiación pública en función del nivel de dependencia del usuario, la comercialización de los mismos se realizará de forma diferente a si se consideran simplemente un bien privado que se puede com- prar en función del poder de compra de cada usuario.

3.5. ¿Quiénes serán los usuarios de los robots para el cuidado de mayores?

Se debe diferenciar entre las distintas personas que se enfrenta con el uso de la robótica.

• En primer lugar, tenemos, a la persona mayor que se ayuda, que interactúa, que usa los adelantos de la técnica.

• En segundo lugar, está el cuidador profesional que desarrolla su trabajo en el centro residencial, centro hospitalario o domicilio de la persona mayor.

• En tercer lugar, estará el cuidador no profesional que cuida al mayor en su domicilio.

Como hemos visto que los robots para el cuidado de mayores empezarán a usarse primero en el ámbito institucionalizado, la necesidad más urgente es una adecua- da formación en el ámbito institucionalizado, y a ello nos vamos a dedicar en la siguiente parte del trabajo.

21

Los robots para el cuidado de mayores

Pero no podemos dejar dos aspectos también importantes:

• En primer lugar, hay que tener en cuenta a los mayores que van a interactuar con los robots. Al igual que se tiene que ir avanzando en la formación de per- sonas que se encargan del cuidado de las personas mayores y que vayan utilizando robots, se tienen que ir concienciando e incluso formando a los mayores como una vertiente más del envejecimiento activo. Ya hay algunas experiencias, de programas para favorecer la igualdad de oportunidades en el acceso a las TIC 21 . Por tanto, es recomendable que se realicen para los usua- rios directos (mayores), tanto en el ámbito doméstico como en el ámbito más institucionalizado, talleres en general de carácter tecnológico 22 . • En segundo lugar, el colectivo de cuidadores no profesionales tiene una gran dimensión en nuestro país, donde se ha pretendido también dar cobertura de protección social a los cuidadores no profesionales. Ha sido una constante valorar poco el trabajo no remunerado que han ido realizando sobre todo las mujeres en las familias 23 . Si se introduce la robótica en domicilios, será nece- saria la profesionalidad de las personas que desarrollen labores de cuidado. Puede ser un buen momento para hacer frente a las situaciones de desigual- dad en el mercado de trabajo y “evitar perpetuar estereotipos de género” 24 .

21. Guadalinfo es una red 100% pública de centros de acceso ciudadano a la sociedad de la información en Andalucía. 22. En este sentido, véase como ejemplo los talleres tecnológicos que ya comienzan a implantarse en algunos centros residenciales a modo de proyecto utilizándose la tecnología como terapia para personas dependientes, ya que además de hacer accesible la tec- nología para las personas dependientes, se trabaja el área cognitiva, social y psicomotora de forma conjunta, consiguiendo generar un ambiente de diversión, descender el sentimiento de soledad, aumentar las relaciones sociales en la residencia, con una mayor comunicación entre usuarios, y se produce mayor recuerdo del pasado (repárese en: https://www.vitaprofesionales.com/sites/default/files/Presentacion%20RIA%20Def_VITA_18052015.pdf ). Consultado el 23 de julio de 2019.

23. CES: El futuro del trabajo, pág. 27. 24. CES: El futuro del trabajo, pág. 27.

22

Los robots para el cuidado de mayores

4. LA IMPORTANCIA DE LA FORMACIÓN

En todos los análisis que se realizan del impacto del cambio tecnológico se consi- dera a la formación como un elemento clave para que los ciudadanos se adapten a los nuevos requerimientos que este desafío plantea. En un nuevo mundo donde la ventaja comparativa de las futuras máquinas llevará a la sustitución de una par- te de los trabajadores en ciertas tareas o a la complementación en otras, parece evidente que el papel de la formación resulta trascendental a la hora de favore- cer aquellas habilidades o capacidades en las que los seres humanos seguimos siendo imprescindibles. Por sí misma, la adquisición de competencias es una vía hacia la empleabilidad y la prosperidad: cuando se tienen las capacidades apropia- das, las personas disponen de las herramientas necesarias para ocupar puestos de trabajo de calidad y con ello poder desarrollar su potencial como ciudadanos activos y seguros de sí mismos. Si a esto le añadimos la posibilidad de que la edu- cación sirva para orientar el desarrollo de las habilidades más demandadas por el mercado de trabajo del futuro, estamos anticipándonos a los posibles problemas que el cambio tecnológico pueda provocar, tal y como señala el World Economic Forum en su reciente informe.

4.1. Especial protagonismo de la

Formación Profesional (FP) para el empleo en este proceso de adaptación

Destacada la relevancia de la formación en general como mecanismo imprescindi- ble para el ajuste de los trabajadores frente a las nuevas demandas planteadas por el cambio tecnológico, resulta evidente que una de las modalidades de la formación, como es, la de carácter profesional, es la que debe cobrar especial protagonismo en este proceso de adaptación, sin perjuicio de todos los cambios que en el siste- ma educativo, incluido el universitario se tienen que realizar (por ejemplo, el Grado en Trabajo Social adquiere aquí una gran importancia, o másteres especializados como puede ser el de Gerontología, donde se tendría que contemplar la formación en estas futuras necesidades).

23

Page 1 Page 2 Page 3 Page 4 Page 5 Page 6 Page 7 Page 8 Page 9 Page 10 Page 11 Page 12 Page 13 Page 14 Page 15 Page 16 Page 17 Page 18 Page 19 Page 20 Page 21 Page 22 Page 23 Page 24 Page 25 Page 26 Page 27 Page 28 Page 29 Page 30 Page 31 Page 32 Page 33 Page 34 Page 35 Page 36 Page 37 Page 38 Page 39 Page 40 Page 41 Page 42 Page 43 Page 44 Page 45 Page 46 Page 47 Page 48 Page 49 Page 50 Page 51 Page 52

Made with FlippingBook - Online Brochure Maker